Recrudece crisis de abastecimiento de gasolina en San Cristóbal

Nuevamente han recrudecido los problemas de abastecimiento de gasolina en la capital tachirense después de unas semanas de aparente normalización.

 

Luego de una aparente normalización en el suministro de gasolina y que apenas duró escasamente dos semanas, retornaron nuevamente las tediosas colas a las estaciones de servicio de la capital tachirense y en esta ocasión, con mayores problemas, pues los dueños de vehículos ahora ya emplean hasta cuatro horas para poder llenar el tanque de sus carros, publica La Nación.

El recrudecimiento en la venta de gasolina, que desde hace más de año venía causando contratiempos a los usuarios, tuvo hace unas dos semanas un aparente “respiro”, ya que en la mayoría de estaciones de servicio de la ciudad, desaparecieron las colas, lo cual dio una sensación de alivio para quienes debían aprovisionarse de combustible.

La aparente normalización duró muy poco, por lo que a partir del día martes y miércoles, nuevamente se formaron los entramados de colas en los puntos de abastecimiento, situación que se volvió caótica el viernes en las pocas bombas que se hallaban operativas.

Debe aclararse, que el caos para abastecerse de gasolina, aparentemente se agudizó por las pocas bombas operativas, lo que sin lugar a dudas ha causado que las colas de vehículos sean extensas y en ocasiones casi interminables.

Al igual que las colas, retornaron los ya conocidos “coleados” que cancelan entre diez y 15 mil pesos colombianos para llenar los tanques de sus carros sin realizar las colas, situación que es ya “ casi normal” en las bombas, pese a que en ellas permanecen funcionarios policiales y militares.

Al igual que el suministro de gasolina, la venta de gasoil con el cual se moviliza el transporte público, la venta del mismo es una tarea titánica, pues los choferes deben de madrugar cada día a las cuatro de la mañana y tras seis y siete horas de cola, es que logran llenar sus unidades para laborar.

Quienes laboran en el transporte público y no desean soportar las tediosas colas, deben de pagar con treinta litros de gasoil a los isleros o bomberos y estos les permiten llenar los tanques con “prioridad”.

Pese a la contingencia y caos que causa el retraso de la venta de combustibles en la capital tachirense, ninguna autoridad se ha pronunciado sobre las posibles causas que tienen en jaque a este servicio.

Pablo Eduardo Rodríguez