Gustavo Coronel: Razones para intervenir el régimen venezolano

Gustavo Coronel

¿Qué es intervenir? Doy un ejemplo. Usted va por la calle y ve a un bandido pegándole a una mujer indefensa y puede advertir que, si le continúa pegando, puede matarla. Ya le ha hecho daño suficiente como para dejarla lisiada de por vida. ¿Qué hace usted? ¿Sigue su camino, porque ese no es “su problema”? ¿O interviene para rescatar a la mujer? En el primer caso usted no podría ser castigado porque no existe la obligación legal de salvar vidas pero tendría usted todas las razones para sentirse avergonzado, porque lo que sí existe es una obligación moral, la cual es parte de la misma esencia de nuestra condición humana. Quien salva a la mujer del bandido cumple con un deber moral que es parte integral de un código de conducta solidaria que los seres humanos están obligados a cumplir.

Usted dirá que esa clase de intervención no es igual a la intervención que se discute en Venezuela. En Venezuela se está hablando de la necesidad de una intervención extranjera, habida cuenta de que el país ha estado por 20 años en manos de una pandilla de delincuentes, ladrones, asesinos, narcotraficantes y lavadores de dinero que ha arruinado a país. La mujer que es Venezuela está ya lisiada, quizás de por vida. La discusión se complica, sin embargo, porque quienes se oponen a una intervención hablan de lo negativo que sería una invasión militar estadounidense a Venezuela para sacar a la pandilla del poder. Dicen que tal intervención atentaría contra nuestra “soberanía” y que podría ser peor que lo que desea resolver. Quienes así opinan no se detienen a pensar que hay una variedad de intervenciones, que no es necesario que tal intervención sea una invasión militar estadounidense. Una intervención externa puede estar representada por una o más de las siguientes acciones:

* Un retiro de reconocimiento diplomático al régimen de Nicolás Maduro por parte de todos los países de América Latina y de Europa que así lo consideren necesario
* Una orden de las Naciones Unidas de intervenir en la crisis humanitaria venezolana, apoyada por fuerzas de seguridad internacionales
* Una intervención militar multilateral decidida a nivel de la OEA, con la participación de fuerzas de diferentes países miembros de esa organización
* Un bloqueo petrolero al régimen venezolano mientras no acceda a salir del poder y no se convoque a elecciones libres y democráticas
* La expulsión del régimen venezolano por parte de la OEA o sanciones específicas similares por parte de las Naciones Unidas
* Una condena explícita de tipo moral por parte del Papa Francisco
* Orden de captura internacional a Nicolás Maduro emitida por organizaciones de justicia internacional como la Corte Penal Internacional, por violaciones a los derechos humanos. Aunque esta orden no tenga rango policial, su aplicación dependerá de la voluntad de los estados llevarla a cabo, tal como ha sido el caso del criminal expresidente del Sudán Ali Bashir (Quien fue, por cierto, un invitado de Hugo Chávez a una Conferencia de sátrapas en la isla de Margarita).

Supongo que habrá argumentos de peso que permitan pronosticar que ninguna de estas intervenciones se concretará porque, se dirá, los países tienen intereses que proteger en Venezuela, los cuales son más importantes que una actitud ética y solidaria. Sin embargo, es difícil pensar que en el mundo no exista una masa crítica de liderazgo moral que pueda llevar a paises civilizados a tomar medidas severas en contra del régimen venezolano.

¿Cuáles serían las razones que justificarían una o más de estas posibles intervenciones? Puedo pensar en las siguientes (no en orden jerárquico):

1- La presencia en extensas porciones del territorio venezolano, de fuerzas armadas terroristas, como es el caso del Ejército de Liberación Nacional, las cuales asesinan, destruyen y extraen riqueza venezolana, todo bajo la impotencia o, peor aún, la complicidad del régimen;

2- El inmenso desastre ecológico que se lleva a cabo en la zona del llamado Arco Minero, al sur de Venezuela, denunciado por organizaciones como SOS Orinoco y otras, un desastre que no es solo venezolano sino que afecta a la humanidad entera, o ¿es que no nos queremos dar cuenta de que todos somos habitantes de un planeta donde lo que pasa en un extremo repercute en el otro?;

3- La existencia de una crisis sanitaria que se extiende ya al resto de los países andinos. El sarampión, el paludismo, la tosferina, epidemias que se habían terminado en Venezuela están de nuevo haciendo estragos entre la población debido al colapso de los controles sanitarios y del sistema de salud;

4- La presencia tutora en Venezuela del régimen cubano, el cual controla importantes sectores de la vida venezolana, afectando su soberanía y generando inestabilidad en la vida política del hemisferio;

5- La naturaleza forajida del régimen, con sus miembros del más alto nivel, presidencia, ministerios, legisladores y sus familiares involucrados en narcotráfico ;

6- El trágico éxodo de más de tres millones de venezolanos, el 10% de la población venezolana, obligado por la represión política, la inseguridad, el hambre, el desempleo, las carencias de los más elementales servicios públicos y las enfermedades, éxodo que afecta a los países de América Latina y les complica su propia seguridad interna y su estabilidad social y financiera;

7- La falta de garantías ciudadanas existente en el país, la cual ha llevado al envío a las cárceles y las torturas a muchos venezolanos, muchos de quienes tienen años encarcelados, sin juicio o sin garantías para su vida;

8- El colapso de la industria petrolera venezolana por culpa del régimen, el cual afecta al mercado petrolero internacional

9- La corrupción imperante a los más altos niveles del régimen, en la cual están involucrados contratistas gubernamentales, familiares y parásitos del régimen. No se trata de sumas modestas sino de casos en los cuales una sola persona, a lo Roberto Rincón o a lo Alejandro Andrade han sido ya convictos de robo de bienes públicos por cantidades de hasta mil millones de dólares cada uno;

10- El lavado de dinero en grandes cantidades por funcionarios y ex -funcionarios de los gobiernos de Hugo Chávez Frías y de Nicolás Maduro, involucrando entidades financieras de varios países del hemisferio occidental, Europa y Asia;

11- La naturaleza regional de la cleptocracia creada por Hugo Chávez Frías, la cual ha resultado en una red de corrupción que enlaza a líderes políticos de Venezuela, Brasil, Nicaragua, Cuba, Argentina, Uruguay, Honduras, Paraguay, Ecuador y Bolivia, para forma un club de corruptos que ha utilizado el dinero petrolero venezolano y otras fuentes de recursos en diversos países para tratar de mantenerse en el poder. Este club estuvo y está integrado por Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Diosdado cabello, de Venezuela, Lula da Silva y Dilma Roussef de Brasil, los esposos Kirchner de Argentina, los hermanos Castro de Cuba, Daniel Ortega y su esposa en Nicaragua; Evo Morales en Bolivia; Rafael Correa en Ecuador; José Mujica en Uruguay, José M. Zelaya en Honduras; Fernando Lugo en Paraguay, con cómplices de segundo nivel, por comisión u omisión, como José M. Insulza ex -OEA, Ernesto Samper, ex -UNASUR y José Luis Rodríguez Zapatero, ex -Primer Ministro de España

12- Las deudas inmensas del régimen con organizaciones y corporaciones internacionales, las cuales se estiman en unos $150.000 millones y las numerosas demandas en contra de ese régimen existentes en los tribunales internacionales, por parte de empresas cuyas propiedades e intereses se han visto confiscadas o lesionados por las abusivas actuaciones del régimen venezolano.

Muchos compatriotas piensan que una intervención foránea en Venezuela sería humillante, prefiriendo ver al país continuar su progresiva desintegración. Al pensar así, actúan como el transeúnte de nuestro ejemplo, quien ve a un bandido matar a golpes a una mujer indefensa en plena calle y pasa presuroso, no solo sin tratar de ayudarla sino oponiéndose a otros que la ayuden. Inclusive hay quienes hablan de negociar con el bandido que está asesinando a la mujer, permitiéndole irse libre con tal de que “no le siga pegando” a la desventurada. Vean, como ejemplo de esta actitud invertebrada, lo que dice Simón García en La Patilla de hoy domingo, ver:
Simón García: Asamblea, Frente y voto

“1. Abordar una negociación con Maduro para concertar medidas que frenen la crisis, restituyan derechos confiscados y diseñen una transición con gobernabilidad. 2. Darle prioridad a preparar elecciones, transparentes y competitivas, para elegir presidente de la República. 3. Definir la viabilidad y bases para conformar un gobierno de integración con el respaldo de las fuerzas actualmente enfrentadas.

¿NEGOCIAR CON MADURO GOBIERNO DE INTEGRACION QUE INCLUYA AL MADURISMO E IR A ELECCIONES BAJO EL SISTEMA ELECTORAL DE SIEMPRE?

¿HASTA CUANDO?