Llega la “economía gig” | Cada vez hay más profesionales independientes

 

La economía Gig es el ambiente donde las personas trabajan en forma autónoma y las organizaciones contratan con trabajadores independientes en diferentes formas de acuerdos.

Por Laszlo Beke | Ingeniero Industrial

Esta economía Gig hoy en día representa el 10% de la fuerza laboral en Estados Unidos y para el año 2.020 se estima que llegue al 40%. Apps como Uber o AirBnb facilitan la posibilidad de trabajar en forma autónoma: con Uber solamente se requiere un automóvil y tiempo disponible cuándo la persona desee, Airbnb le permite a cualquiera alquilar una habitación extra para personas que necesitan un lugar donde pernoctar.

En los países desarrollados este fenómeno incluye a unos 150 millones de profesionales que han dejado una relativa estabilidad organizacional – a veces por escogencia, otras no – para trabajar como contratistas independientes. De hecho, estudios recientes indican que los segmentos de más rápido crecimiento están en las industria intensivas-del-conocimiento y en las profesiones creativas. Este universo de profesionales ha tenido que crear un mundo propio para operar y el Harvard Business Review en un estudio identificó una serie de características de dichos perfiles.

El freelancer profesional

Las personas que trabajan en la economía Gig buscan o aspiran a un éxito de índole diferente – uno que proviene de encontrar un balance entre la predictibilidad y la posibilidad, entre la viabilidad (la promesa de trabajo continuo) y la vitalidad (sentirse presente, auténtico y vivo en su trabajo). Lo logran construyendo un ambiente que es una combinación de un lugar físico, de rutinas, de un propósito y de gente. Esto les permite mantener productividad, sobrellevar las ansiedades e incluso convertir esos sentimientos en fuentes de creatividad y crecimiento. Muchos piensan que no podrían encontrar ese mismo espacio mental o la fuerza en un ambiente tradicional de trabajo.

Principales preocupaciones del freelancer

· Producir o perecer – Sin los grilletes de los gerentes y de las normas corporativas, las personas pueden seleccionar trabajos que aprovechan mejor sus talentos y que reflejan sus verdaderos intereses.

· Productividad –Mantener la productividad es una lucha constante. La angustia y las distracciones pueden erosionarla y ambos impedimentos abundan en sus vidas de trabajo. Es una preocupación intensa para todos y provee auto-expresión y un antídoto a la precariedad. Quieren preservar su independencia y en muchos casos incluso su inestabilidad, pero también dedican gran cantidad de tiempo desarrollando la “zona propia” – un espacio físico, social y psicológico para su trabajo.

· Conexiones liberadoras – Son las que se establecen y se mantienen para el funcionamiento de la “zona propia de trabajo” y ellas los liberan para ser individualmente creativos y para atarlos al trabajo de manera que su producción no decaiga.

Las cuatro conexiones

Los freelancers cultivan cuatro tipos de conexiones – lugar, rutinas, propósito y gente – que les ayuda a sobrellevar los ciclos emocionales de su trabajo y para generar energía e inspiración en su libertad:

· Lugar – Buscan un refugio y son lugares que los protegen de las distracciones y de las presiones externas para evitar sentirse desarraigados. Allí se sienten restringidos, casi incómodos y lo utilizan para realizar para su trabajo significativo. Les permite fácil acceso a las herramientas de su profesión y casi nada adicional. Están dedicadas al trabajo y generalmente se ausentan de allí al completar las tareas diarias. Esta oficina en la casa es donde se instalan para evitar la distracción y encontrar la inspiración, literalmente rodeados de sus proyectos actuales y futuros.

· Rutinas – Algunas rutinas mejoran el flujo de trabajo de las personas: mantener un calendario, hacer seguimiento de una lista-de-pendientes, comenzar el día con el trabajo más retador o con la llamada a un cliente. Otros tipos de rutinas generalmente involucran descansar, meditar, nutrición o ejercicio.

· Propósito – El éxito significa aceptar solo proyectos que claramente conectan a un propósito más amplio. Todos pueden articular la razón por la que trabajan o por lo menos la razón por la cual hacen su mejor trabajo. El propósito o finalidad perseguida crea el puente entre sus intereses y motivaciones personales y una necesidad en el mundo.

· Gente – Están plenamente conscientes de los peligros del aislamiento social y procuran evitarlo. Tienen personas cercanas que les proveen seguridad, ánimo y estímulo. Algunos son modelos directos o colaboradores solidarios, en otros casos se trata de miembros de la familia, amigos o contactos en su campo de trabajo.

 

Se hace referencia a “On the Job / Off the Job” http://bit.ly/2xtssBl y “Thriving in the Gig Economy” http://bit.ly/2Qza9TU. También aparece en mi blog http://bit.ly/2xR8u4h.