Luis Almagro en The Washington Post: La CPI debe investigar los crímenes de Maduro en Venezuela

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, REUTERS / Mary F. Calvert

 

A menudo me pregunto si sería importante para las víctimas de la dictadura de Nicolás Maduro en Venezuela si la Corte Penal Internacional no existiera. Me temo que no lo haría.

Por The Washington Post

Pero si la CPI actuara de acuerdo con su mandato, sin ceder a los compromisos y presiones políticas, podría tener un impacto positivo para los millones de personas que han huido del hambre y la enfermedad y para los que han sido objeto de persecución política y tortura en Venezuela. . Personas como Juan Requesens, elegidos para la Asamblea Nacional, arrestados y detenidos arbitrariamente, y sujetos a abusos y humillaciones. O al líder opositor Antonio Ledezma, arrestado y obligado a huir del país. O Carlos Vecchio, obligado a exiliarse en 2014.

Pero la realidad es que para las víctimas, la CPI no significa mucho. Al menos no todavía. Debemos cambiar eso. Quienes trabajamos en instituciones internacionales conocemos los desafíos burocráticos y concretos que existen para hacer cumplir la jurisdicción universal del derecho internacional de los derechos humanos. Pero debemos trabajar para hacer que las instituciones internacionales sean más relevantes para las personas, especialmente para las víctimas de actos inhumanos por los cuales se crearon estas instituciones en primer lugar.

La historia de las guerras mundiales, el genocidio y los crímenes de lesa humanidad en el siglo XX allanó el camino para la creación de un orden internacional para que los humanos puedan evitar la repetición de tales actos y llevar a los responsables de las atrocidades ante la justicia si se repiten. Pero eso no es lo que vemos hoy. Las instituciones internacionales no solo están separadas del sufrimiento sino que también parecen estar más cerca de la política y sujetas al grupo predominante, en el que operan, ya sea en La Haya o en Nueva York, y a una vida diplomática superficial en una zona de confort.

Los criterios utilizados por la CPI para tomar decisiones son cada vez más políticos. De lo contrario, frente a las verdades evidentes de los crímenes cometidos por el régimen de Maduro y la remisión del caso por seis estados, y el apoyo público posterior al proceso expresado por Francia, Costa Rica y Alemania, el tribunal tendría al menos Anunció el inicio de la investigación por ahora.

En la OEA, trabajamos incansablemente contra la ley de inercia que hemos visto una y otra vez trabajando en la comunidad internacional. El pueblo venezolano necesita ayuda del exterior y la CPI debe ser una fuerza externa que cambie la trayectoria de la dictadura venezolana. Específicamente, el fiscal Fatou Bensouda debe actuar para llevar la justicia a Venezuela. El Estatuto de Roma, del cual Venezuela es un Estado parte, otorga a la corte jurisdicción para procesar los crímenes de lesa humanidad, que incluyen tortura, asesinato, violación y desapariciones forzadas.

Se debe abrir una investigación ahora, como ocurrió en el caso del presidente sudanés Omar al-Bashir, para quien la CPI emitió dos órdenes de arresto.

Si no se ejerce ninguna fuerza externa, el status quo continuará. Y el régimen de Maduro continuará cometiendo crímenes de lesa humanidad, sometiendo a manifestantes de la oposición como Echenagusia Guzmán a descargas eléctricas, golpeándolos con palos nocturnos, patadas y puños y quemándolos con cigarrillos. Y seguirá apelmazando a jóvenes como Marco Cello, de 18 años, con gasolina, amenazando con quemarlo o fracturando el cráneo de otros como Jorge León, golpeándolo con culatas de rifle y cascos. Más peligrosamente, continuará disfrutando de la impunidad mientras el mundo permanece inactivo.

A pesar de que tenemos un régimen internacional sólido de derechos humanos, lamentablemente la justicia no se produce por defecto e inercia. La justicia debe ser buscada y perseguida con persistencia para las víctimas de la dictadura de Maduro que no pueden encontrarla por sí mismas y se las deja a su suerte. El fiscal de la CPI tiene la oportunidad de actuar de acuerdo con el derecho internacional, de hacer lo correcto y de defender a las víctimas.

Traducido a partir de The Washington Post