Carlos Ochoa: Constituyente no resuelve

Mientras el país y el mundo no terminan de comprender como un detenido puede saltar del baño de un piso 10, que los que conocen la siniestra edificación aseguran  no tiene ventanas sino vidrios templados, en la edificación con más vigilancia de Caracas, y casi inmediatamente el Ministro y el Fiscal salen a dar versiones contradictorias, pero ambos asegurando que el Concejal Fernando Albán había cometido suicidio, la crisis humanitaria y el desastre de la economía provocada por los continuados desaciertos de la planificación socialista hace estragos, y se proyecta como el futuro más aterrador que se pueda imaginar, con una hiperinflación con tantos ceros que da miedo escribirlos.

El asesinato, porque no hay otra manera de calificar la muerte de Albán, ha conmovido hasta las lágrimas, a los que lo conocieron y a los que no lo conocimos. Se da por descontado que mientras los que están en el poder controlen y manipulen  las instituciones encargadas por velar y defender los derechos humanos consagrados en la Constitución, y en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, no se aclarará esta muerte, ni muchas otras que han despachado sin una investigación imparcial, objetiva, que cumpla con la justicia y con los familiares de la victimas.

En medio del dolor que ha causado el asesinato de Albán, la oposición denuncia, exige, una investigación con participación internacional que esclarezca el hecho y establezca responsabilidades, y lo hace unida. Es como he leído en distintos medios, un punto de quiebre, una inflexión, terrible y dolorosa por lo que significa la pérdida de un hombre valioso, útil para la comunidad y el rescate de la democracia, pero que nos enseña el camino que hay que transitar que no es otro que el de la unidad. Frente al dolor, unidad, frente a la adversidad, unidad, de cara al futuro por lo cual fue asesinado el Concejal, unidad.

Muchos me preguntarán, ¿cómo construirla cuando lo que se ve es desunión? Y no tengo otra respuesta que con grandeza, y de la de verdad. El problema es que vamos al desenlace sin transitar por la trama, lo que equivale a morirse sin vivir.

Si Maduro y la ANC que es lo mismo, preparan una elección para sustituir la Constitución de 1999, el dilema no puede enfocarse en votar o no votar, esa es una decisión que se debe tomar en su momento por una oposición unida que denuncie el fraude, que convenza a la mayoría no sólo de que es ilegal e inconstitucional, sino que con una Constitución nueva que supuestamente  restringe derechos y garantías, porque todavía no la conocemos, vamos a empeorar aún más las condiciones de vida del pueblo trabajador y emprendedor.

Así que antes de formar de nuevo una alianza electoral o una unidad abstencionista, debemos pasar primero por constituir una estrategia donde esa discusión sea parte y no el todo. Me parece acertada la propuesta del Doctor Román Duque Corredor de constituir un Frente que aclare y sume voluntades en todos los estados con la consigna unitaria de #Constituyente no resuelve.

Discutir con las comunidades, aclararles, escucharlas y convencerlas que una nueva Constitución puede hacer peor lo que ya es malo en Venezuela. Esa sería una buena manera de honrar la memoria de Fernando Albán, un venezolano entregado a las causas justas de las comunidades y un defensor de la democracia.