Argus: Tras fracaso de plataforma de pago electrónico, Venezuela considera el racionamiento interno de combustibles

Un trabajador explica el nuevo sistema de pago de combustible digital de Venezuela a los automovilistas en una estación de servicio de la petrolera estatal venezolana PDVSA en Caracas, Venezuela, 1 de octubre de 2018. REUTERS / Marco Bello

 

El gobierno de Venezuela está elaborando planes para racionar los suministros locales de combustible para motor luego de la falla operacional de un sistema nacional de pagos electrónicos lanzado hace menos de tres semanas, informaron a Argus funcionarios del gobierno que tienen conocimiento directo del asunto.

Por Argus Media | Traducción libre del inglés por lapatilla.com

El nuevo sistema de pagos electrónicos para las ventas locales de combustible para motores lanzado el 24 de septiembre se ha derrumbado, lo que obligó al gobierno a girar hacia mecanismos estrictos de racionamiento que aún se están definiendo, dijeron funcionarios del Ministerio de Energía y del palacio.

El fallido sistema de pagos electrónicos se basó en las tarjetas de identidad nacionales emitidas por el gobierno que los conductores deben presentar en las estaciones de servicio para comprar combustible para motores a precios subsidiados. Este sistema fue diseñado para racionalizar el consumo local de combustible de motor y frenar el contrabando ilegal de combustible, principalmente a Colombia y otros países cercanos. Se han emitido más de 3,2 millones de tarjetas de identidad nacionales, dijeron en el palacio.

Los conductores con tarjetas de identidad nacionales válidas recibirían transferencias directas de subsidios de la tesorería a sus cuentas bancarias para asegurarse de que “continúen disfrutando de la gasolina más barata del mundo”, dijo el mes pasado el presidente Nicolas Maduro. Los conductores sin tarjetas “carnet de la patria” se verían obligados a pagar el “precio internacional completo”, agregó Maduro.

El fallido sistema electrónico de pago de combustible del motor utiliza escáneres QR de fabricación china y lectores biométricos de huellas dactilares instalados en más de 2.700 estaciones de servicio a nivel nacional para escanear tarjetas de identidad y confirmar la identidad del conductor y la propiedad legal del vehículo que se está cargando. Desde que el sistema se lanzó oficialmente el 24 de septiembre, menos del 10% de los escáneres QR y los lectores biométricos de huellas dactilares han podido establecer enlaces ascendentes consistentes con los registros de tarjetas y huellas dactilares del gobierno nacional.

El ministerio de energía y los funcionarios de palacio culparon de la falla del sistema a la mala conectividad de Internet a nivel nacional, los frecuentes cortes de energía en todo Venezuela y la falta de familiaridad del operador con los operadores de estaciones de servicio de tecnología de fabricación china ahora deben utilizar.

El factor más importante en la rápida desaparición del sistema de pagos es el hecho de que el gobierno no haya anunciado nuevos precios internacionales de combustible para el mercado local, reconocieron el ministerio y el funcionario de palacio. El gobierno de Maduro ha retrasado la publicación de nuevos precios locales de combustible para motor en línea con los precios internacionales “porque las cifras que los economistas del ministerio están analizando no están funcionando”, dijo un funcionario de palacio.

El costo promedio de Pdvsa de fabricar gasolina en sus refinerías locales es de aproximadamente $ 1.70 / USG al tipo de cambio oficial de 60 bolívares soberanos (BsS) por dólar, según el Ministerio de Energía. Las refinerías locales de Pdvsa, con una capacidad instalada combinada de aproximadamente 1,3 millones de b / d, pueden fabricar hasta 260.000 b / d de gasolina RON 91 y RON 95 a capacidad máxima. Pero las refinerías locales de Pdvsa actualmente operan a aproximadamente al 25 por ciento de su capacidad, lo que obliga a la compañía a importar más de dos tercios de los 120.000 b / d de gasolina consumidos localmente. Estas importaciones de gasolina en promedio cuestan alrededor de $ 2.58 / USG según el tipo de cambio oficial de BsS 60 / $, dijo el funcionario del palacio.

El tipo de cambio oficial del gobierno no se ha movido desde que se introdujo el nuevo bolívar soberano el 20 de agosto. Pero la tasa del mercado negro se ha depreciado en solo siete semanas a BsS 115,29 en la actualidad, lo que sitúa el valor de mercado real del combustible para motor local en alrededor de $ 1,34 / USG y “garantiza la continuidad del contrabando de combustible significativo a Colombia y otros países de la región cercana”. dijo el funcionario del palacio.

Llenar un tanque de 15 galones costaría a los conductores más de $ 70 si el gobierno fija los precios en $ 2.58 / USG. Pero el salario mensual mínimo promedio decretado por Maduro en septiembre es de solo $ 30 a la tasa de cambio oficial y $ 15 a la tasa actual del mercado negro.

Dado el bajo salario mínimo mensual y la rápida depreciación del nuevo bolívar soberano, el gobierno de Maduro no tiene margen político ni fiscal para publicar con seguridad nuevos precios locales de combustible equivalentes a los niveles internacionales, dijo el funcionario del palacio.

“Los planificadores gubernamentales ahora piensan que la única opción realista es imponer un estricto racionamiento de combustible en el mercado local para al menos borrar las pérdidas de Pdvsa en las importaciones de gasolina, pero existe la preocupación de que el racionamiento obligatorio de combustible pueda causar más protestas políticas e infligir más daño económico”. dijo el funcionario del palacio. Los mecanismos reales de cómo aplicar efectivamente el racionamiento de combustible del motor en la bomba aún se están discutiendo dentro del gobierno.

Ahora se espera que la economía venezolana se contraiga al menos 18% en 2018, con una inflación que se disparó a más de 1,3 millones por ciento este año y más de 10 millones por ciento para 2019, según el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Los economistas independientes locales piensan que el PIB de Venezuela podría contraerse en más del 20% este año.