Albergue de venezolanos en Bogotá es una bomba de tiempo

Foto: Cortesía | El Espectador

 

Estamos cansados de los maltratos hacia la población venezolana. Nos trajeron con engaños, sin cobijas, sin comida, ni nada, nos botaron todo, aquí lo único que nos dan es solo pan al desayuno, al almuerzo y pan a la comida; no nos dejan cocinar”, aseguró a RCN uno de los más de 100 venezolanos que abandonaron el campamento humanitario en Engativá, Bogotá.

Por: Versión Final

Allí el escenario es complejo. Este lunes, tras disturbios protagonizados por quienes pernoctaban en el lugar, las autoridades policiales encontraron una veintena de armas blancas, además de marihuana y otros alucinógenos en una requisa en el albergue humanitario a donde la semana pasada fueron trasladados centenares de migrantes venezolanos que permanecían en cambuches cerca de la Terminal de Transportes, en el Salitre

Los operativos se dieron tras los enfrentamientos que se presentaron entre agentes antidisturbios de la Policía (Esmad) y algunos ciudadanos venezolanos que decidieron abandonar el campamento temporal que instaló el distrito, en la localidad de Engativá.

Según información de la administración distrital, desde el campamento, un grupo de venezolanos estaría rompiendo las cámaras de seguridad, destruyendo los baños portátiles y algunas de las carpas de migrantes y los puestos de las autoridades de salud (PMU) de alimentación y de donaciones de ropa.

Igualmente, el Distrito informó que algunos venezolanos habrían robado los alimentos de las carpas de abastecimiento, además de ingresar armas y drogas, incumpliendo las normas del manual de convivencia que firmaron al ingresar al campamento humanitario.

El hecho también ha afectado a los vecinos del sector, quienes se quejan -según ellos- por el incremento de la inseguridad en la zona.”Hemos ubicado un CAI móvil a las afueras; hemos estado haciendo verificaciones al interior y al exterior “, señaló el secretario de Seguridad de Bogotá, Jairo García.

Por estos hechos, las autoridades confirmaron que se judicializará a cuatro personas por delitos como daño en bien público y lesiones. “Hay que cumplir unas normas, unas reglas de convivencia, unas reglas penales y no vamos a permitir que en este campamento se violen estas normas. No podemos criminalizar a todos por unos pocos”, insistió el secretario de Seguridad.

La secretaria social de Bogotá, María Cristina Veléz, señaló que “desde el principio, las personas que ingresaron firmaron un manual de convivencia, que no es diferente al Código Penal colombiano. Desafortunadamente estas normas fueron rotas por algunas personas que viven dentro de este campamento; aclaramos que no son todas”.

Sin donaciones
El malestar por algunas normas como las imposibilidades de recibir donaciones y restricciones como la hora de ingreso, llevaron al límite a los venezolanos, según El Espectador. Quince venezolanos serían expulsados del país tras una reyerta que dejó un herido con arma blanca y cuatro detenidos que ya fueron judicializados. Entre los capturados se encontraría un menor de edad.

“Estábamos mejor en el campamento de antes. Allá lo teníamos todo y la gente nos podía ayudar con cositas, nos regalaban comida, ropa, lo que necesitábamos”, relató otro venezolano.

Según algunos de los que están en el lugar, los problemas se han centrado en dos aspectos. Uno es que desde que llegaron allí no han podido recibir donaciones de personas externas, mientras que al lado del Terminal eran constantes las visitas en que les llevaban ropa y comida. Por el otro están las disputas, pues sumado a las diferencias entre algunos de los migrantes, están las guerras por el poder. Al quedar todos en un mismo lugar, los liderazgos que había en el lote El Bosque han cambiado.