Palestinos condenan el provocador traslado de la embajada de Brasil a Jerusalén

Foto: Twitter @AouadE

 

 

Las ciudades donde se encuentran las embajadas es una cuestión muy sensible para Israel y los palestinos.

Este país considera a Jerusalén como su capital, mientras que los palestinos aspiran a que la parte este de esta ciudad se convierta en la capital de un futuro Estado independiente.

Israel ocupa la parte este de Jerusalén desde 1967, sin contar con el reconocimiento de la comunidad internacional.

Según la ésta, el estatuto de la ciudad Santa (para el cristianismo, judaísmo e islamismo) deben ser negociado entre las autoridades israelíes y palestinas. Mientras éstas no lleguen a un acuerdo, las embajadas no deben tener sede en esta ciudad.

Sin embargo, el presidente estadounidense, Donald Trump, no respetó esta consigna en diciembre de 2017, cuando reconoció a Jerusalén como capital de Israel, una decisión que comportó que el presidente palestino, Mahmud Abbas, rompiera sus relaciones con la administración estadounidense.

La embajada de Estados Unidos fue trasladada de Tel Aviv a Jerusalén el 14 de mayo. Las autoridades de Guatemala y Paraguay dijeron que harían lo mismo, aunque los dirigentes paraguayos luego rectificaron.

“Es realmente una lástima que Brasil se haya unido a esta alianza contraria al Derecho internacional”, lamentó Ashraui.

El presidente Bolsonaro afirmó el jueves en un mensaje en Twitter: “Como lo habíamos anunciado durante la campaña, tenemos la intención de trasladar la embajada de Brasil de Tel Aviv a Jerusalén”.

“Israel es un Estado soberano y tenemos que respetarlo”, añadió.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se congratuló por esta decisión “histórica” del presidente electo de Brasil.

AFP