Evacuaciones en Nueva Caledonia tras fuerte sismo de magnitud 7.5

Un sismo de magnitud 7,5, seguido de múltiples réplicas, sacudió este miércoles las costas del archipiélago francés de Nueva Caledonia, en el océano Pacífico, provocando una alerta de tsunami, que luego fue levantada, y evacuaciones en una parte del litoral.

Las autoridades del territorio, así como las de la vecina Vanuatu, señalaron sin embargo que no se tiene constancia de posible daños, a pesar de que el primer temblor fue registrado a solo 10 km de profundidad.

El epicentro del terremoto, al que sucedieron al menos una decena de fuertes réplicas, se registró a unos 170 km al sudeste de las islas de la Lealtad, en el este de Nueva Caledonia.

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico (PTWC, por sus siglas en inglés) alertó de olas que podían ir hasta los 3 metros.

Eric Backès, director de los servicios de protección civil del territorio francés, explicó que se habían observado olas entre 1,50 y 2 metros en la isla de Los Pinos y en Maré, en las islas de la Lealtad, así como “movimientos anormales del mar”.

La alerta del tsunami fue levantada a media jornada. Las poblaciones de estas regiones, alertadas por las sirenas, fueron evacuadas hacia las zonas más alejadas del mar o lugares situados en altitud.

“Estaba en una reunión en el ayuntamiento y sentí un pequeño temblor y luego uno más fuerte, el edificio se movió, pero no hubo daños”, explicó a la AFP Basile Citre, consejero municipal de Maré, en el este del archipiélago.

– “Nada grave”-

“Cuando sonaron las sirenas, la población huyó hacia las zonas altas de la isla para ponerse a salvo. Por el momento no ha pasado nada grave”.

“El temblor fue largo, es la primera vez que veo que las paredes se mueven hasta ese punto, pero no hubo daños”, insistió otro vecino de la isla de Maré.

Los servicios de protección civil confirmaron que no hubo heridos ni daños.

En la vecina Vanuatu, varios habitantes corrieron a refugiarse en zonas altas. En la isla de Tanna se registraron olas de 72 cm de altura. Residentes de esta isla explicaron que los edificios temblaron y que el mar se transformó en espuma en ciertos sitios bajo el efecto del primer sismo.

Un portavoz del Observatorio de Riesgos Naturales declaró a la AFP que no se ordenó ninguna evacuación.

“No hay sirenas en Tanna pero la gente está acostumbrada a este tipo de situaciones. Tomaron precauciones y se refugiaron en las zonas altas”.

Las sucesivas réplicas alcanzaron una magnitud de 6,6, precisó el Instituto de Estudios Geológicos de Estados Unidos (USGC).

Nueva Caledonia, un territorio de 269.000 habitantes con importantes reservas de níquel, rechazó el mes pasado un referéndum de independencia, aunque los partidarios de la separación consiguieron cerca del 44% de los votos. AFP