Héctor E. Schamis: El feminismo es cosa de hombres

Héctor E. Schamis @hectorschamis

Haga el lector un ejercicio visual y recorra el paisaje de las redes sociales reparando en los siguientes hashtags, etiquetas: #NiUnaMenos, #MindTheGap, #MeToo, #AbortoLegalYa, #StopKavanaugh, #NoSinMujeres, #ZeinabSekaanvand y #DemocraciaParitaria. Así se expresan las mujeres que pueblan los foros de deliberación y debate público. Son quejas hechas reivindicación y demanda al mismo tiempo.

“Ni una menos” lucha contra el feminicidio, el asesinato de mujeres abrumadoramente cometido por hombres. “Mind the gap” es un foro que examina la problemática femenina en el mundo laboral, incluyendo la inequidad de ingreso entre hombres y mujeres, dato irrefutable en todas las economías del planeta y en todos los segmentos salariales. Ello sin contar el trabajo en el hogar, no remunerado.

“Me too” hace referencia a la explotación sexual de facto en la industria más glamurosa que jamás haya existido, Hollywood. “Aborto legal ya” reconoce lo que ocurre clandestinamente y que a muchas mujeres les cuesta la vida. Dicha ilegalidad reproduce una desigualdad adicional: las mujeres que sobreviven un aborto van presas de acuerdo con la ley, no así el padre del embrión abortado. “Stop Kavanaugh” no otorga el beneficio de la duda para ocupar un cargo vitalicio a quien tal vez haya cometido abusos sexuales y quien probablemente intente revertir el aborto legal desde la Corte Suprema.

“No sin mujeres” es una iniciativa de académicos españoles que busca incrementar la presencia femenina en congresos y debates públicos, en España y más allá. Zeinab Sekaanvand es el nombre de la mujer iraní, de origen kurdo, ejecutada recientemente en la horca por un crimen cometido siendo menor de edad: apuñalar a un marido violento. “Democracia paritaria” demanda igualdad de género en los cargos de representación política más allá de las cuotas, proponiendo mitad y mitad tal cual el registro electoral.

Dichos hashtags retratan un conjunto de desigualdades simultáneas, yuxtapuestas, y de naturaleza formal y material. Las demandas tienen un componente multicultural importante, pues además tienen lugar en los contextos políticos y sociales más diversos. A pesar de dichos contrastes, lo común a todos es la existencia de un actor social, la mujer, cuyo acceso a las esferas de derechos civiles, políticos y sociales es más restringido y de menor profundidad en su alcance en comparación con otro actor, el hombre.

Es decir, se trata de regímenes de ciudadanía fragmentadas y parciales. Modificarlos es la agenda de lo que se caracteriza por el concepto de “feminismo”, una idea global que dice que hombres y mujeres son iguales y tienen los mismos derechos, a sabiendas que también comparten las obligaciones. Como tal, el feminismo esboza una comprehensiva agenda de cambio social, creando por consiguiente un espacio de construcción de ciudadanía.

Nótese el lenguaje, está en juego la tan fundamental noción de “igualdad ante la ley”, condición intrínseca de la democracia liberal. El feminismo es cosa de hombres, dice el título de esta columna. Ocurre que todo régimen de ciudadanía restringida —con asimetrías en el acceso a derechos, esto es— expresa una jerarquía social determinada. Necesariamente ello se traduce en una estructura de poder y, ergo, de control social, en este caso de las mujeres por parte de los hombres, ejecutado por instituciones diseñadas a tal efecto, muchas de ellas a su vez regidas por hombres.

La promesa de ciudadanía universal se reduce justamente a eso, a no más que una promesa. Ello al excluir a la mitad de la población, fomentando una relación de subordinación en los órdenes más variados de la interacción social. Nos guste o no, esa es la realidad. Los hombres no somos observadores neutrales de ella.

Pero, por el otro lado, la promesa de igualdad de derechos no podría hacerse realidad sin la activa participación de los hombres. Los movimientos sociales que abogan por derechos casi siempre cultivan apoyo entre otros grupos, y muchas veces su éxito ha residido en ello. La movilización desde abajo de los agraviados logra instalar un tema en la deliberación pública, pero el cambio institucional que lo haga realidad requiere una coalición.

Considérense estos dos ejemplos. El largo proceso por la igualdad racial en Estados Unidos, los noventa años que van desde la Guerra Civil hasta el fin de la segregación, contó con el apoyo de la elite blanca del nordeste, primero Republicana y luego Demócrata. La instauración del Estado de Bienestar, basado en la movilización de los sindicatos, no obstante, se construyó con el apoyo de grupos conservadores ilustrados. Si no es que fue iniciado por ellos: de la Alemania de Bismarck al Uruguay de Battle y Ordóñez, no habría alcanzado solo con los socialdemócratas.

El feminismo, pues, es cosa de hombres. Hacen falta hombres feministas para expandir derechos, hacer realidad aquella promesa de igualdad ante la ley, crear espacios más amplios de ciudadanía. En definitiva, para construir más y mejor democracia. Entre tantos neofascistas, xenófobos y autócratas por vocación, esa agenda es el antídoto contra la recesión democrática de este siglo.

@hectorschamis