Militarizado Puerto Ayacucho tras asesinato de tres guardias por el Eln

Foto Correo del Caroní

 

 

Tras la emboscada de los irregulares colombianos en la comunidad indígena de Picatonal, los habitantes de Puerto Ayacucho han reportado tiroteos y detonaciones durante la noche del domingo y la madrugada del lunes, publica Correo del Caroní.

Por María Ramírez Cabello
[email protected]

La capital del estado Amazonas, Puerto Ayacucho, está militarizada desde la madrugada de este lunes tras el asesinato de tres uniformados de la Guardia Nacional a manos de irregulares colombianos, vinculados al Ejército de Liberación Nacional (ELN), en la zona indígena de Picatonal, a 15 minutos de Puerto Ayacucho, este domingo.

“Ha habido mucho silencio oficial y eso nos preocupa (…) Hay bastante presencia militar, pero no hay información precisa”, dijo la ex alcaldesa de Atures, Adriana González, tras un domingo agitado y una madrugada con detonaciones.

Fuentes de la capital de Amazonas relataron que a las cuatro de la madrugada del domingo, la Guardia Nacional capturó a Luis Felipe Ortega Bernal, alias Garganta, comandante del Frente de Guerra Oriental del ELN, junto a otros irregulares colombianos en la zona indígena de Picatonal, en el eje carretero norte que conecta a Amazonas con Bolívar y Apure.

La captura se dio entre la alcabala de Provincial y Batajola, a escasos kilómetros de la principal ciudad de Amazonas.

Los efectivos trasladan a alias Garganta a Puerto Ayacucho y piden refuerzos en Picatonal. Cuando tres convoys de la GN se trasladan a la zona, son emboscados por irregulares colombianos, que el Ejecutivo Nacional se ha negado a identificar como el ELN.

“Este infame acto surge como represalia después de la captura de nueve paramilitares colombianos a quienes se les incautaron armas de guerra y consecuentemente fueron puestos a orden del Ministerio Público”, escribió el ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, a través de su cuenta en Twitter en la noche del domingo.

En el hecho murieron los sargentos Alfredo Solano, Robert Artahona y José Martínez y resultaron heridos el teniente coronel Williams Bastidas; el capitán José García; los sargentos Carlos Rivero, Rafael Tovar, Angelo Vargas, José Tinedo, Josué Cañizalez, Cristóbal Rivero, Carle Laya y Abraham Solano, todos con heridas por arma de fuego y esquirlas.

“El Pdte y C/J @NicolasMaduro ha instruido al @ceofanb continuar su incansable esfuerzo en la expulsión de todo grupo armado que opere en territorio venezolano y garantizar la paz en todos los espacios de la República; no escatimaremos esfuerzos en esta tarea”, agregó Padrino López.

Olnar Ortiz, asesor legal de la Asociación Civil Kapé Kapé, informó que desde la emboscada han ocurrido dos episodios violentos en las cercanías de Puerto Ayacucho. El primero, alrededor de las 10:30 de la noche, cuando hubo tiroteos en Puerto Páez (Apure) y El Burro (Bolívar) entre el Ejército venezolano e irregulares colombianos.

El segundo, en la madrugada de este lunes en el 521 Batallón de Infantería de Selva G/J Rafael Urdaneta de Puerto Ayacucho, cuando presuntamente irregulares intentaron entrar al fuerte militar. Ortiz sostuvo que desde la captura, alias Garganta, quien usaba múltiple documentación emitida por institucionales venezolanas, está recluido en el Comando de Zona N° 63 de la GN.

¿Por qué la captura?

El mando del ELN, alias Garganta, contaba con una cédula venezolana que lo identificaba como Gabriel Ariza, además de licencia para conducir, carnet de circulación y carnet de la patria

 

 

Tanto en el oeste de Bolívar como en el estado Amazonas, los irregulares colombianos operaban en una especie de simbiosis con el Ejército venezolano. La presencia tanto del ELN como de disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) era un secreto a voces en esta región, sin que hasta ahora las fuerzas militares tomaran acciones para frenar su expansión en suelo venezolano.

El asesor legal de Kapé Kapé explicó que trascendió que el jefe de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI), Miguel Martínez, ordenó recientemente el desalojo de los yacimientos auríferos de Amazonas y puso el foco sobre el ELN, pese a que la mayoría de las zonas mineras están controladas por disidentes de las FARC.

“Esta operación se venía estudiando desde hace días atrás, cuentan. La pregunta es por qué atacan ahorita cuando vienen operando desde hace mucho tiempo en la zona”, dijo.

Habitantes de la zona coinciden en que el ELN opera en los municipios Atures y Autana y las fronteras del municipio Atabapo, mientras que en el resto de los municipios de Amazonas opera las FARC. La denuncia no es nueva. En su momento, el ex gobernador de Amazonas, Liborio Guarulla, exigió acción militar frente al avance de los irregulares colombianos en el estado con mayoritaria población indígena.

La incursión de irregulares ha crecido en el selvático Amazonas, frente a la mirada de las autoridades venezolanas que niegan la presencia de grupos guerrilleros en el país. Días después del más reciente hecho violento atribuido al ELN en el municipio Sifontes, al sur de Bolívar, en el que murieron siete personas, el jefe de la Región Estratégica de Defensa Integral (REDI), Jesús Mantilla, negó la presencia de guerrilla en suelo venezolano.

Incertidumbre y silencio oficial

El abogado Olnar Ortiz criticó que ninguna autoridad local ni el gobernador de Amazonas, Miguel Rodríguez, hayan realizado pronunciamientos oficiales. Este lunes, dijo, esperaban la llegada de refuerzos así como autoridades militares.