Fiscalía saudí pide pena de muerte para cinco acusados por asesinato de Khashoggi y exime al príncipe heredero

Jamal Khashoggi entrando al consulado saudí en Turquía el 2 de octubre de 2018. Cortesía TRT World/Handout via Reuters

 

El fiscal general saudita pidió la pena de muerte para cinco acusados en el caso del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Estambul pero eximió de toda culpa al príncipe heredero.

Según el portavoz de la fiscalía, Khashoggi, un periodista crítico con el régimen saudita, sobre todo con el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, fue asesinado el 2 de octubre tras haber sido drogado en el consulado saudita en Estambul, donde los cinco acusados lo descuartizaron.

El príncipe heredero Mohamed bin Salmán, apodado “MBS”, no estaba al tanto del caso, afirmó en respuesta a la pregunta de un periodista. El subdirector de los servicios de inteligencia, general Ahmed al Asiri, ordenó que trajeran a Khashoggi por las buenas o por las malas. Pero el jefe del equipo de “negociadores” enviados al lugar ordenó matarlo, añadió.

El fiscal general pidió a Turquía firmar un acuerdo “especial” de cooperación para la investigación sobre el asesinato.

El objetivo de este “mecanismo específico” es proporcionar a Turquía los resultados de la investigación saudita y obtener de Ankara las “pruebas y la información pertinente” que posee al respecto, dijo el fiscal, que “espera una respuesta”.

Turquía respondió diciendo que considera “insuficiente” la explicación de la fiscalía saudita e insistiendo en que todo fue premeditado.

“Todas estas medidas son ciertamente positivas, pero también insuficientes”, declaró el ministro de Relaciones Exteriores turco Mevlüt Cavusoglu. “Este asesinato, como ya dijimos, fue planificado por anticipado”, añadió, rechazando la versión de que los asesinos de Khashoggi intentaron primero traerlo de vuelta al país.

AFP