Trump pidió una larga pena de prisión para su exabogado Michael Cohen

Donald Trump. | Foto: MANDEL NGAN / AFP

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, pidió el lunes una larga pena de prisión para su exabogado Michael Cohen, quien admitió haber mentido al Congreso sobre la búsqueda de un negocio inmobiliario con Rusia en nombre del actual mandatario durante la campaña electoral de 2016.

Por Paul Handley / AFP 

Trump elogió por otra parte a otro exasesor, Roger Stone, por negarse a declarar en su contra en la investigación del fiscal especial Robert Mueller, que busca determinar si hubo o no colusión entre la campaña del magnare republicano y agentes rusos con el fin de perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

Trump acusó a Cohen de inventar historias sobre sus negocios con Rusia con el fin de reducir su sentencia por múltiples cargos de evasión fiscal, fraude financiero y violaciones de financiamiento de campañas, que el exasesor del mandatario reconoció en agosto en un tribunal federal de Nueva York.

La semana pasada, Cohen también admitió haber mentido en su testimonio sobre los contactos con poderosas figuras de Moscú con miras a la construcción de una Torre Trump en Moscú, que finalmente no se concretó.

Esos contactos, incluso con un alto asesor del presidente Vladimir Putin, continuaron durante la primera mitad de 2016, después de que Trump ya había conseguido la nominación republicana para competir por la presidencia, dijo Cohen. Esto contradice las afirmaciones de Trump de que no hubo trato con los rusos después de 2015.

Los abogados de Cohen pidieron el viernes que su cliente no pase más tiempo en la cárcel, destacando su cooperación con la extensa investigación de Mueller.

Trump, recién regresado de la cumbre del G20 en Buenos Aires, desató el lunes su furia sobre el tema en una salva de tuits. “¿Quiere decir que puede hacer todo lo TERRIBLE, no relacionado con Trump, las cosas que tienen que ver con el fraude, los grandes préstamos, los impuestos, etc., y no cumplir una pena de prisión prolongada?”, dijo Trump. “Mintió sobre eso y debería, en mi opinión, cumplir una pena completa”, agregó.

“Manipulación de testigos” por Twitter

Cohen, otrora uno de los asesores más cercanos al magnate inmobiliario y un alto ejecutivo de la Organización Trump, se ha convertido en un testigo clave en la pesquisa de Mueller sobre si la campaña de Trump se alió con los rusos en 2016.

Su revelación ante el tribunal de que Trump y su familia fueron informados sobre los contactos para construir una Torre Trump en Moscú ha aumentado la presión sobre el presidente estadounidense.

Trump, quien ha tildado repetidamente a la investigación de Mueller como una “ilegal caza de brujas”, acusó el lunes al fiscal especial de obligar a los testigos decir mentiras para perjudicarlo. “Bob Mueller (que es un hombre muy diferente de lo que la gente piensa) y su banda fuera de control de demócratas iracundos no quieren la verdad, solo quieren mentiras. ¡La verdad es muy mala para su misión!”, escribió Trump en Twitter.

El presidente comparó a Cohen con Stone, quien también está siendo investigado por Mueller sobre su posible papel en los vínculos con los rusos durante la campaña. En una entrevista con ABC News el domingo, Stone, un veterano consultor político republicano, negó cualquier acto inapropiado y dijo que nunca daría pruebas contra Trump, con quien ha trabajado durante cuatro décadas.

Trump afirmó en Twitter que los comentarios de Stone muestran que “no será forzado por un fiscal delincuente y fuera de control para inventar mentiras e historias sobre el ‘Presidente Trump'”. “Es bueno saber que algunas personas todavía tienen agallas”, apuntó.

Expertos jurídicos dijeron que Trump podía ser acusado de obstrucción de la justicia al usar su posición para influir en los testigos. “Esto realmente se parece a la manipulación de testigos (…) El hecho de que se haga abiertamente no es una defensa”, dijo Neal Katyal, abogado constitucional y exfiscal general interino del Departamento de Justicia.