FDA de EEUU: El brote de Vibrio vinculado a la carne fresca de cangrejo de Venezuela terminó

 

El brote de Vibrio que estaba vinculado a la carne fresca de cangrejo importada de Venezuela ha terminado, según la  Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (US Food & Drugs Administration FDA) a partir del 27 de septiembre de 2018.

Por lapatilla.com

Las fechas de inicio de la enfermedad variaron desde el 1 de abril de 2018 hasta el 19 de julio de 2018. Se notificaron 26 casos confirmados en laboratorio en siete estados y en el Distrito de Columbia en personas que comieron este producto. Nueve personas fueron hospitalizadas, según reseña el Food Poison Bulletin.

El cangrejo en este brote de Vibrio fue etiquetado como “fresco” o “precocido” y como un producto listo para comer.

Los aislados bacterianos de doce pacientes se analizaron usando la secuenciación del genoma completo (WGS), y se confirmó que los doce aislados están genéticamente relacionados entre sí, lo que significa que es probable que tengan una fuente común.

La FDA colaboró con instituciones estatales en la investigación y rastreo. Descubrieron que hubo múltiples procesadores venezolanos que suministraron múltiples marcas de carne de cangrejo durante el brote. Traceback no identificó a una sola empresa como la fuente en este brote de Vibrio.

Debido a este brote, la FDA aumentó las pruebas a la carne fresca de cangrejo de Venezuela. Si bien no encontraron Vibrio en ninguna muestra probada, encontraron Salmonella y Listeria monocytogenes en algunas muestras de carne de cangrejo recolectadas en la importación. Esos productos no fueron permitidos entrar a EEUU.

Los síntomas del envenenamiento por alimentos contaminados con la bacteria Vibrio inc          luyen diarrea que puede ser sanguinolenta o acuosa, vómitos, calambres abdominales, náuseas, fiebre y dolor de estómago. Las personas generalmente se enferman unas 24 horas después de comer alimentos contaminados con esta bacteria.

La bacteria Vibrio vive naturalmente en aguas costeras. Las bacterias ocurren en concentraciones más altas entre mayo y octubre cuando las temperaturas del agua son más cálidas.