Argus: El gas natural, recurso fundamental para la recuperación de Venezuela

 

Los esfuerzos de reconstrucción para Venezuela deberá aprovechar las abundantes reservas de gas y su proximidad a los mercados, no solo de su petróleo. Las compañías petroleras extranjeras están posicionadas para procesar los depósitos de gas venezolanos, pero la mayoría se mantendrá al margen hasta que cambien los vientos políticos.

Por Patricia Garip, editora en Argus Media | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

La recuperación futura de Venezuela se ve casi siempre a través del prisma de sus 300 mil millones de barriles de reservas de crudo. No hay duda de que un nuevo gobierno tendría que aprovechar rápidamente la industria petrolera para que el país se recupere, primero con ayuda humanitaria y luego con la reconstrucción a largo plazo de la infraestructura productiva y el empleo. Pero en la campaña para restaurar la prosperidad, las reservas colosales de gas natural de Venezuela y el acceso a los mercados cercanos merecen más atención.

Pero tal como está ahora, la imagen oficial de los ambiciosos planes de exportación de gas de Venezuela nos recuerda más a las rutas que sus asediados ciudadanos están tomando para escapar de la catástrofe en su país. El país en dificultades no puede satisfacer sus propias necesidades de gas, y mucho menos instalar y mantener tuberías transfronterizas o una instalación de licuefacción. Sin embargo, si Caracas cambia el rumbo político, Venezuela podría activar estos planes de gas existentes como parte de una audaz campaña de reconstrucción.

Algunas de las grandes compañías petroleras extranjeras están posicionadas para hacer precisamente eso. Encabezando el paquete está Shell, que planea aprovechar el campo de Dragón de aguas poco profundas de Venezuela en el complejo Mariscal Sucre de 14,7 Tcf para abastecer a las industrias hambrientas de gas de Trinidad y Tobago .

En agosto, la petrolera europea firmó un acuerdo preliminar de compra de gas a Pdvsa con la compañía de gas estatal de Trinidad NGC. Bajo el acuerdo, Shell desempeñará un papel fundamental en toda la cadena de valor, ayudando a desarrollar el campo Dragón, construyendo una línea de flujo de 300 millones de cf / d a su plataforma Hibiscus situada en Trinidad y utilizando parte del gas para la planta de licuefacción Atlantic, ahora subutilizada, en la que es uno de los principales accionistas, junto con BP.

En particular, Shell compraría gas no tratado de Dragón a Pdvsa, que posee la propiedad de las reservas por mandato constitucional, y lo vendería a NGC después del procesamiento. En un acuerdo paralelo, Shell ayudará a Pdvsa a reducir las enormes quemas de gas en el estado de Monagas, en el este de Venezuela.

Shell no es ajeno al gas venezolano. La compañía formaba parte de un malogrado consorcio a principios de la década de 1990 que se suponía que iba a desarrollar un complejo de licuefacción conocido como Cristóbal Colón, un proyecto que fracasó en el período previo a la elección del fallecido presidente Hugo Chávez en 1998, quien puso a Venezuela en el camino ruinoso donde permanece dos décadas más tarde.

 

 

El nuevo acuerdo de gas de Shell con el gobierno venezolano es controvertido. Pero el modelo de Dragón debe ser la envidia de los colegas europeos de Shell, como Repsol y Eni. La empresa conjunta Cardon 4 de las dos compañías comenzó a producir gas venezolano desde el campo offshore de Perla en 2015. A pesar de los 17 Tcf de gas existentes, la producción de Perla se ha reducido a la mitad a menos de 300mn de cf / d en los últimos meses porque Pdvsa, el único comprador, ya no está pagando por ello. Idealmente, a Cardon 4 se le permitiría exportar parte del gas para llevar a Perla a su potencial máximo de 1,2 billones de cf / d, más los condensados asociados. Pero no ocurrió así.

No hay escasez de opciones de exportación. Pdvsa ya posee un gasoducto inactivo en Colombia, una reliquia deteriorada de la cooperación bilateral de corta duración entre Caracas y Bogotá. Desde entonces, Colombia ha renunciado al suministro de gas venezolano con una terminal de regasificación costa fuera de Cartagena y también a otra propuesta para su costa del Pacífico para completarse en pocos años. Con la tensión que causa Venezuela en la larga frontera, el gasoducto probablemente permanecerá inactivo durante años.

También otros canales de exportación más modestos están al alcance en el Caribe holandés. En Aruba, la filial de Pdvsa, Citgo, o un reemplazo más estable , necesitará gas para modernizar la antigua refinería Valero y convertirla en un mejorador de crudo pesado . Pdvsa Gas ya ha desarrollado un plan para instalar un gasoducto de 130 millones de cf / d desde su planta de tratamiento de gas Tiguadare en Venezuela hasta Aruba para operar un mejorador planificado de 209.000 b / d, y aún quedaría algo de gas para generar energía.

Caracas tiene un plan de gasoducto separado de 200 millones de cf / d para Curazao, donde Pdvsa arrienda otra refinería que también necesita gas. Pero al igual que en Aruba, eso solo sucederá si otra empresa entra en el agujero que la empresa venezolana ha dejado atrás.

Otras empresas extranjeras que se encuentran en las reservas de gas de Venezuela se apresurarán a desarrollarlas en las condiciones adecuadas. Chevron opera el campo de 10 Tcf Loran-Manatee que se extiende a lo largo de la frontera entre Venezuela y Trinidad. Y la rusa Rosneft tiene derechos en campos de gas adyacentes a Dragon.

Dentro de la propia Venezuela, el potencial futuro para suministrar gas a las refinerías de petróleo, plantas petroquímicas y de fertilizantes, y al sector residencial y comercial también será enorme. A diferencia del petróleo, la ley no exige que los proyectos de gas venezolanos tengan una participación estatal mayoritaria, ni siquiera ninguna participación, como lo demuestra el campo Perla.

Luego está el caso ambiental del gas, un producto que Pdvsa ha ignorado históricamente en favor del petróleo. La deuda de Venezuela con el medio ambiente es aún mayor que sus atrasos con las compañías petroleras y los tenedores de bonos, pero cualquier conciencia local de las consecuencias es eliminada por la necesidad absoluta de supervivencia.

Al final, la curación de Venezuela demandará de todos sus recursos: petróleo, gas y también de muchas de las personas que ahora viven en el exilio.