Al Qaeda dice que los chalecos amarillos desenmascaran al “odioso” Gobierno francés

Un manifestante usando un chaleco amarillo, el símbolo de la protesta de los conductores franceses contra los altos precios del combustible diesel, sostiene una bandera en la autopista A2 París-Bruselas, en Fontaine-Notre-Dame, Francia. 4 de diciembre de 2018. REUTERS/Pascal Rossignol

 

La organización terrorista Al Qaeda ha emitido un comunicado con su particular análisis del movimiento de los “chalecos amarillos” en Francia, en el que asegura que esas manifestaciones “desvelan el carácter odioso del Gobierno francés, un gobierno de ricos estafadores”.

En un comunicado emitido ayer en tres lenguas (incluido el francés) por su productora habitual “Al Andalus”, Al Qaeda parece justificar el movimiento que en el último mes ha tomado en varias ocasiones las calles del país galo en protesta por la carestía de vida y la degradación de las condiciones sociales.

Para Al Qaeda, el Ejecutivo de Emmanuel Macron, y los otros que le han precedido en Francia, han ignorado “los crímenes sucesivos de sus políticas contra las poblaciones débiles, y a su cabeza las poblaciones africanas colonizadas”.

Así, Al Qaeda vincula el empobrecimiento del pueblo francés con los enormes gastos que su gobierno realiza en defensa para “financiar sus guerras inacabables (en África) mientras extraen sus magros ingresos, cuyo valor disminuye día tras día”.

Según Al Qaeda, el pueblo francés debería presionar contra las operaciones francesas en África, principalmente en los países del Sahel (donde está desplegada una fuerza francesa para combatir al yihadismo), y pone en esto como ejemplo lo sucedido en España en 2004.

“Ahí tenéis en el pueblo español un ejemplo a seguir: hace catorce años, se levantó, se manifestó, derrocó a su gobierno y le obligó a salir de Irak”, señala el comunicado, que anima a los franceses a hacer lo mismo y forzar la salida de sus tropas de África.

“Y así, los impuestos que pagáis servirán para mejorar vuestro nivel de vida, en lugar de gastarse para dominar a otros pueblos”, sostiene el comunicado.

EFE