EEUU acusa al gobierno de Maduro de estar implicado en muerte de concejal Albán (comunicado)

Imagen de archivo de la Casa Blanca y el monumento a Jefferson en Washington , mayo 1, 2011. REUTERS/Gary Hershorn

 

 

La Casa Blanca condenó hoy “la implicación” del Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en la muerte del opositor Fernando Albán, que perdió la vida el 8 de octubre cuando estaba bajo custodia de las autoridades del país, y acusó a Caracas de “matar a inocentes”.

“Estados Unidos condena la implicación del régimen de Maduro en la muerte del concejal opositor venezolano Fernando Albán”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, emitió después un tuit en el que condenaba la muerte de Albán “a manos del régimen de Maduro”.

“El régimen sigue matando a inocentes y a aquellos que defienden la democracia. Estamos del lado del pueblo venezolano y pedimos la liberación de los prisioneros políticos”, escribió Pence.

En su comunicado, Sanders recordó que las autoridades venezolanas detuvieron a Albán el pasado 5 de octubre, a su regreso de la Asamblea General de las Naciones Unidas, “donde habló al mundo sobre la importancia de devolver la democracia al pueblo de Venezuela”.

Tres días más tarde, mientras estaba bajo la custodia del servicio de inteligencia de Venezuela, falleció.

La versión del Gobierno venezolano es que Albán se suicidó, pero el Parlamento de este país, de mayoría opositora, responsabilizó el martes al Ejecutivo de Maduro del “homicidio” del concejal y pidió a la ONU y la Organización de Estados Americanos (OEA) investigar su muerte.

Después de este suceso, la Casa Blanca pidió hoy “la liberación inmediata de todos los presos políticos venezolanos” y exigió a Maduro que “tome medidas directas y creíbles para restablecer la democracia en Venezuela”.

“La Administración Trump continuará incrementando la presión sobre el régimen de Maduro y sus integrantes hasta que se restablezca la democracia”, indicó Sanders.

Ayer, una fuente de la Oficina para Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado estadounidense declaró a Efe que el Ejecutivo solicita una “investigación independiente” de los hechos.

El concejal opositor fue encarcelado en las dependencias del Servicio Bolivariano de Inteligencia por su supuesta responsabilidad en el atentado fallido contra Maduro del pasado 4 de agosto.

La Fiscalía venezolana asegura que el edil supuestamente implicado en el ataque se suicidó, lanzándose desde el décimo piso de un edificio policial cuando iba a ser trasladado a tribunales, reseñó Efe.

A continuación el comunicado de la Casa Blanca:

Declaración del secretario de prensa sobre la muerte del concejal de la oposición venezolana

10 octubre de 2018

Estados Unidos condena la participación del régimen de Maduro en la muerte del concejal de la oposición venezolana Fernando Alban. Las autoridades venezolanas tomaron a Alban bajo custodia el 5 de octubre, a su regreso de la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde habló al mundo sobre la importancia de devolver la democracia al pueblo de Venezuela. Murió tres días después mientras estaba bajo la custodia del servicio de inteligencia de Venezuela. La Administración Trump continuará incrementando la presión sobre el régimen de Maduro y sus integrantes hasta que se restablezca la democracia en Venezuela. Estados Unidos pide la liberación inmediata de todos los presos políticos venezolanos y que el régimen de Maduro tome medidas directas y creíbles para restablecer la democracia en Venezuela y evitar más sufrimientos y derramamientos de sangre.

Original en inglés

Statement from the Press Secretary on the Death of Venezuelan Opposition Councilman

The United States condemns the Maduro regime’s involvement in the death of Venezuelan opposition councilman Fernando Alban. Venezuelan authorities took Alban into custody on October 5, upon his return from the United Nations General Assembly, where he spoke to the world about the importance of returning democracy to the people of Venezuela. He died three days later while in the custody of Venezuela’s intelligence service. The Trump Administration will continue to increase pressure on the Maduro regime and its insiders until democracy is restored in Venezuela. The United States calls for the immediate release of all Venezuelan political prisoners, and for the Maduro regime to take direct, credible steps to reestablish democracy in Venezuela and to prevent further suffering and bloodshed.