Veraz… El viacrucis en navidad de Kamel Salame, por Robert Alvarado

 

Comenzaré este artículo con palabras del colega José Luis Centeno, tomadas del borrador de un nuevo libro que viene preparando desde la publicación de “SECUESTRO Y ANIQUILACIÓN La retaliación política de KAMEL SALAME”, (http://www.el-nacional.com/videos/sociedad/secuestro-aniquilacion-condena-sin-juicio-kamel-salame_21169) editado por Libros El Nacional en abril de 2017 y del cual soy coautor:

“Aquel domingo, 7 de diciembre de 2008, me encontré con Kamel en la Cárcel de Uribana, donde había sido recluido seis días atrás, comenzando su calvario en plena navidad. Acompañado de mi esposa lo vi contrariado en condiciones inhumanas y deplorables que de sólo recordarlas me turban el alma, no hubo palabras, tan sólo un sentido abrazo al que siguió una expresión de alegría propia de él, la misma expresión que a lo largo de 10 años siempre vi en su rostro trasmitiendo entusiasmo y optimismo a los pocos que hemos estado a su lado, día tras día, a lo largo de toda una década”.

Esta cita pone en contexto el hecho que Kamel tenga como prioridad en este momento recuperar su salud, confiado en que superará todas las dolencias que lo aquejan, adquiriendo especial significación la exigencia del deber del Estado de proveer reparación por daños a los derechos inherentes a la persona humana, que a todas luces tuvieron lugar en perjuicio de Kamel Salame durante ese calvario que comenzó por allá en la Navidad del año 2008.

Debemos entender que Kamel sufrió un progresivo deterioro en su salud debido a que los servicios de asistencia médica no se le prestaron de manera adecuada y especializada, estando sometido a un régimen de detención preventiva en condiciones deficientes y que sobrepaso los límites establecidos en la ley penal.

En consecuencia, la conducta del Estado es incompatible con otro deber, el de cooperación procesal y con el principio de buena fe que rige en el procedimiento, a la prueba me remito, en 10 AÑOS no hubo juicio, lo cual comporta un cúmulo de violaciones a los derechos humanos del procesado, Kamel Salame, imposible de soslayar.

A sabiendas de eso se hace trivial participar per secula seculorum en una parodia de proceso penal, sin hacer más nada, por esa razón cursa en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), órgano principal y autónomo de la OEA, la Petición P-207-16, porque Kamel no ha contado con una revisión judicial efectiva de su situación y a los fines de que el Estado Venezolano repare los daños materiales e inmateriales causados como consecuencia de violaciones de derechos humanos en su caso.

Dicha acción, introducida por el colega José Luis Centeno y mi persona ante la CIDH, fortalecida por la gran ONG DEFIENDE VENEZUELA, específicamente por sus directivos Génesis Dávila y Mario De Andrea, que realmente se empeñan en su trabajo, ha dado resultados tangibles: la Medida Cautelar Nro. 58-16 otorgada en abril de 2016 a Kamel y la Reunión de Trabajo de reciente realización en la sede de la OEA, en el marco de la cual se decidió la excarcelación de nuestro defendido.

A los hechos me remito: “@CIDH: valora información recibida del Estado de Venezuela sobre medida sustitutiva de libertad a favor de Kamel Salame, beneficiario de medidas cautelares otorgadas por la CIDH para proteger su vida e integridad en vista de sus condiciones de detención y situación de salud. 6:09 – 5 dic. 2018” https://twitter.com/CIDH/status/1070319348630347776?s=08

Ese fue un logro que se obtuvo gracias al apoyo incondicional y desinteresado de defensores de derechos humanos, abogados, ex presos políticos, guerreros del teclado, columnistas, periodistas, medios de comunicación, portales informativos, de muchas personas de buena voluntad que sería muy extenso nombrarlos a todos, entre ellas, Nati y Titi, las morochas de Kamel, a quien vimos crecer y llegar a la mayoría de edad durante la década que culmina.

Para culminar, hago mía una opinión de la ex presa política Araminta González a propósito de la excarcelación de Kamel:

“Es q aun fuera de prisión te llevas contigo toda una carga de años, de vivencias de historias q no te pertenecen y no sabes cómo manejar tan horrenda información, aun lucho por expresar todo lo q vi, oí, sentí y viví. Lo más importante es q un día, vas a levantarte y volver a escuchar tu música y ver el brillo de los colores, y dígale a Don Kamel, q tiene una sabiduría q solo esos años en cautiverio le pudieron proporcionar, q no luche por ser el de antes, (no podrá nunca ser igual) q se acepte y reconozca su nuevo yo, q está naciendo nuevamente y paciencia (q es normal sentir odio, es normal llorar por todo lo pasado, lo presente y lo q pudo ser, es normal la culpa, es normal querer volver a luchar, es normal el miedo a volver a caer preso y es normal buscar seguridad y calidad de vida, cualquier emoción, negativa o positiva, es normal) me costó dos años encontrar esta paz, aun no manejo bien la parte del odio, sigo trabajando en ello, pero si se puede continuar. Claro no hay punto de comparación entre 10 y casi 3 años. Pero las emociones son las mismas.”

Efectos psicológicos, mentales, personales y de salud que las situaciones vividas durante su encarcelamiento han tenido sobre Kamel Salame seguirán latentes, aunado a dificultades socio-emocionales que experimentará a causa de ello. Habiendo superado 10 años de prisión, no dudo que superará también en nuestra compañía este escenario poco halagador, porque como dije la semana pasada, “La Lucha sigue con Kamel Salame”.

Cualquier información o sugerencia por [email protected] [email protected] [email protected] [email protected] o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna y otras cosas más por la señal en vivo de RCTV INTERNACIONAL en mí página Web: www.robertveraz.galeon.com Ahora mi columna se traduce en Inglés http://robertveraz.galeon.com/aficiones2595740.html y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a VENEZUELA!