Comunicado del Movimiento Nacionalista ORDEN sobre el asesinato de Fernando Albán

REUTERS/Marco Bello

 

El día lunes la Tiranía socialista de Nicolás Maduro extendió de nuevo su prontuario de muerte e infamia con el macabro asesinato del dirigente político Fernando Albán en las instalaciones del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) ubicado en Plaza Venezuela.

El crimen cometido con el señor Fernando Albán no es un nuevo precedente en el historial criminal del régimen socialista, que mata a plena luz del día y frente a todos los venezolanos; tal como lo hizo con la ejecución pública de Oscar Pérez. No conformes con secuestrar a Albán, lo aíslan como es común en su accionar despótico, y en el brutal desenvolvimiento de las torturas que le propinaron, lo mataron, y así, fingiendo suicidio intentan fallidamente maquillar el crimen. Poco les vale la vida y menosprecian la dignidad humana pisoteando su memoria con calumnias y falsas acusaciones mientras destruyen las evidencias, e impiden la investigación imparcial y objetiva para el esclarecimiento de los hechos.

El Movimiento Nacionalista ORDEN se solidariza con todos los familiares y conocidos del señor Albán quien, a pesar de tener diferencias ideológicas con nuestra organización, era un venezolano inocente que de ninguna manera merecía un final tan doloroso y violento. Pedimos a Dios que le dé el consuelo a su familia para asumir tan dolorosa perdida y la fuerza necesaria para continuar la lucha por Venezuela.

Este homicidio se suma a la larga lista de crímenes que van desde la criminalización de la disidencia política y el asesinato de protestantes, hasta la generación de una crisis humanitaria y el desplazamiento de millones de venezolanos que huyen de la miseria y el totalitarismo.

A pesar del profundo dolor que causa esta nueva demostración de brutalidad por parte de aquellos que ilegítimamente detentan el poder, la frustración e indignación causada se tiene que transformar en acciones de protesta que contribuyan al derrocamiento de la tiranía y el resurgimiento de la libertad de nuestra Nación.

Ante la creciente represión y control ejercida por los tiranos es necesaria mayor prudencia y sagacidad en la lucha. La propaganda del régimen debe ser desmentida en cada ocasión posible, el descontento debe ser visibilizado, organizado y canalizado; y cada crimen cometido debe ser denunciado y registrado. El sacrificio y sufrimiento de nuestros compatriotas de ninguna manera puede quedar en vano ni mucho menos perdonado, el momento de hacer justicia está cada vez más cerca y los responsables de la decadencia y degeneración de Venezuela pagarán con todo el peso de la ley.

Venezuela quiere ORDEN.