El pesebre más grande del mundo tiene 20 mil piezas (fotos)

Recorrer con la mirada -sin prisa alguna y buscando el detalle- los episodios bíblicos más importantes que marcaron la vida de Jesús, es lo que invita y propone el Belén Bíblico de Jerez de los Caballeros (Badajoz) que, con 20.000 piezas y sobre una superficie de 450 metros cuadrados, es el belén “más grande del mundo”. EFE/ Jero Morales

 

 

Unas 20.000 piezas y diecisiete escenas bíblicas sobre 450 metros cuadrados conforman el pesebre que presume ser el mayor del mundo, y que aúna “la cultura y tradición” de los belenes con la vertiente histórica.

El Belén Bíblico y Monumental de Santa Ángela de Jerez de los Caballeros (en la región de Extremadura, suroeste) respeta los detalles de las escenas narradas por la Biblia y realiza un recorrido geográfico por los lugares descritos.

Para ello, se recogen detalles de la vida cotidiana de aquella época, gente que trabajaba en sus ocupaciones y oficios diarios mientras ocurrían unos hechos “a los que la mayoría de la población era ajena”, explica Juan Izaguirre, portavoz de la asociación que cada año monta el belén.

Se pretende que el visitante pueda ver este belén bíblico “como un libro de historia”, ya que “es cristianismo, pero también cultura y arte”, con el que reflejar las distintas tradiciones y costumbres en cada una de las poblaciones, añade.

 

Recorrer con la mirada -sin prisa alguna y buscando el detalle- los episodios bíblicos más importantes que marcaron la vida de Jesús, es lo que invita y propone el Belén Bíblico de Jerez de los Caballeros (Badajoz) que, con 20.000 piezas y sobre una superficie de 450 metros cuadrados, es el belén “más grande del mundo”. EFE/ Jero Morales

 

Así, se puede contemplar la parte hebrea, con Belén, Jerusalén o Nazaret, y con una forma de vida más humilde, con el ganado como principal recurso.

Por otra parte está la civilización egipcia, exponente de más opulencia y riqueza, yo el puerto de Alejandría, con sus grandes barcos y constante trasiego de mercancías, que da idea de su potencia comercial.

Todas las construcciones están realizadas de forma artesanal en madera, intentando ser lo más fiel a la época, pero destacan elementos y piezas hechos con pasta de porcelana y pintados a mano, como flores de almendro, igual alfombras hechas a ganchillo, mesas y comederos y suelos tallados u hojas de palmera.

El montaje del belén se inicia en agosto, aunque en febrero ya se abordan posibles cambios y nuevas incorporaciones. La visita es gratuita, pero los visitantes pueden aportar donativos que se destinan a proyectos de interés social.

El pasado año más de 35.000 personas visitaron el belén, que estará abierto hasta el próximo 7 en enero, y al que se acercan no solo vecinos de las poblaciones de la comarca, sino también llegados de otras provincias españolas e incluso turistas extranjeros.

 

EFE