Irse o quedarse: El dilema de Chevron en Venezuela según el WSJ

Un tanque de petróleo en la empresa conjunta Petropiar entre Chevron y la compañía petrolera estatal venezolana. CARLOS BECERRA para The Wall Street

 

Durante casi un siglo, Chevron Corp. ha resistido dictaduras, golpes de estado y campañas de nacionalización para seguir bombeando petróleo en Venezuela, publica The Wall Street Journal.

Por Kejal Vyas y Bradley Olson/The Wall Street Journal
Traducción libre del inglés por lapatilla.com

Pero recientemente, los ejecutivos de la última gran petrolera de Estados Unidos que queda en el país han debatido si podría ser el momento de salir, según personas familiarizadas con sus deliberaciones.

Por ahora, Chevron espera sobrevivir al presidente Nicolás Maduro, como lo hizo con su mentor Hugo Chávez y otros gobernantes.

“Estamos comprometidos con nuestra posición en Venezuela”, dijo Clay Neff, presidente de exploración y producción de Chevron en África y América Latina, en una entrevista el jueves después de la publicación inicial en línea de este reportaje.

El dilema de Chevron es tanto moral como comercial. El gigante con sede en California disfrutó durante mucho tiempo de estrechas relaciones con el régimen socialista que controla las mayores reservas de petróleo del mundo, y ha ganado grandes sumas de dinero en Venezuela, alrededor de $ 2.8 mil millones entre 2004 y 2014, según estimaciones de flujo de efectivo de la firma de análisis GlobalData.

La compañía sabe que una retirada podría desencadenar un colapso de las finanzas del gobierno, porque una parte significativa de sus escasas divisas provienen de operaciones conjuntas con Chevron.

Sin embargo, al permanecer en el país a medida que se profundizan las crisis económicas y humanitarias, la compañía corre el riesgo de dañar su reputación al ser vista como un apoyo a un régimen autoritario sancionado por el gobierno de los Estados Unidos. Tampoco está ganando mucho dinero aquí.

 

Una estación de servicio en Puerto Piritu, Venezuela. El gobierno proporciona gasolina casi gratis. FOTO: CARLOS BECERRA para The Wall Street Journal

 

Chevron ha tenido que aguantar muchas provocaciones en Venezuela, incluidos los pagos atrasados, solicitudes de empleados para asistir a mítines políticos y disputas sobre los préstamos que Venezuela solicitó porque no podía pagar el mantenimiento del campo petrolero. Las empresas conjuntas de Chevron con la compañía petrolera estatal están sujetas regularmente a lo que los fiscales venezolanos han calificado de sobrefacturación corrupta por parte de los proveedores. Los chanchullos, y el riesgo, que empeorará, han afectado a los ejecutivos al considerar la posición de Chevron en el país.

Cambiando fortunas

Chevron se quedó cuando Venezuela reescribió los contratos petroleros en 2006 y durante años hizo mucho dinero en el país. Eso ha cambiado.

Se ha vuelto difícil de asimilar que ha desaparecido el dinero de las operaciones de Venezuela, dicen personas familiarizadas con la compañía. Las operaciones de Chevron en Venezuela tuvieron pérdidas desde 2015 al 2017, según GlobalData, y luego obtuvieron ganancias modestas este año gracias a los precios más altos del petróleo. Los campos petroleros están envejeciendo y, a menos que se abran más reservas, el trabajo de Chevron en Venezuela se agotará en menos de cinco años, según estimaciones de GlobalData.

Un punto de inflexión para las compañías extranjeras que operan en Venezuela se produjo en 2006, cuando Chávez comenzó a nacionalizar los campos petroleros gestionados por operadores extranjeros y elevaba los impuestos.

Los contratos reescritos hicieron que Petróleos de Venezuela SA, Pdvsa, el operador y propietario mayoritario de la mayoría de los proyectos, se convirtiera en el principal de Chevron en Estados Unidos.  Los principales competidores de Chevron, Exxon Mobil Corp. y ConocoPhillips, se opusieron a los cambios, se retiraron y presentaron una demanda. Exxon aún tiene que recuperar el valor total de los miles de millones en equipos y otros activos que dejó atrás. ConocoPhillips alcanzó recientemente un acuerdo de $ 2 mil millones.

Algunas compañías petroleras europeas, como Total SA y Equinor AS A (entonces llamada Statoil), se mantuvieron pero redujeron sus inversiones.

Chevron decidió quedarse y, liderado por un carismático ejecutivo estadounidense de origen iraní llamado Ali Moshiri, formó una serie de asociaciones con Pdvsa. Moshiri, quien era el jefe de los negocios de Chevron en América Latina y África, a veces apareció en público con  Chávez, quien lo llamó “querido amigo” en una ocasión.

 

Ali Moshiri, ex jefe de negocios de Chevron en América Latina y África. FOTO: BRYAN BEDDER / GETTY IMAGES

 

Las empresas conjuntas o Joint ventures de las que Moshiri  fue pionero, se convirtieron en un modelo para empresas extranjeras que hacen negocios en Venezuela. Una empresa llamada Petropiar entre Chevron y Pdvsa es una de las cuatro empresas  entre la empresa petrolera estatal y los operadores extranjeros para combinar el crudo pesado similar al alquitrán de Venezuela con petróleo más ligero u otras sustancias para  hacerlo transportable.

Aunque la apuesta de Chevron dio sus frutos financieramente durante años, el colapso que comenzó a fines de 2014 desencadenó un círculo vicioso en el que los ingresos del gobierno cayeron y luego la producción de petróleo también lo hizo, ya que el país le dio prioridad a los pagos de la deuda sobre la fuerte reinversión que los campos petroleros necesitan para mantenerse saludables.

Desde fines de 2017, Venezuela dejó de pagar más de $ 6 mil millones en pagos de deuda, de acuerdo con Fitch Ratings, mientras que su industria petrolera ha quedado casi en ruinas por negligencia y la salida de ingenieros experimentados. La producción de petróleo se ha desplomado de 3.2 millones diarios en 2006 a 1.2 millones de barriles diarios, según la Organización de Países Exportadores de Petróleo, Opep.

Un país con vastas reservas ahora produce aproximadamente tanto petróleo como Dakota del Norte, un estado de EEUU. A medida que la producción ha disminuido y, por lo tanto, los ingresos, la crisis económica del país ha empeorado. Sin embargo, los precios del crudo suben, mientras que la producción petrolera de Venezuela continúa disminuyendo.

Menos para vender
Mientras los precios del crudo suben, la producción petrolera de Venezuela continúa cayendo.

 

Fuente Administración de Información de Energía de EEUU

 

Con las estanterías de los supermercados casi vacías y los precios en alza, dos tercios de los venezolanos reportaron haber perdido más de 11 kilos de peso en 2017, según una encuesta. La violencia es rampante, incluyendo las atrocidades que cometen la policía y los militares. Los hospitales carecen de medicamentos y agua potable, pero el gobierno rechaza la ayuda humanitaria y la califica como un caballo de Troya para la intervención extranjera.  Más de tres millones de venezolanos han huido, dejando a los que siguen enfrentándose a tasas aplastantes de asesinatos, desnutrición e hiperinflación.

Las empresas energéticas de Venezuela están bajo la presión de la expansión de las investigaciones por corrupción en los Estados Unidos y Europa.  Una investigación de  Estados Unidos, centrada en las acusaciones de sobornos por funcionarios de Pdvsa, emitió 15 sentencias de culpabilidad, incluyendo a varios altos directivos de Pdvsa.

 

Una refinería de PdVSA en el estado venezolano de Anzoátegui. FOTO: CARLOS BECERRA PARA EL WALL STREET JOURNAL

 

Una investigación en la pequeña nación europea de Andorra ha dado lugar a cargos de lavado de dinero contra 28 personas, incluidos ex viceministros venezolanos, que supuestamente recibieron 2.000 millones de dólares a través de planes de sobornos para contratos desde el 2007 hasta el 2012.

Zair Mundaray, un ex fiscal venezolano ahora en el exilio, dijo que su equipo descubrió un supuesto plan en la empresa mixta Petropiar en la que los ejecutivos de Pdvsa omitieron la licitación formal del contrato y a dedo seleccionaron a los vendedores de una amplia gama de suministros, desde equipos petroleros hasta café de la cafetería a precios exorbitantes. Las ganancias se distribuyeron entre ciertos gerentes de Petropiar, ejecutivos de Pdvsa y proveedores, según documentos de cobro.

PDVSA y el Ministerio de Información de Venezuela no respondieron llamadas y correos electrónicos detallados en busca de comentarios.

Documentos venezolanos y  facturas revisadas por The Wall Street muestran que los contratistas obtuvieron más de $ 200 millones en dos años de la empresa conjunta con márgenes tales como $ 156,000 para impresoras / copiadoras y $ 9,000 para cartuchos de inyección de tinta.

Entre los acusados está Manuel Sosa, un ex actor de telenovelas que una vez salió con una hija de Chávez, cuya compañía suministró las costosas impresoras y copiadoras.  Sosa se declaró culpable en diciembre y fue condenado a cuatro años de arresto domiciliario a cambio de su cooperación. No pudo ser contactado para hacer comentarios.

“¿Dónde estaban los controles? ¿Dónde estaba la contabilidad? ”, preguntó   Mundaray. “No hay absolutamente ninguna manera de que [Chevron] no supiera lo que estaba sucediendo”. Dijo que entregó las pruebas que reunió al Departamento de Justicia de Estados Unidos que el cual declinó hacer comentarios.

Pedro Burelli, ex miembro de la junta de Pdvsa y crítico de Maduro, dijo que Chevron “se hizo la vista gorda a lo que estaba sucediendo”.

“Cuando aceptas trabajar con un socio mayoritario que es negligente, simplemente te estás arriesgando. Usted cae más y más hondo, cuando debería estar presionando el botón rojo  para salir”, dijo Burelli.

Chevron dijo que cumple con todas las leyes aplicables donde sea que funcione y espera que sus socios también lo hagan. Dijo que no controla el proceso de adquisición en la empresa conjunta, en la que Chevron tiene una participación no operativa del 30%. En las empresas conjuntas de petróleo y gas, el operador generalmente tiene autoridad primaria sobre los costos, aunque generalmente se consulta a los socios minoritarios y suscriben ciertos acuerdos. Chevron no dijo nada sobre los documentos que se le mostraron.

La supervisión de la investigación cambió de manos justo cuando estaba cobrando fuerza. Mundaray y su equipo abandonaron Venezuela en agosto de 2017 después de que su jefe, la ex Fiscal General Luisa Ortega, criticó a Maduro por supuestos abusos contra los derechos humanos. El presidente llamó a los fiscales traidores. Un nuevo fiscal general, Tarek William Saab, proporcionó una lista de personas acusadas en la que faltaban algunos nombres de la lista de Mundaray.

Uno de los nombres faltantes fue del ex jefe de Petropiar, Francisco Velásquez, a quien los ex fiscales dijeron que fue visto derrochando dinero en un Ferrari rosado y una villa en el exclusivo complejo Casa de Campo en República Dominicana, mientras que el proyecto petrolero sufría retrasos y retrasos. No pudo ser contactado para hacer comentarios.  Tampoco el fiscal Saab respondió a las solicitudes de comentarios.

 

Despedazándose
Tanto en el ámbito económico como en el social, Venezuela enfrenta una crisis.

 

 

Fuentes: Fondo Monetario Internacional (PIB, inflación); Encuestas de Encovi (pobreza, peso, homicidio)

 

En abril, dos empleados de Chevron que trabajaban en la empresa conjunta Petropiar fueron encarcelados por la inteligencia militar venezolana cuando se negaron a firmar un contrato para el equipo de procesamiento de petróleo por un precio muy superior al valor de mercado. Los empleados fueron liberados después de seis semanas de tensas negociaciones, pero no antes de una amenaza apenas encubierta por parte de Chevron: libérelos o nos iremos, según revelaron  personas familiarizadas con la confrontación.

Chevron confirmó que dos empleados fueron arrestados en abril y liberados en junio, pero agregaron: “No tenemos más información para decir sobre este asunto”.

Un número cada vez menor de compañías extranjeras todavía están haciendo negocios con el gobierno de Maduro, que enfrenta amenazas de sanciones más estrictas por parte de Washington.  Estados Unidos ha  sancionado a docenas de venezolanos, incluido  Maduro, por acusaciones que van desde la corrupción a los abusos de los derechos humanos y el narcotráfico. Las sanciones impiden a los ciudadanos y empresas estadounidenses hacer negocios con ellos.

Maduro ha dicho que quiere que los socios petroleros extranjeros utilicen una criptomoneda llamada petro que su gobierno diseñó para evadir las sanciones de Estados Unidos. El gobierno de EEUU prohibió en marzo que los estadounidenses usen el petro.

Al permanecer en Venezuela, Chevron corre el riesgo de exponerse a sanciones legales conforme a las leyes anticorrupción de EEUU, dicen algunos analistas. Chevron dijo que “cumple con un estricto código de ética comercial según el cual la compañía cumple con todas las leyes internacionales, estadounidenses y venezolanas aplicables”.

Nicolás Maduro y y el fallecido Hugo Chávez en Puerto la Cruz, Venezuela. FOTO: CARLOS BECERRA para The Wall Street Journal

 

Las reuniones de los gerentes con el gobierno y los funcionarios de Pdvsa “cumplen con todas las leyes y regulaciones aplicables, incluidas las sanciones de Estados Unidos a Venezuela”, dijo Chevron.

Aproximadamente 700.000 barriles diarios de la producción petrolera del país provienen de joint ventures entre Pdvsa y empresas  extranjeras, dicen los consultores. Eso incluye alrededor de 200.000 a 250.000 barriles por día de Chevron.

La producción de joint ventures ha generado mucho más efectivo para el gobierno en los últimos años que el petróleo bombeado solo por Pdvsa, porque la producción de la compañía estatal se ha utilizado para pagar las deudas a aliados como China y Rusia o para ser procesada para gasolina que el gobierno suministra casi gratis. Eso significa que una retirada de Chevron tomaría una gran parte de los ingresos del gobierno.

Otra empresa extranjera, Royal Dutch Shell PLC, está sopesando la salida de la mayoría de sus operaciones restantes en Venezuela a través de la venta de su participación en una empresa conjunta, según la gente familiarizada con sus planes. Una portavoz de Shell dijo que tal acuerdo no equivaldría a una salida total, ya que la compañía está trabajando para desarrollar activos de gas venezolanos en alta mar que abastecerían a la cercana Trinidad y Tobago.

Algunos analistas creen que otras empresas occidentales que operan en Venezuela, como la francesa Total o la noruega Equinor, podrían sentirse presionados y al igual que  Shell o Chevron salir de Venezuela de forma total o parcialmente. Al mismo tiempo, según GlobalData, aquellos que se queden podrían obtener acceso a nuevos campos o renegociar contratos para obtener mejores condiciones. Compañías chinas o rusas como PAO Rosneft podrían beneficiarse de tales salidas a largo plazo, dicen los analistas.

Funcionarios de Total, Equinor y Rosneft se negaron a comentar o no respondieron a las preguntas.

Los signos de una relación problemática entre Chevron y el gobierno venezolano surgieron hace un año cuando el sucesor de Moshiri como jefe de las operaciones latinoamericanas y africanas de Chevron,  Clay Neff, se reunió con  Maduro y otros funcionarios venezolanos. Funcionarios venezolanos tomaron una foto sin el consentimiento de Chevron y la publicaron. En la sede de Chevron en San Ramon, California, creció la preocupación de que la compañía había sido engañada para aparecer en la propaganda oficialista, dijeron personas familiarizadas con el asunto.

 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, segundo desde la derecha, con el ejecutivo de Chevron, Clay Neff, segundo desde la izquierda

 

Si bien lo de la fotografía había ocurrido antes, el empeoramiento del colapso económico del país, más las sanciones de Estados Unidos, hacen que las reuniones entre Chevron y el gobierno sean más difíciles de tolerar, dijeron algunas personas. Chevron se negó a discutir la reunión de Caracas.

La cercanía de la compañía con el gobierno está generando rencor entre los trabajadores de Pdvsa, que han estado renunciando en tropel en medio de una hiperinflación que ha golpeado sus salarios al equivalente de menos de $ 10 al mes.

José Bodas, líder sindical en el oriente venezolano donde se encuentra Petropiar, dice que las fotos de autos deportivos y vacaciones europeas publicadas en las redes sociales por los gerentes enfurecen a los trabajadores que a veces carecen de botas y cascos.

“No me opongo a que las personas tengan Ferraris y mansiones, pero todo esto es corrupción”, dijo Bodas. “No me importa decirlo: si eres una multinacional que trabaja con este gobierno, eres cómplice de lo que está pasando”.

Ginette González y Samuel Rubenfeld contribuyeron a este artículo.

Escrito por Kejal Vyas /[email protected] wsj.com y Bradley Olson /[email protected]

Reportaje publicado en primera plana de la edición impresa de The Wall Street Journal del 9 de noviembre de 2018