En este pueblo indonesio desentierran y consienten a sus muertos como si estuvieran con vida (FOTOS)

Los torajas incluso les preparan alimentos a sus difuntos. Foto: Cortesía

 

En Indonesia, en la región de Célebes habitan los torajas, una comunidad indígena que como muchas otras culturas del mundo, tiene un ritual funerario de lo más particular: los rituales funerarios son una cuestión íntima y personal, una de las ventanas más especiales en las que uno puede conocer una cultura en particular, a su gente y a las extrañas fusiones entre los rituales ancestrales y las religiones.

Por Beatriz Esquivel / Cultura Colectiva

Esto no es excepción en ninguna parte del mundo. En México tradicionalmente cada noviembre veneramos a los muertos y las familias acuden a las tumbas de sus muertos; hasta hace un par de décadas en África los fores consumían el cuerpo del fallecido junto con sus prendas, o, por ejemplo, en Manila toda una comunidad se ha juntado en sus cementerios por lo que viven entre las tumbas.

En el insólito pueblo de Célebes, es común observar cadáveres en los hogares. Foto: Cortesía

 

Tratan a los fallecidos como si solo estuvieran dormidos. Foto: Cortesía

 

Mantienen los cuerpos bajo sumo cuidado para retrasar la descomposición. Foto: Cortesía

 

En ese sentido los torajas destacan porque a diferencia de otras culturas, tienen dos rituales conectados entre sí. El ma’nene’, un segundo funeral, realizado exclusivamente en agosto, donde la gente suele exhumar los cuerpos para volver a lavarlos y embalsamarlos.

Los torajas preparan a sus muertos para un “segundo funeral”. Foto: Cortesía

 

Las posturas de los cadáveres simulan la de una persona con vida. Foto: Cortesía

 

También suelen mantener los cuerpos de sus fallecidos en sus hogares, puede ser desde meses hasta años. En ese tiempo los cuerpos son tratados con formaldehído y agua para que no se descompongan tan rápido. Entonces los familiares tratan a sus muertos como si no lo estuvieran. Se refieren a ellos como si estuviesen enfermos o dormidos; platican, les dan de comer —o comen alrededor de éstos—, incluso encienden cigarros y se los dan a fumar.

Suelen llevar los accesorios que usaban cuando estaban con vida. Foto: Cortesía

 

En algunos casos, es mejor usar protección para evitar contaminaciones. Foto: Cortesía

 

Lee el artículo completo en Cultura Colectiva