El monstruo de Denver se inspiró en una película de Leonardo DiCaprio

Chris Watts y Leonardo DiCaprio durante su interpretación de Teddy Daniels en la película “Shutter Island”. En su papel se habría inspirado “el monstruo de Denver” para asesinar a su familia

 

 

Chris Watts no actuó por impulsos. Por el contrario. El llamado “monstruo de Denver” se sintió inspirado por una película de Leonardo DiCaprio al momento de planificar los feminicidios que conmovieron a los Estados Unidos y al mundo: el de su esposa embarazada y sus dos hijas de 4 y 3 años, publica Infobae.

El hecho se conoció en las últimas horas y fue confirmado por una de las amantes del homicida, Amanda McMahon a quien conoció por medio de la aplicación de citas Tinder. En declaraciones dadas al programa Inside Edition explicó que estuvo durante varias semanas saliendo con Watts y que en los encuentros sexuales el conocido como “el monstruo de Denver” se “transformaba” en otra persona.

Pero fue en la primera cita en la que fueron a comer tacos -tras acordar por Tinder- para conocerse un poco más en que decidieron mirar una película cuyo protagonista es Leonardo DiCaprio y director es Martin Scorsese: Shutter Island. En América Latina se la conoció como La Isla Siniestra y trata una historia que podría haber inspirado a Watts.

 

 

Leonardo DiCaprio y Michelle Williams, en una escena de “Shutter Island”

 

 

En la película rodada en 2010, DiCaprio interpreta a Teddy Daniels, un agente federal que debe investigar una isla en la que se encuentra un hospital psiquiátrico. La película, llena de intrigas, lleva a la conclusión que el propio Daniels había asesinado a su esposa luego de enterarse que ésta había asfixiado hasta la muerte a sus hijos.

Cuando Watts en un principio confiesa ante las autoridades, dice que tan sólo mató a su esposa Shannan. Justifica el crimen al afirmar que ella había asfixiado a sus hijas Bella (4 años) y Celeste (3 años). ¿Estaba Watts dando los mismos argumentos que DiCaprio interpretó en el film dirigido por Scorsese ocho años atrás? Es probable.

“La maldad que vi cuando caminaba detrás de Shanann cuando estaba ahogando a Celeste. No sabía qué hacer. No sabía qué hacer. ¡Nada de esto tenía sentido!”, dijo Watts en su primer interrogatorio cuando reconoció haber cometido el feminicidio. Luego confesaría el resto.

Durante la entrevista dada a Inside Edition, McMahon dijo que se sorprendió cuando tuvieron sexo por primera vez. “Me tomó del cuello fuertemente y me asusté”. El efímero vínculo entre ambos terminó cuando supo que Watts estaba saliendo también con una compañera de trabajo, Nichol Kessinger.

De acuerdo con los investigadores, Watts -quien confesó la autoría de los homicidios- buscaba un “nuevo comienzo” con quien era su amante más firme y a quien le había prometido una vida en conjunto: Kessinger. Y así se lo hizo saber a la mujer que mantenía oculta. Solo pedía tiempo. Una forma de terminar su matrimonio.

“El monstruo de Denver” le dijo a Kessinger que estaba en proceso de divorcio, pese a que su esposa estaba embarazada de 15 semanas. Se conocieron en junio último, cuando todo entre ellos era pasión, sexo y promesas.

Los documentos de la fiscalía indican que era tal la cercanía entre Watts y Kessinger que ella estaba ilusionada con casarse con él. Incluso, de acuerdo con la investigación policial, la joven realizó búsquedas en Google sobre vestidos de casamiento. Soñaba caminar por el pasillo de su iglesia vestida de blanco.

Las consultas eran siempre referentes a su vínculo prohibido: “El hombre con el que estoy teniendo una aventura dice que dejará a su esposa” y “casarse con su amante” eran algunas de las frases que la mujer escribía en el megabuscador urgida por consejos anónimos.

Pero también una de las búsquedas se vinculaba con algo sobre “sexo violento” que declaró McMahon. La noche anterior a los asesinatos Kessinger pasó 45 minutos googleando “cómo prepararse para el sexo anal”, “la guía de sexo anal”, y pocos minutos después comenzó a ver videos de tríos en un sitio web pornográfico. ¿Exigencias de su amante?

Los detalles de esos minutos de horror que vivieron las víctimas fueron descriptos durante el juicio a Watts. Para estrangular y asfixiar a su esposa embarazada y a sus dos hijas, el “monstruo de Denver” debe haber demorado de dos a cuatro minutos en cada una, según dijo el fiscal Michael Rourke poco antes de que Watts fuera condenado a pasar el resto de su vida en la cárcel sin derecho a libertad condicional.

Era la primera vez que las autoridades confirmaban la forma en que Watts asesinó a su esposa de 34 años y a sus hijas Bella, de cuatro, y Celeste, de tres, y también la primera vez que explicaban cómo tuvieron pruebas de lo que hizo para sacar los cadáveres de la casa después del crimen.

“Ni siquiera voy a intentar describir el horror, el dolor o el sufrimiento que el acusado les ha causado a estas familias, a esta comunidad y a todo el que ha sido parte de esta investigación”, dijo Rourke.

Watts fue sentenciado por el juez de la Corte de Distrito Marcelo Kopcow a cuatro condenas de cadena perpetua sin derecho a libertad condicional y más de medio siglo de prisión por cargos adicionales en una corte de Denver.