Maduro pide cacao en la ONU, por Cristian Silva Potellá

 

Súper patética la actitud de Nicolás Maduro al pretender seguir mintiendo al mundo sobre las disminuidas condiciones de vida en Venezuela en lo relacionado a alimentos, medicinas, huida masiva de ciudadanos, falta de seguridad, crisis monetaria, hiperinflación y ausencia de transporte entre otras calamidades.

La república de Cuba nos colonizó. Los caribeños entregan a Maduro la fórmula para perpetrarse en el poder a cambio de jugosas prebendas económicas, petroleras, contratos, pagos por servicios médicos, deportivos y ventas trianguladas donde Cuba es la gran comisionista.

Los cubanos son los reyes en Venezuela. Están presentes en todas las esferas del poder; controlan desde la seguridad de Nicolás en el Palacio de Miraflores hasta los Consejos Comunales en toda la geografía nacional. Y todo para desarticular cualquier posibilidad de reacción, respuesta y autodefensa del ciudadano.

Maduro se presentó ante la 73a Asamblea General de la ONU como un invitado incómodo y mal recibido. Y es que en este escenario los dictadores no son bien recibidos.

El día anterior varios países suramericanos y Canadá lo denunciaron ante la Corte Penal Internacional por cometer crímenes de lesa humanidad y actos contra la dignidad e integridad de las personas.

Nicolás se animó a hablar del cacareado supuesto magnicidio. Un cuento no creído ni por él mismo, pero debió hacerlo por carecer de otros argumentos.

“Quiero estrechar la mano de Trump”, dijo. ¿Para qué hijo si ya todo está perdido? El cerco y rechazo internacional es elevado mientras el rechazo interno ronda al 90%. La capacidad de maniobra y de mentira del régimen se agotó. No da para más. Los cuatro millones de venezolanos emigrados buscando la posibilidad de no morir por hambre hablan por si solos.

“Presidente” Maduro, Usted conoce la solución. ¡Renuncie! O llegue a un acuerdo con la oposición para una transición pacífica, electoral y constitucional. Mister Trump “no está comiendo coba ni jugando carríto”. Lo ha dicho muy claramente: “todas las opciones están contempladas para liberar al pueblo de Venezuela y restaurarle su democracia. -Incluyendo la militar-”.

Aquí están algunas frases de su alocución: “Se ha tratado de fabricar una crisis migratoria que se cae por su propio peso para justificar una intervención humanitaria /…/ Soy víctima de una agresión de carácter diplomático /…/ Se ha emprendido una feroz ofensiva diplomática para arrodillar a Venezuela /…/ Abro los brazos a todos los países que quieran ayudarnos /…/ Sería buena la presencia del FBI para realizar una investigación independiente de carácter internacional sobre el magnicidio /…/ Soy desde ya el nuevo presidente de Venezuela electo con el 68% de los votos”.

Respetuosamente le recuerdo: 1.- Es imposible ignorar la crisis migratoria. 2.- Es cierto, ha “ganado” elecciones, pero todas dudosas. Con un CNE amañado, viciado, corrupto, parcializado y con partidos políticos escogidos por ustedes, así como tener a líderes inhabilitados, presos y exiliados. 3.- Ojala pueda venir el FBI; desnudaría el infierno en Venezuela. 4.- Termine de abrir sus brazos y también las puertas de las Aduanas para el ingreso de comida y medicinas antes de ser demasiado tarde.

 

Cristian Silva Potellá

Secretario general estado Sucre

Unidad Visión Venezuela

www.unidadvisionvenezuela.com.ve

[email protected]

@visionvenezuela