“¡Traidor, pagarás por lo que hiciste!”: El contenido de los escalofriantes audios del asesinato de Khashoggi

Un hombre se lamenta por un memorial improvisado hecho de velas y carteles que representan al periodista saudita Jamal Khashoggi durante una reunión frente al consulado de Arabia Saudita en Estambul, el 25 de octubre de 2018. – Jamal Khashoggi, colaborador del Washington Post, fue asesinado el 2 de octubre de 2018 después de una visita al consulado saudí en Estambul para obtener el papeleo antes de casarse con su prometida turca. (Foto por Yasin AKGUL / AFP)

 

Las grabaciones que captaron los últimos momentos con vida de Jamal Khashoggi en el consulado saudita en Estambul, claves para determinar a los autores materiales e intelectuales del brutal asesinato, comenzaron a filtrarse en la prensa turca, revelando siniestros detalles del operativo. Así lo reseña infobae.com

El columnista Çetiner Çetin, del portal Habertürk, aseguró que fue informado por fuentes de inteligencia sobre el contenido de los audios de la sede diplomática.

“¡Suelta mi brazo! ¿Qué crees que estás haciendo?”, dijo el periodista instantes después de ingresar al lugar, a donde fue instado a acudir para un trámite necesario para su matrimonio. Según explicó el reportero, fue forzado a trasladarse a un sector administrativo, en un enfrentamiento con cuatro sujetos que duró siete minutos.

Imágenes fijas tomadas de dos videos CCTV diferentes y obtenidas por fuentes de seguridad turcas afirman mostrar al periodista saudita Jamal Khashoggi cuando llega al Consulado de Arabia Saudita y otro hombre presuntamente vestido con ropa de Khashoggi mientras caminaba en Estambul, Turquía, 2 de octubre de 2018. Reuters TV / via REUTERS.

 

Ya alejado del público que realizaba trámites en el lugar, se escuchan ruidos de golpes y torturas durante otros cuatro minutos. Además de los cuatro individuos iniciales, se percibe la presencia de otros tres sujetos, entre los que se identifica a Maher Abdulaziz Mutreb, señalado como líder del escuadrón que viajó a Turquía para cometer el crimen, y a Mohammad al-Otaibi, cónsul saudita.

“¡Traidor! ¡Pagarás por lo que hiciste!”, le reclama Mutreb al reportero disidente.

La tortura continuó por otros 11 minutos. Sin embargo, luego hay un período de 75 minutos de silencio, en el que se cree que se aplicaron sistemas de interferencia de comunicaciones. Al retornar la señal, se escucha a gente subiendo y bajando escaleras, así como los trabajos para borrar las cámaras de seguridad y discos duros.

Los extractos publicados por Çetin no incluyen lo que la cadena Al Jazeera asegura que fueron las últimas palabras de Khashoggi: “Me ahogo, quítame esta bolsa de la cabeza. Soy claustrofóbico”.

Además, con Khashoggi ya muerto, se escucha otra escabrosa parte, según Habertürk. Uno de los sujetos parece quejarse de una parte importante de la misión. “Es escalofriante usar las ropas de alguien que matamos hace 20 minutos”, dice una voz, que parece ser la de Mustafa al-Modaini, quien luego salió a la calle usando las prendas del periodista, en un intento por engañar a los investigadores.

El oficial saudita se quejó además de que los zapatos eran muy pequeños para sus pies, por lo que se le permitió seguir usando sus propias zapatillas, tal como se apreció posteriormente en las cámaras de seguridad.

Khashoggi entrando al consulado de Arabia Saudí en Estambul

 

El portal Habertürk afirmó que los agentes turcos no cuentan con grabaciones del área en la que se presume que el cuerpo de Khashoggi fue desmembrado. En los allanamientos de esos ambientes, se reportó que las paredes tenían pintura fresca.

En los audios, además, se escuchan más de 10 llamadas telefónicas desde la oficina del cónsul, que los investigadores atribuyen a Mutreb y a Saud al-Qahtani, uno de los asesores más cercanos del príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

En una reciente entrevista con la BBC, el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, aseguró que el consulado saudita no fue interceptado ni espiado, pero se negó a revelar la fuente de los audios. Además, aclaró que por el momento no se estudiar hacer públicas las grabaciones, pero se reservó el derecho a tomar la decisión, “dependiendo la situación, según las novedades, bajo control del fiscal”.