Julio César Arreaza B.: No hay salida negociada

Volvamos a los orígenes auténticos del pensamiento venezolano. Rómulo Betancourt se erige magnífico como un pensador que desde temprano en el siglo XX tuvo una clara concepción de la democracia y el programa modernizador de Venezuela. Allí quedó plasmado en el Plan de Barranquillas, un sueño de país bien elaborado, si bien es verdad lo que algunos destacan con “un cierto fervor materialista y marxista inicial”,  pero eso pasó muy rápido.

Allí se contempló claramente la preeminencia de la soberanía popular a través de elecciones limpias con voto directo, secreto y universal.

Coincido con la tesis del historiador vivo más importante del país, Germán Carrera Damas, que el 18 de de octubre no se actuó con improvisación de parte de Betancourt sino fue algo bien meditado. El día anterior en el Nuevo Circo, había esbozado el programa de lo que en realidad pusieron en práctica desde el poder. Tenían en mente los octubristas civiles y civilistas que la Democracia nunca se ha detenido ante la muralla de los cuarteles, lo que ignominiosamente sucedió con este régimen abyecto de 20 años.

Lamentablemente el acuerdo tan bien labrado en torno a un candidato unitario hecho realidad con Diógenes Escalante se desmoronó por su súbita enfermedad. Luego fue imposible lograr con Medina un nuevo acuerdo en torno a otra figura. Se negó. Volvió a sus fueros gomecistas al designar a su sucesor a dedo, un civil buena gente pero anodino y andino, esto último era una rémora a la que no estaba dispuesto a renunciar, por eso Arturo Uslar Pietri no pudo ser candidato. Tanto López Contreras e Isaías Medina Angarita, a pesar que significaron un viento fresco del sistema político hasta ese entonces imperante, siempre encarnaron la parte final de un régimen autoritario y aberrante.

El 18 de octubre no fue un golpe militar. Betancourt ya había dicho que la sociedad quería tener a un civil en el poder. El 18 de octubre fue un golpe cívico-militar y reivindicó enseguida la soberanía popular y el establecimiento de la república. Así como el ejercicio democrático del poder.

Veamos: la formación del poder a través de la vigencia de la soberanía popular, ampliaron el universo electoral con  la incorporación de las mujeres, los jóvenes mayores de 21 años y los analfabetas; ejercieron el poder con responsabilidad y moralidad administrativa; y la finalidad del poder con políticas nacionales no en beneficio de un determinado sector. No se llamaron revolución porque estaban desprestigiadas con los patéticos montoneros del siglo XIX. Pero si lo fue, porque sus conquistas quedan y son defendidas por la sociedad, a pesar  de los esfuerzos ignominiosos de este régimen de demoler la república, pero al final será derrotados y sepultados en el basurero de la historia.

¡Libertad para los presos políticos y regreso de los exiliados!