De Grazia: Maduro ha dado a la narcoguerrilla ELN las minas de oro a cambio de protección

 

En cadena nacional de radio y televisión el presidente Nicolás Maduro amenazó públicamente con «desaparecer y extinguir» al diputado Américo de Grazia y al excandidato presidencial Andrés Velásquez, ambos dirigentes del partido Causa R, por denunciar a las mafias criminales que trafican oro y diamante en el denominado Arco Minero, estado Bolívar al sur de Venezuela, apoyadas por el mandatario. Así lo reseña abc.es

En su entrevista con ABC, Américo De Grazia, nacido hace 58 años en la localidad minera de Upata, Bolívar, no tiene miedo a los riesgos que generan sus denuncias. Sus siete hijos han tenido que huir al extranjero por las amenazas y la falta de seguridad. «El régimen chavista desintegró mi familia», se lamenta el diputado, que sobrevive gracias a las remesas que le envían sus hijos porque el Gobierno dejó de pagar el salario de los parlamentarios desde hace tres años.

El Arco Minero tiene una superficie de 111.800 kilómetros cuadrados y es más grande que Portugal y Bélgica. Tiene minas a cielo abierto y en el subsuelo ricas en oro, diamante, coltán, tirio, uranio, hierro y bauxita. A partir del 2006, cuando el extinto Hugo Chávez tomó control de sus riquezas y le abrió las puertas a la guerrilla colombiana, la zona se convirtió literalmente en «la tierra de nadie, en el salvaje lejano oeste donde se impone la ley de la selva con la devastación ambiental más grande de la Amazonía», dice el diputado.

¿Qué ha producido la fiebre del oro en el Arco Minero?

Un mundo sórdido de muerte, devastación ambiental, desolación y enfermedades como la malaria, tuberculosis y el sarampión que habían sido erradicadas.

¿Quiénes controlan la zona?

Primero fue Hugo Chávez que acabó con la paz de la zona al permitir la presencia de la narcoguerrilla colombiana. Después Maduro amplió las operaciones del ELN y la disidencia de las FARC, los islamistas del hizbolá y los «pranes» (jefes delincuentes) bajo la mirada complaciente de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Ejército, que se lucran de las mafias criminales.

¿Con qué propósito?

Maduro le ha cedido territorio a la narcoguerrilla del ELN en Amazonas, Apure, Bolívar y otros estados, a cambio de protección, seguridad y custodia de sus negocios turbios. Los grupos criminales colombianos le también le han ofrecido defender su régimen en caso de una intervención militar extranjera.

¿Cómo ocurrió el ataque del colombiano ELN contra los militares venezolanos hace dos días si se toleraban bien?

La GNB había detenido a uno de los cabecillas del ELN que portaba cédula de identidad y carnet de la patria falso y los «elenos» emboscaron a los militares cerca de Puerto Ayacucho, Amazonas. Resultaron 4 soldados asesinados y 12 heridos venezolanos. Los del ELN estaban «cuidando» las minas de oro y coltán de «Nicolasito», el hijo del Presidente, en Parguaza, Amazonas.

¿Y las otras masacres?

En todo el Arco Minero han ocurrido 42 masacres desde el 2006 cuando Hugo Chávez le abrió las puertas a las mafias. Las fuerzas armadas venezolanas han sido cómplices. El 4 de marzo de 2016 marcó un hito porque aparecieron primero 17 y luego 18 mineros enterrados en una fosa común en Tumeremo, Bolívar. En el 2017 ocurrió otra matanza y hace 15 días masacraron 8 mineros.

¿Por qué Maduro se apoya en el ELN colombiano?

A Maduro le ha ido bien con el ELN porque le limpia el camino. Son más serios y confiables porque le entregan dinero seguro de la explotación del oro y otros minerales y además los narcoguerrilleros han sacado a los «garimpeiros» brasileños y acaban con los archipiélagos de los “pranes” que dejó el anterior gobernador de Bolívar, Francisco Rangel Gómez.

¿Cómo operan las mafias en las minas?

Un día de zafra puede dejar muertos. Sin un minero se pasa de la línea roja le pegan un tiro a las manos para inhabilitarlo de por vida. Y si no entrega el “impuesto” lo matan. Los “elenos” cobran el 10% de impuesto para ellos de la producción de oro y luego con el 90% restante le pagan al minero el precio que ellos decidan.

¿Y la presencia del Hizbolá?

Los musulmanes del hizbolá le responden al vicepresidente económico Tareck El Aissami. Operan en las minas Las Rositas de Angostura y el Lago de Guri donde extraen el oro y diamantes. Hay dos mezquitas en las minas. Queda a dos horas de Ciudad Piar en Bolívar.

¿Qué países hacen negocios con Maduro?

Maduro ha hecho negocios turbios del oro de empresas ficticias con Turquía, China y Rusia.

¿A falta de petróleo, cree que el oro puede mantener a Maduro en el poder?

Claro que sí. Maduro podrá tener capacidad de maniobra y control con el oro (anunció 5.000 millones de dólares) para continuar en el poder pero no podrá gobernar.

¿Cómo son las amenazas en su contra?

Primero la persecución. Los sicarios de Maduro pueden inventar accidentes de tránsito o asaltos para robar y matar a sus adversarios.