Habitantes de Tumeremo estaban advertidos: Serían testigos de nuevos hechos de violencia

(Foto Correo del Caroní)

 

 

Los habitantes de Tumeremo habían escuchado rumores de que este fin de semana podría ser testigos de nuevos hechos de violencia. Y así fue: desde las 6:00 de la mañana de este sábado y a menos de quince días de la masacre de Los Candados (Sifontes), fuerzas estatales e integrantes de la banda “el Coporo” se enfrentan, con balas y granadas, en La Caratica. Hasta la noche del sábado había siete muertes confirmadas (todas las víctimas, integrantes de la pandilla) en un hecho que ventila el descontrol gubernamental sobre las armas las zonas mineras, publica Correo del Caroní.

(Escrito por Jhoalys Siverio | María Ramírez y Marcos Valverde)

 

Los residentes de Tumeremo habían recibido advertencias de lo que ocurriría

 

 

 

Los habitantes de Tumeremo, municipio Sifontes, estaban advertidos: desde el viernes recibieron mensajes de WhatsApp y panfletos por debajo de sus puertas. Ambos les advertían que pronto comenzaría una guerra.

Pues el combate comenzó en la mañana de este sábado, cuando ellos mismos reportaron la militarización del pueblo y cierre de comercios luego del enfrentamiento entre miembros de la banda de el Coporo y fuerzas estatales que ingresaron al sector La Caratica.

El jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral Guayana (REDI Guayana), Jesús Mantilla, confirmó a Correo del Caroní que en el operativo fueron asesinadas siete personas, integrantes de la banda de Josué Zurita Arévalo, apodado el Coporo.

“Desde esta mañana hay operaciones contra las bandas armadas que operan en el sector. Han resultado abatidos siete delincuentes, presuntamente de la banda de el Coporo y hay cuatro efectivos nuestros con heridas leves producto del lanzamiento de dos granadas que usaron los delincuentes, pero están fuera de peligro”, dijo.

El operativo militar inició a primera hora de la mañana de este sábado, cuando los uniformados llegaron por la zona residencial de El Pariche, adyacente a La Caratica. Lo relató un habitante de la comunidad que pidió mantener su nombre en reserva por temor a represalias.

“Se metieron por detrás para rodearlos. Cuando los rodearon, sacaron a dos malandros enconchados. Allí fue cuando se metieron a La Caratica y empezó la balacera. Nadie corrió, se enfrentaron. Los malandros les lanzaron una granada e hirieron a unos guardias. En esa lanzadera, hubo una casa afectada con un niño, dos mujeres y un señor afectados”, informó el vecino del sector.

“Ninguno de los duros de la banda de el Coporo cayó. Estaban enfrentándose pero no cayeron. Murieron los que estaban resguardándolos a ellos”.

Sector sin ley

Una minuta oficial detalló que en el procedimiento los funcionarios incautaron “dos fusiles, una escopeta, tres pistolas, dos granadas, varias municiones. Esta organización criminal está vinculada con los delitos de extorsiones, sicariatos, robos, cobros de vacunas y otros”.

Pasadas las 6:00 de la tarde, la operación conjunta de la Fuerza Armada y la subdelegación Tumeremo del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) continuaba. Los abatidos no habían sido identificados aún. “Ellos enfrentaron a las fuerzas del orden público y fue necesario repeler el ataque”, dijo el jefe de la REDI Guayana.

 

El miedo se impone

Desde la llamada masacre de Bochinche, ocurrida el 14 de octubre en una vía cercana a la mina Corregente (en el sector Los Candados), donde fueron asesinadas siete personas, se ha mantenido la tensión en Tumeremo por los enfrentamientos armados. El lunes, un grupo de motorizados obligó a comerciantes a cerrar sus negocios, al igual que las escuelas. Este sábado, también cerraron los negocios.

Incluso, en ese ínterin, tres personas fueron asesinadas en distintos sectores en menos de un día.

Aunque familiares de los siete mineros asesinados en El Candado aseguraron que se trató de una emboscada de la guerrilla, el jefe de la REDI Guayana, Jesús Mantilla, y el director del Cicpc, Douglas Rico, desestimaron esta versión y afirmaron que se trató de enfrentamiento entre la banda de el Coporo y la del Gordo Lisandro, pran asesinado en Aragua.

La banda de Zurita Arévalo, apodado el Coporo, tiene su centro de mando en el sector La Caratica, en donde habitan los cabecillas del grupo delictivo que controla varias minas del municipio Sifontes. Fue en esa zona, donde decenas de familiares protestaron el lunes 15 de octubre para exigir la búsqueda de sus parientes en la mina Corregente, tras conocerse de la masacre de siete personas en la vía de Los Candados, a kilómetros del yacimiento aurífero.

El intercambio de disparos, contó el habitante de La Caratica, se escuchaba en el centro de Tumeremo, lo que obligó a comerciantes a mantener sus santamarías abajo. “Hay como un toque de queda. No hay nadie en la calle. Todo está cerrado”, afirmó un residente de la comunidad, pasadas las 5:00 de la tarde de este sábado.

Tanto en el centro de la localidad como en los barrios cercanos como La Caratica hay presencia militar.

Los cuerpos de los asesinados fueron trasladados en la noche del sábado a la morgue de la sede de San Félix del Cicpc.