El Nuevo Herald: Huyeron de Venezuela y encontraron un hogar lejos de la miseria, pero lejos de todo

José Martínez es un venezolano que está reconstruyendo su vida en la ciudad peruana de Iñapari, donde es uno de los pocos barberos en cientos de millas. Jim Wyss. [email protected]

 

Él llegó a esta tranquila ciudad fronteriza en las profundidades de la Amazonía peruana porque ya no le quedaba dinero; ella porque ya no le quedaba esperanza. Otra familia vino a Iñapari, un pueblo de menos de 3,000 habitantes, porque dijeron que Dios los había enviado. Así lo reseña elnuevoherald.com

Por JIM WYSS

Más de 2.3 millones de venezolanos han huido de su patria en los últimos años y la mayoría ha terminado en las capitales de la región. Sin embargo, algunos están en pequeñas ciudades y aldeas de América del Sur, comunidades de las que nunca habían oído hablar, y que mucho menos pensaron visitar, hasta que el hambre y el caos político los expulsaron de sus hogares.

Una de esas comunidades impensables es Iñapari, una ciudad bañada por el sol, con caminos de tierra y un puñado de restaurantes y moteles de poca monta en el sureste de Perú, en la frontera entre Bolivia y Brasil. Está a unas 2,400 millas de Caracas por tierra, lejos del caos y la pobreza… y de todo lo demás.

Emilio Marcano, un reparador de refrigeradores de 49 años de edad, es uno en la docena de venezolanos que ahora consideran Iñapari su hogar. Huyó de Venezuela con su familia porque estaba cansado de la delincuencia desenfrenada y veía a sus vecinos pasar hambre. Vendió tres autos por un total de $1,600 y se fue con su esposa y dos hijos a la frontera sur de Venezuela y de ahí, a través de Brasil, a Lima, una ciudad que pensó que sería “el paraíso en la tierra”.

En cambio, terminó luchando por mantener un trabajo y a su familia. “Pasamos de una situación donde no había nada [en Venezuela] y hambre, a un lugar donde había de todo, pero seguíamos hambrientos”, dijo.

Cuando ya solo le quedaba un puñado de dólares, Marcano cuenta que Dios le habló en una visión y le dijo que “sus pies tenían que pisar fronteras”.

No sabía bien lo que eso significaba, pero sabía que tenía que recorrer con su familia el camino por donde llegaron si querían sobrevivir. En su viaje en autobús hacia Brasil, de regreso a Venezuela, la familia se detuvo en Iñapari. Ahí es donde su suerte cambió dramáticamente. Una mujer ofreció a la familia un lugar gratis para alojarse y otro lugareño pagó por anuncios de radio para que todos conocieran las habilidades de Marcano como reparador de refrigeradores.

Para leer la nota completa pulse Aquí