La nueva norma IMO 2020 amenaza las exportaciones de combustible marino de Pdvsa

La noma IMO que entrará en vigencia en el año 2020 limita al 0,5% el contenido de azufre en los combustibles para barcos.

 

Las nuevas normas que obligan a los buques a utilizar combustibles marinos más limpios pueden ser un golpe más para Petróleos de Venezuela SA, un exportador de fueloil de alto contenido de azufre.

Por Lucia Kassai en Bloomberg | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

A partir del 1 de enero de 2020, los buques tendrán que cambiar a un combustible bunker menos contaminante o estar equipados con equipos para frenar las emisiones, según las nuevas normas de la Organización Marítima Internacional (IMO en inglés). Se espera que eso debilite la demanda del combustible residual con alto contenido de azufre producido por PDVSA, empujando los precios a la baja al mismo tiempo que aumenta el costo de importación de combustibles limpios, dijo Mel Larson, consultor de KBC Advanced Technologies Inc.

 

 

A medida que las refinerías se preparan para producir combustibles que cumplen con la IMO 2020 y que dependen de petróleo crudo con bajo contenido de azufre, el crudo ácido producido por Venezuela y México debe venderse con mayores descuentos. Mientras tanto, se espera que aumente la demanda de destilados más livianos, incluido el diesel. Eso, en última instancia, afectará las economías de Venezuela, México y Ecuador que dependen del diesel y la gasolina importados.

“IMO 2020 tiene el potencial de dañar el crecimiento del PIB en la mayoría de las economías de América Latina, especialmente las que subsidian los precios del combustible”, dijo Larson por correo electrónico. “A medida que aumente el costo de los combustibles importados, el subsidio a la gasolina y al diesel solo servirá para expandir la carga de deuda de un país o compañía”.

Ver también David Morán Bohórquez: Guyana y Saint Croix, serán el nuevo eje petrolero del Caribe. Bye Venezuela

La mayoría de los refinadores en América Latina no han invertido en unidades que puedan eliminar residuos de azufre o que puedan crackear moléculas más valiosas. Eso los pone en desventaja antes de la norma, que se espera reduzca la demanda mundial de combustible de alto contenido de azufre a tan solo 1 millón de barriles diarios desde los 4 millones de barriles actualmente.

Según esta norma, Petróleos Mexicanos (PEMEX) y PDVSA, respectivamente los exportadores de fueloil más grandes de Latinoamérica, son los que tienen más que perder.

Petroleo Brasileiro SA (Petrobras) por otro lado, está listo para aprovechar el cambio de combustible, de acuerdo con Guilherme Franca, gerente ejecutivo de comercialización. Petrobras ya exporta combustibles que cumplen con la IMO 2020 y está explorando la reapertura de los tanques de almacenamiento de combustible en Singapur para abastecer mejor los mercados de combustible búnker en Asia.