Gobierno bolivariano dice que Francia lo ataca “con fines populistas”

Fachada del Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela // Foto Archivo

 

 

Venezuela rechazó que Francia apoyara la iniciativa de cinco países de América Latina y Canadá que pidieron a la Corte Penal Internacional (CPI) investigar al gobierno de Nicolás Maduro por crímenes de lesa humanidad, al considerar que busca “un cambio de gobierno a la fuerza”.

“Atacar a Venezuela con fines populistas, como mecanismo para mejorar la desprestigiada imagen del Presidente Macron y su gobierno, se asemeja al mejor estilo racista de la ultraderecha francesa”, dice el gobierno bolivariano.

“Venezuela manifiesta su más contundente rechazo a la actitud injerencista e intervencionista del Gobierno de la República Francesa, al ofrecer su apoyo a la tendenciosa iniciativa de un grupo de gobiernos (…) que pretenden instrumentalizar organismos internacionales con la intención de agredir a Venezuela y generar un cambio de gobierno por la fuerza”, señaló un comunicado de la cancillería divulgado este domingo.

El gobierno de Maduro considera que “atacar a Venezuela con fines populistas” sólo busca mejorar la “desprestigiada imagen” del presidente francés, Emmanuel Macron.

“La arrogante actitud asumida por el gobierno francés impacta negativamente las buenas relaciones que ambos países han sostenido por décadas”, añadió el texto.

Según Venezuela, la decisión de los siete países en cuestión también pretende aislar a Caracas y agravar las condiciones económicas y sociales del país petrolero, sumido en una grave crisis, con escasez de alimentos y medicinas, una hiperinflación que podría superar 1.000.000% este año -según el FMI- y la previsión de una recesión con caída 18% en su PIB.

Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú enviaron una carta a la CPI para pedirle que investigue los crímenes contra la humanidad cometidos según ellos por el gobierno de Maduro, ahora con el apoyo de Francia.

“Francia considera que los esfuerzos de la Corte Penal Internacional tienen como naturaleza establecer los hechos que llevaron a esta crisis y, contribuir así a encontrar una salida”, escribió la presidencia francesa en un comunicado el sábado.

Francia también pide “encarecidamente a las autoridades venezolanas que inicien el diálogo con la oposición para restablecer el funcionamiento democrático de las instituciones, hallar una salida a la crisis política y contribuir a mejorar la economía venezolana”, acotó la nota.

En Venezuela hay denuncias serias de “detenciones arbitrarias, asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, torturas, abusos sexuales, violaciones, atentados flagrantes contra el debido proceso” inclusive de algunos menores de edad, dijo el miércoles el canciller argentino, Jorge Faurie, reseñó AFP.

A continuación el Comunicado

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela manifiesta su más contundente rechazo a la actitud injerencista e intervencionista del Gobierno de la República Francesa, al ofrecer su apoyo a la tendenciosa iniciativa de un grupo de gobiernos subordinados al gobierno de los Estados Unidos, que pretenden instrumentalizar organismos internacionales con la intención de agredir a Venezuela y generar un cambio de gobierno por la fuerza.

Venezuela considera como un acto de flagrante hipocresía que el gobierno francés exprese preocupación por la migración venezolana, cuando ese país es corresponsable de dramáticos e inhumanos flujos migratorios desde África, que luego se niegan a asistir y recibir. Atacar a Venezuela con fines populistas, como mecanismo para mejorar la desprestigiada imagen del Presidente Macron y su gobierno, se asemeja al mejor estilo racista de la ultraderecha francesa.

Venezuela y Francia comparten históricos vínculos sociales, económicos, políticos y culturales, alentados a través de los años a partir del respeto y la cooperación. La arrogante actitud asumida por el gobierno francés, impacta negativamente las buenas relaciones que ambos países han sostenido por décadas.

Los venezolanos y venezolanas enfrentan hoy las consecuencias de un brutal bloqueo unilateral impuesto por Estados Unidos lamentablemente auspiciado por la Unión Europea. Esta nueva muestra de injerencia del gobierno francés se suma a las agresiones recibidas desde Europa para tratar de aislar a Venezuela con la pretensión de agravar las condiciones económicas y sociales del Pueblo venezolano.

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela exhorta nuevamente al Gobierno francés a no inmiscuirse en sus asuntos internos a través de tan notoria subordinación a la estrategia de Washington contra Venezuela, al tiempo que los invita a respetar los principios fundamentales del derecho internacional y la sana cooperación entre los países civilizados.