El calor extremo y los fuertes vientos avivan los incendios forestales en Australia

En la imagen, bomberos y agentes del servicio rural de New South Wales rellenan los depósitos de agua para seguir trabajando en los incendios. AAP/Paul Beutel/via REUTERS

 

Los equipos de bomberos del estado norteño de Australia de Queensland enfrentaron más de un centenar de incendios forestales el domingo, cuando las temperaturas se dispararon por encima de los 40 grados centígrados en algunas zonas del estado afectadas por la sequía, reseña Reuters.

La Oficina de Meteorología (BOM, por sus siglas en inglés) dijo que el calor extremo, junto con los fuertes vientos del oeste, habían creado severas condiciones para los incendios forestales en gran parte del estado minero y agrícola que no se espera que disminuyan hasta el martes.

“Esas temperaturas realmente elevadas combinadas con los fuertes vientos es lo que está causando que el peligro de incendio aumente hoy”, dijo a Reuters Harry Clark, un responsable de la oficina meteorológica.

El meteorólogo añadió que las condiciones eran “extremadamente inusuales” para Queensland en esta época del año y que el clima desfavorable probablemente no empiece a mejorar hasta el martes.

Los incendios forestales han estado activos durante más de una semana en algunas partes del estado y los bomberos de toda Australia han sido llamados para ayudar a contener las llamas, dijo el Servicio de Bomberos y Emergencias de Queensland.

La única muerte relacionada con el fuego ocurrió la noche del viernes en la ciudad de Rolleston cuando un árbol cayó sobre un hombre de 21 años que intentaba despejar un cortafuegos.

El viceprimer ministro Michael McCormack dijo que los incendios habían destruido más de 527.000 hectáreas de terreno en todo el estado.

“Hay gente allá afuera, están agotados, están peleando la batalla por su comunidad, por sus distritos y sus vidas, y seguirán haciéndolo”, dijo McCormack a periodistas en Mackay, una ciudad a más de 900 kilómetros al norte de la capital del estado, Brisbane.

Las partes de la costa este de Australia también están siendo presas de una sequía sostenida que ha diezmado los cultivos de trigo.

La caña de azúcar es también un cultivo importante para el estado. Unas 700 hectáreas de granjas de caña de azúcar cerca de Mackay se habían quemado, pero no se esperaba que afectara la cosecha de 2018, dijo una portavoz de la Organización de Cultivadores de Caña de Queensland.

“No afectará en absoluto a la cosecha de 2018 porque las áreas afectadas se han terminado de cosechar”, dijo la portavoz a Reuters.