La familia de la venezolana desaparecida en Costa Rica confirmó que fue asesinada

Carla

 

 

La familia de Carla Stefaniak, la venezolana que fue asesinada en Costa Rica, confirmó oficialmente su muerte con un mensaje en la cuenta de Facebook “Finding Carla”, que habían abierto para recabar apoyo en su búsqueda, publica Infobae.

“Alrededor ?de las 11:30PM? (…) finalmente permitieron a la familia de Carla ver el cuerpo”, escribe la familia. “El papá de Carla confirmó que el cuerpo pertenece a ella. Es ahora oficial”.

Y continúa el mensaje: “No hay palabras para expresar cuán devastados están su familia y sus amistades. Queremos que el mundo sepa que nunca olvidaremos a Carla. Nunca olvidaremos la alegría que trajo a nuestras vidas, y cuanto nos hizo reír. Siempre estaremos con ella y sabemos que siempre ella estará con nosotros. Que Dios bendiga su alma”.

 

 

El mensaje incluye una advertencia:

“¿Vamos a dejar esto así? No lo haremos. En los próximos días, publicaremos pistas digitales que han sido críticas para la investigación. Se continuarán las preguntas sobre la implicación de otros en el asesinato de Carla. Nosotros nos aseguraremos de que este caso no sea olvidado como muchos otros en Costa Rica”.

Y también agradecen la ayuda de todos los que difundieron sus mensajes mientras Carla se daba por desaparecida.

“Por ahora sepan que Carla y su familia están agradecidos por todo el apoyo que le han brindado. Por favor, únanse en nuestros rezos por Carla y por su familia”, dicen, e incluyen las etiquetas usadas en redes sociales #findingcarla #costarica

El gobierno costarricense dijo estar “impactado” por el caso, y el ministro de Comunicación, Juan Carlos Mendoza, lo calificó de feminicidio.

De acuerdo con un mensaje que publica el diario costarricense La Nación, la Fiscalía de ese país “presume que ella fue asesinada con un arma punzocortante y un cable en la misma propiedad del hotel donde se hospedaba, en Escazú, al momento del reporte de su desaparición, el 28 de noviembre”.

Una turista española y a otra mexicana ya habían corrido la misma suerte en agosto, según las declaraciones oficiales que publica el diario.