A pesar de que “el Petro es una estafa”, venezolanos adoptan masivamente las cripto por ser más estables que el bolívar

Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Venezuela está viendo un volumen récord de comercio de Bitcoin al mismo tiempo que el gobierno de la nación trata de que sus ciudadanos participen en el mundo de las criptomonedas con su Petro aprobado por el estado. Chepicap tuvo la oportunidad de hablar con Sebastian Serrano, director ejecutivo de la red de pares de crédito (peer-to-peer) “Ripio” sobre el estado de las criptomonedas en Venezuela, así como su opinión sobre el token de Petro.

Por: Chepicap / traducción libre del inglés por lapatilla.com

Recientemente el gobierno venezolano informó que está implementando el pago obligatorio con Petro para transacciones gubernamentales como extensiones de pasaportes, como parte de un esfuerzo por integrar la criptomoneda como una alternativa al Bolívar, que está experimentando una hiperinflación masiva.

Mientras Venezuela intenta estabilizar la moneda a través de la ficha digital, el Petro no ha logrado convencer a muchos de que controlará efectivamente la crisis monetaria de Venezuela. Serrano le dijo a Chepicap durante la Cumbre Global Blockchain en San Francisco que “el Petro es una estafa directa”. Sostuvo que Venezuela está lanzando el token “porque no pueden recaudar dinero en los mercados internacionales debido a las sanciones” ya que, esencialmente, está anclado a las reservas de petróleo y el gobierno tiene capacidad limitada para el comercio. Sin embargo, según se informa, una investigación recientemente arrojó dudas sobre la existencia de estas ganancias petroleras que supuestamente respaldan el valor de Petro, lo que hace de Petro una solución preocupantemente hueca.

Serrano señaló que Venezuela tiene una de las más altas adopciones per cápita de criptografía. Actualmente, el cifrado en Venezuela se realiza casi exclusivamente utilizando la plataforma OTC Localbitcoins, ya que el comercio en el país “tiene que ser de igual a igual para que no pueda ser censurado por el gobierno”. Según “Coin.dance”, un récord de $ 7 millones de Bitcoins se han convertido utilizando el sitio en Venezuela, lo que indica que incluso mientras Petro está siendo constantemente rechazado como un fraude, los venezolanos se están convirtiendo a la criptografía.

Serrano ve esto como una oportunidad potencial, señalando el comercio de cifrado en Venezuela: “Creo que sería mejor si se tratara de una stablecoin (cualquier criptomoneda vinculada a un activo estable)”. Serrano sostiene que si bien Bitcoin ofrece más estabilidad que el Bolívar hiperinflado, la inestabilidad del valor de los BTC es una solución perfecta para pagos, simplemente una alternativa más estable que el Bolívar, y ciertamente preferible al Petro.

Esto crea una posibilidad muy viable para desarrollar infraestructura de cifrado en la nación, con Serrano señalando que él cree que “hay una oportunidad para construir un sistema que permita pagos y permisos con una base que tiene tarifas de transacción muy bajas”, que podría ser generalizada. Una masiva adopción entre los venezolanos ofreciendo una moneda económicamente estable.

De hecho, Serrano dijo que anteriormente había intentado realizar un intercambio en la región, pero dijo que se vio obligado a disolver el esfuerzo porque administrar una plataforma comercial es “completamente imposible porque no existe un estado de derecho”, y Venezuela tiene una tendencia a “destruir iniciativas privadas”. Si bien no hay mucho amor por el Petro, una criptomoneda en realidad podría ofrecer una buena solución a un problema económico real en Venezuela.