Unión Europea no aligerará posición sobre gobierno bolivariano (Video)

Federica Mogherini  // FOTO Lehtikuva/Markku Ulander via REUTERS

 

 

La Unión Europea (UE) estudia crear un “grupo de contacto” para “facilitar” una solución política en Venezuela, indicó este lunes la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, precisando que su política de sanciones contra responsables venezolanos se mantiene sin cambios.

Con información de AFP / EFE

“Exploraremos la posibilidad de establecer un grupo de contacto para ver si existen las condiciones para facilitar (…) un proceso político”, dijo en rueda de prensa Mogherini tras debatir sobre la situación en el país con los cancilleres europeos en Luxemburgo.

El objetivo sería buscar una manera “de estar en contacto con diferentes partes”, tanto del gobierno del presidente Nicolás Maduro como de la oposición, “involucrando algunos actores regionales e internacionales”, agregó la ex canciller italiana resumiendo la discusión.

La UE impuso en el último año sanciones contra Venezuela, país sumido en una crisis política, económica y humanitaria, por menoscabar, a su juicio la democracia, el Estado de derecho y los derechos humanos.

Además de adoptar un embargo de armas, el bloque impuso la prohibición de visados y la congelación de activos para 18 responsables europeos, entre ellos la vicepresidenta Delcy Rodríguez, aunque evita sancionar a Maduro, como hizo Washington, para mantener los canales de comunicación.

Desde junio, cuando sancionaron a un grupo de 11 altos responsables, la UE modificó sensiblemente su posición de línea dura, abogando por el diálogo, justo después de la llegada de un nuevo gobierno a España liderado por el socialista Pedro Sánchez.

La jefa de la diplomacia europea precisó no obstante que los cancilleres reafirmaron la “dura posición sobre la crisis política” en el país latinoamericano. “La UE no pretende suavizar su posición de ninguna manera”, agregó.

“La solución tiene que seguir siendo un acuerdo entre venezolanos a través de un proceso democrático”, dijo a su llegada a la reunión el ministro de Relaciones Exteriores español, Josep Borrell, quien descartó que esta pase “por una intervención militar”.

España, cuya posición es tenida en cuenta en la UE en temas relacionados con América Latina, llevó a cabo una serie de contactos la semana pasada con gobierno y oposición venezolanos, de los que dio cuenta Borrell a sus pares europeos.

En Madrid, el secretario de Estado español para Iberoamérica, Juan Pablo de Laiglesia, quien efectuó la visita a Venezuela, explicó que España busca “facilitar el diálogo entre el gobierno y la oposición”, ya que son ellos “los que tiene que decir de qué quieren hablar, cuándo”, etc.

La política de sanciones “no está teniendo el impacto positivo (…) y rápido” esperado por los que propugnan estas medidas ya que le falta el “complemento” de “conseguir un objetivo y sentar a las dos partes a negociar”, agregó De Laiglesia.

 

Más temprano

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó que el bloque comunitario va a explorar cómo apoyar una solución a la crisis política de Venezuela en la que estén implicados los países de la región.

“Nuestra posición es clara, buscaremos maneras en que, si hay una oportunidad, la UE pueda ayudar a la región a encontrar una solución a una de las peores crisis políticas”, señaló Mogherini en unas declaraciones a la prensa, a su llegada a un Consejo de ministros de Exteriores comunitarios, en la que se abordará la situación en Venezuela.

La política italiana dijo que van a “comprobar si como UE, con la ayuda de los Estados miembros y otros en la región, se pueden crear las condiciones para tener algún tipo de proceso”.

“Pero en primer lugar tengo que decir que estamos extremadamente preocupados por la situación del país”, enfatizó.

Mogherini dijo que la posición de la UE es “extremadamente clara” y que ha tenido la oportunidad de abordar la cuestión venezolana “con todos los socios regionales; recientemente con el presidente de Chile (Sebastián Piñera) y con el presidente de Colombia (Iván Duque)”, comentó.

En esta reunión, los ministros volverán a abordar la crisis en Venezuela, con especial atención al impacto para la región de la salida de millones de venezolanos pero sin contemplar nuevas sanciones contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

“Nadie ha hablado de modificar las sanciones en Venezuela. Hemos hablado de intentar explorar las vías por las que se pueda facilitar un diálogo, que por cierto todos los venezolanos dicen que la solución tiene que salir de un diálogo político”, dijo a Efe el ministro español de Exteriores y Cooperación, Josep Borrell, a su llegada al Consejo.