#EscombrosDeMaduro: Cauchos, baterías, servicios odontológicos, línea blanca, todo se cotiza en dólares

Foto: Referencial

 

Aunque los especialistas advierten que la dolarización en Venezuela es parcial porque los precios se expresan en dólares pero todavía no se equiparan con los de afuera, lo ciertos es que el costo de los bienes se calculan con referencia al dólar, aunque se transen en bolívares.

Por: Zulay Camacaro | Diario 2001

El economista Leonardo Buniak señaló “la economía se está transando en dólares pero todavía no está totalmente dolarizada, son cosas diferentes. Se está transando en dólares pero los precios no están dolarizados, se están expresando en dólares”.

A manera de ejemplo Buniak señaló que “algunos restaurantes están cobrando en dólares, pero un almuerzo en Venezuela en dólares no cuesta igual que un almuerzo en Miami”. Esto quiere decir que los precios no están dolarizados en el sentido que valen menos afuera.

El dólar se ha convertido en el marcador de referencia para los precios. “En el pasado reciente algunos bienes como apartamentos, vehículos y obras de arte se cotizaban en dólares, eso cambió con el proceso de hiperinflación, ahora cauchos, baterías, servicios odontológicos, línea blanca, todo se cotiza en dólares”. El economista añadió que “el proceso más grave no es que la economía se está dolarizando, sino que cada día se acerca a una plena dolarización”.

En cuanto a la inflación, Buniak indicó que “Venezuela comienza a experimentar un pernicioso proceso de hiperinflación en dólares, es decir, los dólares que tú cambiabas hoy para comprar en bolívares un producto cualquiera, hoy tienen que ser 3 veces más que lo que cambiabas hace 4 semanas para comprara la misma cantidad de bienes. Si todos los meses una persona cambiaba $30, hoy tiene que cambiar $50 para comprar los mismos bienes”.

Al respecto, el economista Asdrúbal Oliveros indicó que “desde noviembre del 2017, el mismo mes en que inició la hiperinflación, los precios de los bienes y servicios de la canasta local, agrupados bajo el INPC, han aumentado a un ritmo 10,1 veces mayor que el del precio del dólar en el mercado no oficial. Por esta razón, la vida se ha encarecido en dólares”.

Oliveros aclaró que “en noviembre de 2017 Venezuela era 7,1 veces más barata que en el período de relativa estabilidad pasado (…) Desde ese momento nada ha vuelto a ser igual. Estimamos una contracción de 23,5% de la actividad económica y una caída del salario real de 95,0% para el 2018, incluso tomando en cuenta los aumentos de salario decretados por el presidente Maduro”.

El economista Jesús Casique coincide al señalar que “el bolívar ha perdido su poder adquisitivo por la hiperinflación. En la medida que siga la monetización de la inflación, y violando el artículo 320 de la Constitución, vamos a seguir con hiperinflación. A esto se añade que el control cambiario continúa”.

Explicó que “cuando el Gobierno estableció las medidas en agosto, reconoció que había un dólar paralelo en el mercado y devaluó al tipo de cambio del paralelo, a 60. El tipo de cambio en el mercado está muy equidistante del cambio el Dicom”.

Revertir dolarización. Para revertir el proceso de dolarización Buniak indicó que “se debe fortalecer el bolívar a través del ajuste macroeconómico que le devuelva credibilidad al bolívar, eso pasa por devolverle autonomía al BCV para que no sea utilizado como mecanismo de financiamiento monetario al Gobierno y al crecimiento del gasto público”.

Jesús Casique precisó que “se debe establecer disciplina fiscal y monetaria, el Gobierno tiene la solución en sus manos, eliminar el control de cambio totalmente. Con la escasez de dólares que atraviesa el país, la demanda de divisas es muy fuerte en el mercado, eso no significa que toda la economía está dolarizada”.

Buniak dijo que el país no tiene “ninguna perspectiva de crecimiento bajo este escenario y caerá 18 puntos en 2018”.