Foro Democrático, por Ángel Lombardi

Si es cierto que el régimen hace tiempo dejó de ser democrático y asumió como proyecto la franquicia cubana, cualquier desenlace político hacia una transición pasa por la coordinación efectiva de tres factores concurrentes: factores internacionales de carácter geopolítico, las fuerzas armadas, que en nuestros países ha cumplido funciones de partido político y los sectores civiles y partidistas que a nuestro juicio deberían ser los protagonistas de este proceso. Para el análisis, el factor internacional y militar son empíricamente difíciles de identificar ya que casi siempre operan en un nivel de ocultamiento. Para efectos nuestros, solo es posible destacar la necesidad y la importancia del factor civil y partidista, en ese sentido la urgencia de crear un espacio político de encuentro y unidad entre todos los sectores políticos  y que identificamos como un Foro Democrático, plural e inclusivo, no tanto para discutir doctrinas y programas sino de manera práctica ayudar a desarrollar iniciativas de participación y presencia política nacional e internacional que permita viabilizar una salida democrática a la profunda crisis nacional que nos atormenta y ya dura demasiado.

Un Foro Democrático que no inhibe la autonomía y la independencia de cada partido y de cada organización o sector social, lo deseable sería un gran esfuerzo de coordinación que permita limar asperezas, desarmar las descalificaciones y coordinar acciones eficaces en todos los espacios posibles. El Foro Democrático no tendría otro objetivo que ayudar a construir escenarios de convivencia y participación, mantener viva nuestra cultura y memoria democrática y permitir que las diferencias de todos los sectores sean canalizadas a través de procesos electorales y de diálogo sobre el principio de que la Nación es una sola y el Estado debe estar al servicio de la misma con todas sus instituciones y de manera particular sus fuerzas armadas.

Sabemos que el planteamiento luce como un buen deseo y etéreo, pero poco eficaz. En la actual coyuntura en donde hay una inocultable crisis partidista y ausencia de liderazgos representativos y de una inevitable desmovilización y desesperanza, el aportar ideas que pudieran ayudar a avivar la fibra democrática venezolana y cierto optimismo realista, sobre las posibilidades del cambio ya justifica la propuesta.

 

Ángel Lombardi

Twitter: @angellombardi

Instagram: angellombardi

Blog: www.angellombardi.com