Regiones de la frontera urgen salida a crisis migratoria venezolana

La gente cruza la frontera colombiano-venezolana sobre el puente internacional Simón Bolívar en San Antonio del Táchira, Venezuela, 16 de mayo de 2018. Foto tomada el 16 de mayo de 2018. REUTERS / Carlos Eduardo Ramirez / Foto de archivo

 

Aunque en su mayoría, las regiones de frontera coinciden en que se ha hecho todo lo posible por atender la migración, el fenómeno va en aumento, y según se concluyó en el reciente encuentro de departamentos y municipios de frontera, organizado por la Gobernación, la dificultad crece, conforme ingresan los migrantes. Así lo reseña laopinion.com.co

“Hemos dado lo máximo y queremos ayudar al ser humano que entra”, dijo el secretario departamental de Fronteras, Juan Carlos Cortés, para quien la principal preocupación es que se concreten recursos en el plan nacional de desarrollo, que permitan aliviar las regiones.

Manuel Márquez, secretario de Gobierno del Cesar coincidió con Cortés, al decir que “se ha hecho el mayor esfuerzo” por parte del gobierno regional.

Aunque dijo que se encontró apoyo en el Gobierno Nacional, hace apenas unas semanas que se instaló la primera mesa anticontrabando, en una zona afectada tanto por la aftosa como por el tráfico de semovientes.

En Arauca, Adriana Rangel, directora de fronteras, expuso las dificultades por la falta de competitividad de un departamento, golpeado por el contrabando, y con un índice de desempleo del 23 por ciento, “que nos deja sin muchas oportunidades”.

Allí, como en Norte de Santander, alarma el aumento de matrícula, que pasó de 1.171 estudiantes venezolanos en 2017 a 2.883, en 2018, situación que afecta el suministro de la alimentación escolar, en escuelas que superaron su capacidad.

La Guajira y Vichada comparten retos con las comunidades indígenas, al igual que los demás departamentos, en los que se ha incrementado la presencia de nativos venezolanos, y un flujo migratorio constante, “sin poder verificar antecedentes ni saber quién entra al territorio”, dijo Carlos Santana, asesor de la Gobernación de Vichada.

La mayor expectativa ahora se centra en los documentos que elabora el Gobierno Nacional, entre ellos, la política migratoria y el Conpes de frontera que esta vez, se espera, sea articulado y concertado con los territorios fronterizos, para que las soluciones sean integrales, con miras a resolver problemas comunes que siguen acentuando las crisis en estas zonas.

Compromiso nacional

En desarrollo del encuentro fronterizo, que culminó la semana anterior en Villa del Rosario, Víctor Bautista, de la Dirección para el Desarrollo y la Integración Fronteriza, afirmó que el documento Conpes avanza con el trabajo de 16 ministerios que tienen por misión generar “un marco de acción estratégico”.

“A partir de su aprobación, en las próximas semanas, tendremos un plan estratégico de mediano plazo que tendrá que ir articulado con el Plan nacional de desarrollo”, dijo.

Sobre la solicitud de que la política pública tenga en cuenta a las regiones, dijo que “la instrucción es que las líneas de acción no nos las podemos imaginar desde las oficinas de planeación de los ministerios, y por eso la Dirección de fronteras de la Cancillería ha insistido en que las políticas territoriales tienen que ser diseñadas y evaluadas en los territorios”, para velar por su eficacia y pertinencia.