AISLADOS Y ASUSTADOS: reflexiones de un chavista originario, por Enrique Viloria Vera

Quien vive temeroso, nunca será libre.

Horacio

 

¡Hay que ver cómo cambian las cosas! Hasta hace unos años, el chavismo era loado, alabado, envidiado, digno de ser emulado, ejemplo para el 3er Mundo… al Comandante Supremo lo recibían con honores; cierto era que el buchón librito de cheques en verdes abría de par en par las puertas a la revolución bolivariana.  

Pero ahora como estamos quebrados, más limpios que talón de lavandera, nadie nos quiere; pocos –muy pocos. Evo, Daniel y Raúl, a lo sumo -, nos apoyan en la medida en que los hediondos dólares de rigor sigan entrando en sus arcas. Y parece ser que no es sólo por esa razón bancaria: además nos acusan de haber financiado la exportación de la gloriosa revolución bolivariana, de vínculos y colaboración a los movimientos terroristas internacionales, de genocidas, y hasta nos tildan de narco – traficantes, es verdad que en nada ayuda la conducta de familiares y allegados al alto gobierno. El resultado evidente es que hemos creado una nueva forma de gobierno: La Ineptocracia corrupta.

En fin, por una u otra razón, nos dan la espalda, no nos reciben, nos aplican la ley del hielo, el fo, olemos mal, nos voltean los ojos, y nos hemos convertido en el hazmerreír del siglo XXI, hasta los conspicuos y muy decorosos reyes se exasperan de nuestro mal educado proceder, y mandan a callar al Líder de este fracasado socialismo que lentamente muere de mengua, dejando atrás cientos de miles venezolanos, desnutridos – ahora si somos casi todos escuálidos -, tiroteados, enfermos, infelices y carentes de esperanza.

Además de aislados, estamos asustados, el culillo nos corroe, el miedo cala las voluntades y las decisiones. Antes los adversarios del proceso estaban claros y no constituían reales amenazas, eran previsibles: la CIA, George W., los escuálidos, CNN, Colombia o España según la conveniencia del momento y las ganas de insultar del Comandante Supremo.

Hoy la realidad es otra, a los tradicionales e inveterados enemigos de la Revolución Bolivariana se van sumando nuevos nombres, acrónimos, siglas, que nos eran desconocidos, entre muchos otros, destacan:

– La Unión Europea

– El Grupo de Lima

– La Cruz Roja que no es roja – rojita

– CARITAS

– Brasil, Chile, Paraguay, Argentina, Perú, Ecuador

– Y la temida C.P.I. que no me atrevo a nombrar por el temor que infunde

Con Sancho Panza, los chavistas originarios y los otros, podemos decir que: el miedo tiene muchos ojos y ve las cosas debajo de la tierra, cuanto más encima del cielo.