La crisis de hoy en las denuncias de hace 20 años de Hugo Chávez

 

 

La noche del 25 de marzo de 1999, Hugo Chávez cumplía 50 días en el poder. Desde el Palacio de Miraflores se dirigía al país para anunciar medidas económicas, con las que esperaba “bajarles un poco la tan pregonada angustia” a los venezolanos. Como él mismo definía en días previos, al comparar el momento versus los 20 años anteriores, las dos décadas que antecedían al inicio de su mandato habían sido más de 6 mil días de dolor y miseria, publica Correo del Caroní.

Por María Ramírez Cabello
[email protected]

Esa noche, Chávez alertaba que se había generado una matriz de opinión acerca de que su equipo no tenía programa económico y, en un intento por definir la propuesta económica de su gobierno, señalaba que la crisis que atravesaba Venezuela era “la más severa y es la más prolongada de este siglo”.

Los números no se parecían en nada a los que los venezolanos sufren 20 años después, tras su muerte en 2013 y la continuación del proyecto político por parte del sucesor, Nicolás Maduro. La inflación de enero de 1999 alcanzaba a 2,2% y la de febrero a 1,7%; el producto interno bruto retrocedía 1,4% al cierre de 1998, mientras que el desempleo rondaba el 15%.

En la actualidad, Venezuela se posiciona en los rankings mundiales no solo en inflación, sino en otros indicadores económicos. Solo en enero y febrero de 2018, la variación de precios escaló a 84,2 y 80%, respectivamente, de acuerdo con las estimaciones de la Asamblea Nacional.

“Nunca antes habíamos llegado a un déficit de casi nueve puntos del PIB. Nunca antes y con una inflación, la más alta del continente, con una recesión de veinte años, con una devaluación espantosa, con una pobreza de 85%, y todavía algunos me piden que ya yo debo comenzar a arreglar todo. Lo haremos. En el primer período la mayor parte y en el segundo, si Dios quiere y el pueblo quiere, terminaremos la faena”, prometió Chávez esa noche, en la que habló de recortes presupuestarios, venta de aviones e invitó a empresarios del mundo a invertir en el país.

Desde entonces, partiendo de un “Proyecto Nacional de Reconstrucción de Venezuela” y una mayor participación del Estado en la economía, al cumplirse 20 años del inicio de ese mandato político con el que Chávez prometió sacar a Venezuela del foso, los indicadores económicos indican que en los últimos 20 años no solo no cumplieron la promesa de sacar al país de la depresión, sino que la hundieron más en el retroceso económico.

Chávez planteaba un Programa de Transición Económica para 1999 y 2000 con cuatro frentes: finanzas públicas, producción nacional, empleo y aparato institucional; y cuatro objetivos principales: freno a la inflación, crecimiento económico, disminuir el desempleo y recuperar la gobernabilidad a través de una Ley Habilitante y la Asamblea Constituyente que promovía y que, dos décadas después, ha sido instalada nuevamente por sus discípulos.

Con lupa, repasamos junto a economistas y expertos industriales y laborales cuáles eran los indicadores para 1998 cuando Chávez fue electo presidente de la República, sus palabras de compromiso por revertir esos indicadores y la actualidad, caracterizada por la baja producción, la escasez y la hiperinflación.

* * *

“En 1998, el producto interno bruto había caído o cayó en un 20% en relación a 1978. Es decir, en veinte años en Venezuela, el producto interno ha caído casi que a razón de 1% anual y eso de manera sostenida, en promedio, es una crisis que se ha venido profundizando en todos los órdenes y en los últimos años pareciera que entró en metástasis”, Chávez, 1999

El Banco Central de Venezuela no actualiza las cifras del producto interno bruto desde 2014, cuando la economía retrocedió 3,9%. En los últimos 20 años, ha habido contracciones económicas en cinco ejercicios y crecimientos notables como el registrado en 2004 de 18,3%. Pero la opacidad oficial en la difusión de cifras ha coincidido con la más reciente crisis económica, política y social que a su vez transcurre con el cumplimiento de los 20 años del proceso revolucionario.

El economista Rafael Guzmán, diputado y presidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, resaltó que si en 1998 la crisis económica “estaba necrosada, ya acá en este tiempo es polvo”. “La caída del PIB del 2017 al 2018 fue de más del 30% y desde que entró Nicolás Maduro, es de más de 53% en cinco años”. Las estimaciones se desprenden de los cálculos del Poder Legislativo.

“Lamentablemente Hugo Chávez llegó con el discurso correcto pero sus actuaciones profundizaron la crisis, hoy existe menos PIB, está destruido el aparato productivo en el país y los niveles de seguridad no se comparan con el 98”.

* * *

“Venezuela, en estos últimos años, en cuanto a la caída del ingreso per cápita, es el décimo país en el mundo con mayor caída del ingreso per cápita. Venezuela tiene un 25%, en todo el continente americano. Sólo estamos superados en esta variable por nuestros hermanos de Haití”, Chávez, 1999

Chávez apuntaba que la caída del ingreso per cápita venezolano había sido salvaje en esos últimos años, comparado con los países africanos. Guzmán asevera que en la actualidad, el ingreso per cápita en Venezuela es el peor del continente americano. “El salario mínimo no llega ni siquiera a los 10 dólares”, dijo.

El salario mínimo en Venezuela está fijado desde diciembre de 2018 en Bs. 4.500, el equivalente a $ 8,2 al mes, de acuerdo con la cotización de la divisa extranjera de la cuenta @MonitorDolarVe para este miércoles 5 de diciembre. El ingreso mínimo legal mensual es inferior al de Haití.

* * *

“La tasa de inflación promedio desde 1980 hasta esta fecha, es una tasa de inflación que se mantiene por encima del 30% en estos últimos diecisiete años. Eso quiere decir amigos, que lo que en 1980 usted podía comprar por 100 bolívares, hoy tiene que comprarlo en 35 mil bolívares, aproximadamente”, Chávez, 1999

Las últimas cifras del Índice Nacional de Precios al Consumidor publicadas por el Banco Central de Venezuela datan de 2015, cuando la inflación se ubicó en 180,9% con picos de 315% en alimentos y bebidas no alcohólicas. Frente a la falta de medidas económicas correctivas, la inflación ha escalado. En 2017, según cálculos de la AN, la variación de precios fue de 2.616% y para este año organismos como el Fondo Monetario Internacional (FMI) han proyectado una inflación superior al millón por ciento.

“En 1996 compré mi primer carro financiado por 7.410.000 bolívares; con el bolívar fuerte -que ya no existe- equivalía a 7.410 bolívares y eso es ahora 0,7 bolívares. Con esos 0,7 bolívares, con los que compré un carro hace 20 años, hoy en día no podría comprar ni un caramelo”, dijo el diputado Rafael Guzmán, quien resaltó que la inflación descontrolada de los últimos 20 años ha generado dos procesos de reconversión monetaria inéditos en la historia de Venezuela antes de Chávez.

* * *

“Recordemos que se decía que si ganaba Hugo Chávez vendría el caos económico: hiperinflación, fuga de capitales, desastre, se anunciaba desde algunos sectores. Gracias a Dios no ha sido así y no va a ser así”, Chávez, 1999

20 años después de este discurso, Venezuela vive en hiperinflación y desastre económico. Econométrica estima que en los últimos 20 años, la inflación acumulada alcanza a 20 mil millones de puntos porcentuales.

“Del bolívar original no queda nada, llevamos dos reconversiones monetarias, seis ceros menos; con todo y eso tenemos precios cada vez más altos y quizás haga falta una nueva reconversión en 2019. Así de desastrosa ha sido la gestión del chavismo con cifras muy difíciles de manejar e imaginar. Deja lo que vivimos en los años 80 y los 90 como un juego de niños, donde la máxima inflación fue de 103% en un año”, recalcó el analista financiero y director de la firma Econométrica, Henkel García.

A su juicio, el chavismo estaba claro de sus objetivos en el mediano y largo plazo, “era imponer un régimen de control social, un régimen totalitario, no me cabe la menor duda sobre ello, todo fue medio maquillado por el boom de precios del petróleo a partir de 2003-2004, eso hizo que la herramienta de control no fuera tan férrea, sí nos llevó -incluso al mismo chavismo- a una ilusión de consumo difícil de mantener y entre 2013-2015 tomaron institucionalmente el país y empezaron a sembrar las tempestades que hoy estamos cosechando. El modelo económico venía dando tumbos desde hace tiempo, era un modelo inviable, que desincentiva la producción y acabó con buena parte de la economía nacional y que se sostenía con endeudamiento y boom de precios del petróleo”.

20 años después, García no tiene dudas de que ha sido un completo desastre, que el país está mucho peor que en 1998 producto del chavismo, en poder de compra, producción petrolera, instituciones, ánimos y hasta en el perfil poblacional. “Esa imagen de Venezuela próspera que una vez nos vendieron era ilusoria”, dijo.

* * *

“La caída de la inversión bruta fija real en porcentaje del producto interno bruto, fíjense ustedes cómo ha caído en un 20% aproximadamente, tanto la pública como la privada (…) Nosotros pudiéramos concluir que en Venezuela, prácticamente, no hay inversión, ni pública ni privada, que genere el desarrollo productivo, que pueda levantar el PIB, es necesario de manera urgente que incrementemos la inversión”, Chávez, 1999

En 1998, la inversión directa en el país cerró en 4.985 millones de dólares, según cifras oficiales del BCV. Una década después, había descendido 47%. En 2015, las últimas cifras publicadas por el ente emisor, la inversión directa era de $ 1.383 millones, un 72% de retroceso.

“Estamos sin dudas peor, en aquel entonces -en 1998- había poca inversión, hoy en día tenemos desinversión. En el sector público, la mayor cantidad de dinero se ha ido a planes sociales sin control y a la corrupción principalmente en el sector petrolero; mientras que en el sector privado las decisiones de expropiar, tomar activos sin pagar y el uso de la fuerza pública para hacer cumplir controles de precios, han generado desinversión. Esto ha hecho que el inversionista se retire del mercado como lo han hecho trasnacionales y pequeñas y medianas empresas que han desaparecido”, sostuvo el economista Fidel Hernández, presidente del Colegio de Economistas del estado Bolívar.

* * *

“Nosotros vamos a cargar un pesado fardo, de una deuda externa que pudiéramos preguntarnos hoy compatriotas, ¿Dónde está la deuda externa?, ¿Qué se hizo la deuda externa? Uno se endeuda por muchas razones, pero una deuda debe dejar como resultado el desarrollo económico, la inversión en infraestructura, pero nosotros vemos en Venezuela, más bien, un país destrozado, sin inversión, desde hace casi 20 años”, Chávez, 1999

La deuda externa de 1998, cuando Chávez gana las presidenciales, era de $ 39.911 millones. Al cierre de 2015 -últimas cifras oficiales disponibles-, la deuda escaló a $138.869 millones, un salto de 248%.

El diputado de la AN, Rafael Guzmán, detalló que en la actualidad la deuda externa supera los 180 mil millones de dólares, con la suma de que el país está en default. “Un dato importante es que en 2007, Pdvsa no tenía deuda, su deuda era cero, y desde ese año hasta ahora tenemos una deuda por encima de los 60 mil millones de dólares más la deuda comercial que debe estar por encima de los 30 mil millones. En aquel momento, Pdvsa producía y se dijo que en el 2012 iba a producir 6 millones de barriles diarios. Endeudaron Pdvsa y hoy en día la producción es de 1,1 millones b/d”.

* * *

“Es urgente que nos responda el Congreso Nacional, y otras instituciones, es necesario que todos nos recortemos los presupuestos, las asignaciones, los gastos improductivos, es urgente, el país se hunde señores del Congreso”, Chávez, 1999

En los primeros 50 días de gobierno, el Ejecutivo al mando de Chávez redujo el presupuesto en 10% a través de la Oficina Central de Presupuesto (Ocpre) y en 30% los gastos de Casa Militar. “En el Ministerio de la Secretaría de la Presidencia cientos y cientos, millones de bolívares se han ahorrado eliminando teléfonos, vehículos, gastos, y dentro de pocos días, ya he firmado el decreto elaborado por el procurador y un equipo que le está coordinando, para vender un lote grande de aviones, empezando por uno asignado al presidente de Venezuela, de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) vamos a vender esos aviones, no se justifica tanto avión en poder del Estado: 128”.
Pese al anuncio de reducción de gastos, los egresos suntuosos continuaron en las últimas dos décadas, al igual que la estructura de gobierno que se multiplicó con más ministerios, instituciones dependientes y nómina pública.

* * *

“Yo le hago un llamado entonces, a todo aquel venezolano que tenga capitales en el exterior, que considere seriamente la posibilidad de traerlos a Venezuela. Aquí no se lo vamos a expropiar es mentira eso, no es un proyecto comunista lo que está aquí en marcha, no, es mentira, sería una locura”, Chávez, 1999

“Las palabras se las llevó el viento”, indica Guzmán. Entre 2002 y 2011 fueron expropiadas 988 empresas, de acuerdo con la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria). La expropiación ha sido parte de la política de gobierno de los últimos años en todos los sectores económicos.

“Expropiaron más de tres millones de hectáreas productivas y cientos de empresas y todas están quebradas. Las tierras productivas que expropiaron no están produciendo. Importábamos el 30% de lo que nos comíamos los venezolanos y lo pagábamos con las exportaciones no tradicionales, hoy importamos más del 70% de lo que nos comemos y no hay exportaciones no tradicionales”, denunció Guzmán.

* * *

“Estamos solicitando permiso para activar y modificar la Ley del Fondo de Estabilización Macroeconómica, porque nosotros estamos tan decididos a la disciplina fiscal, amigos del mundo, empresarios de todas parte, que es algo fundamental para crear confianza”, Chávez, 1999

El economista Fidel Hernández sostuvo que si algo ha disminuido en el sector público es la confianza por las políticas erróneas y la pérdida de autonomía del Banco Central. “Al no existir un Poder Legislativo reconocido, los presupuestos son una herramienta en desuso y eso deja entrever una total indisciplina fiscal”, dijo.

* * *

“Las presiones inflacionarias, ya lo dije, se han reducido bastante, las reservas internacionales, sí, hemos perdido un pequeño nivel de reservas internacionales pero no es por ningún espanto de fuga de capitales”, Chávez, 1999

En la primera semana de diciembre de 1998, las reservas internacionales se ubicaban en $14.577 millones. 20 años después, han caído 39% a $ 8.877 millones. A juicio del parlamentario Rafael Guzmán, el problema económico recae en que “no existen las reservas internacionales, por eso que ves la devaluación permanente de la moneda y eso tiene que ver con el control de cambio”.

“La Ley del BCV del 2001 fue aplaudida por todos los sectores económicos del país, pero las modificaciones que ha sufrido hasta el presente han sido para que perdiera autonomía y el Ejecutivo tuviera más control. Hoy por hoy, el BCV perdió su autonomía, se convirtió en un cajero automático y es el gran responsable de la crisis monetaria porque emite a petición del Ejecutivo la cantidad de dinero inorgánico que este requiere”, puntualizó.

* * *

“A trabajar se ha dicho, todos, no debe haber desempleados en Venezuela, un esfuerzo gigantesco hay que hacer (…) El subempleo es casi que improductivo, la mayor parte de él y en Venezuela estamos en 50% de subempleo, más un 15% de desempleo abierto, imagínense. Como dicen en mi pueblo: ‘agarre ese trompo en la uña”, Chávez, 1999

El abogado y experto laboral, Eleuterio Benítez, manifestó que Venezuela ha escrito en las últimas décadas la hoja más negra en la historia laboral. El país no cuenta en la actualidad con los indicadores relativos al trabajo, que antes difundía el Instituto Nacional de Estadística (INE), pero la realidad habla de la pérdida del trabajo formal y el aumento de la informalidad.

“Esas referencias desaparecieron, el problema ahora es la pobreza de la clase trabajadora. Desaparecieron los beneficios, las prestaciones sociales; incluso, los tribunales laborales están paralizados porque no hay causa que defender. La situación laboral es dramática y el movimiento sindical no lo reclama en su justa dimensión. Hablan de los tabuladores, pero desde hace tiempo dieron un golpe a las convenciones colectivas, los beneficios han sido liquidados. Si a eso se añade el envío de trabajadores a El Dorado y la detención de Rubén González, secretario general de Sintraferrominera, es una situación gravísima; y no hay movimiento sindical, el sindicato es impotente para hacer cualquier reclamo y coordinar cualquier lucha”.

* * *

“Una de las causas del fracaso, en nuestro criterio, de todos los planes de ajuste anteriores que aquí se intentaron, cuántos planes se han lanzado de aquí, yo recuerdo muchos, pero una de las causas de su fracaso, en nuestro criterio, es que olvidaron y dejaron de lado al Estado. Una concepción neoliberal extrema”, Chávez, 1999

El diputado Guzmán recalcó que la política de Chávez de elevar la participación del Estado en la economía condujo a cientos de expropiaciones. “Cuando usas la herramienta de la empresa para manipular políticamente a un país, tuerces el esquema económico. Hay ejemplos exitosos de empresas públicas que funcionan, pero esa política de Chávez de participar llevó a expropiar y ¿dónde consigues ahora Harina Juana, Café Madrid o Lácteos Los Andes? Las expropió y no las pagó y eso lleva a una economía en ruinas”.

* * *

“Nosotros estamos apostando al triunfo de ese modelo privatizador de Sidor y ya tenemos acuerdos para que se recupere el sector siderúrgico que fue privatizado. No podemos apostar al fracaso porque ese es un poco el estigma que cargamos”, Chávez, 1999

Chávez apostaba al triunfo de la privatización de Sidor, pero en 2008 la reestatizó y durante la gestión privada no realizó el acompañamiento debido como miembro de la junta directiva. Tras la vuelta a manos estatales, la producción está en mínimos y será al cierre de 2018, la más baja de su historia.

“Todos apostaban a la privatización de la industria siderúrgica cuando ocurre en diciembre del 98. No se pueden negar los resultados obtenidos bajo el esquema de una Sidor privada. Fue un proceso de privatización exitoso y unos nuevos dueños que apostaron al éxito, a realizar inversiones y repotenciar estas instalaciones y lo lograron. Lo más lógico era que se continuara con el proceso privatizador del aluminio que estaba en esa dinámica”, sostuvo Alfredo Rivas Lairet, quien fue presidente de Sidor entre 1996 y 1998.

* * *

“Pero más allá de Sidor, decía que estamos revisando el caso del aluminio donde Venezuela tiene un inmenso potencial en esta área y nosotros ya estuvimos revisando varios esquemas y hace unos cinco días atrás decidimos una de las opciones: vamos a colocar para la privatización parte del Complejo del Aluminio Venezolano. Es un modelo que nos presentó el presidente de la CVG que incluye la reestructuración de todo el complejo; este modelo prevé la propiedad del Estado, mantenerla, en cuanto a la producción de bauxita y la alúmina. Vamos a colocar en el esquema de privatización a Venalum, que es parte fundamental, digamos que la nave insignia del complejo y estamos anunciándolo al mundo y vamos a diseñar un modelo de asociación estratégica para Alcasa y para Carbonorca, con transformadores nacionales o extranjeros”, Chávez, 1999

Quienes olvidaron al Chávez que simpatizó con la privatización de las empresas de Guayana, deben repasar este discurso. Rivas Lairet manifestó que durante los primeros meses del gobierno de Chávez, en 1999, trabajaron intensamente esta propuesta con Cordiplan, el Fondo de Inversiones de Venezuela y Cavsa y “con el visto bueno de Chávez” para buscar esquemas viables, luego de tres intentos de subasta que no se concretaron. “Estudiamos un modelo distinto a la venta en bloques, vendiendo Venalum y con alianzas estratégicas para Alcasa y Carbonorca. Bauxilum no se tocaba porque había ese recelo de que vender la mina era vender la tierra”.

“Quien definitivamente fue un factor influyente en plantear la negativa fue (Jorge) Giordani, quien se opuso abiertamente. Mientras la industria siderúrgica en manos privadas fue exitosa y productiva y generó beneficios a trabajadores, accionistas y al municipio, nada de esto se dio en el aluminio. Sigo pensando que el Estado debe estar ocupado en las labores propias del Estado que son gobernar y la producción en manos de lo privado. Zapatero a su zapato”, puntualizó Rivas Lairet.

* * *

“La palabra crisis se queda corta ante la magnitud de lo vivimos en Venezuela (…) Mi país, nuestro país, lo destrozaron como si hubiese habido tres guerras mundiales sobre Venezuela y ahora, algunos dicen que en 50 días Hugo Chávez es el responsable y ya fracasó porque el empleo no se ha reactivado, porque la inflación no se ha eliminado, porque no hay rumbo económico”. Lo dijo Chávez hace dos décadas, cuando no visualizaba cómo su gobierno que invitaba a una revolución podía llevar ese contexto de crisis a una dimensión desconocida. Él mismo recalcaba que la crisis tan prolongada se acercaba a la catástrofe. Y así fue.