La demanda que inició J.K. Rowling contra una de sus ex empleadas por supuesto robo

La escritora británica Joanne Kathleen Rowling, autora de la célebre serie de libros sobre Harry Potter. Foto: EFE/Vadim Ghirda, 26/01/2006, BUCAREST (RUMANIA).

 

La autora de la saga de “Harry Potter”, J.K. Rowling, demandó a su ex asistente personal, Amanda Donaldson, por presuntamente haberse apropiado dinero y hacer compras que no estaban autorizadas.

Por Infobae

En noviembre se anunció, mediante una portavoz, que la escritora interpuso una demanda ante la justicia de Escocia bajo su nombre de casada, Joanne Murray, para recuperar su dinero. Aunque ya había despedido a Donaldson desde 2017 por supuestamente llevarse mercancía de “Harry Potter” con valor de USD 24.000.

La escritora acusó ante la ley a su ex asistente de gastar USD 3.500 en una tienda de productos de belleza, USD 2.100 en una tarjeta de regalo de un establecimiento de obsequios y souvenirs y USD 1.800 en café de Starbucks.

La ex asistente personal de Rowling, Amanda Donaldson. Foto: Cortesía.

 

En la Corte del Sheriff de Airdrie en Escocia, Donaldson declaró que su ex jefa “podía ser realmente generosa”, pero nunca daba instrucciones específicas para el uso de la tarjeta de crédito de la compañía.

Alegó que la escritora es “inaccesible. La gente en la oficina preguntaba si ella estaba de buen humor, de forma aterrorizada”.

Insistió en que los gastos de los que se le acusa eran para comprar café y pasteles para reuniones de negocios y para los empleados, a petición de Rowling.

Aunque explicó que en ocasiones ella decidía qué comprar, dada la orden de no molestar a la escritora cuando estaba ocupada. “Tenía entendido que tomaría decisiones y luego le diría lo que había hecho. Nunca se me dijo lo contrario”.

Según los documentos de la Corte a los que el diario británico The Sun tuvo acceso, los gastos excesivos en las cuentas de Rowling fueron descubiertos por su esposo Neil Murray.

En una audiencia previa, el esposo de Rowling describió a la ex asistente como una “mentirosa y la acusó directamente de robar la mercancía de “Harry Potter” que había sido destinada a niños enfermos.

J.K. Rowling busca el reparo del daño, pero su ex asistente insistió ante la corte:“Realmente respetaba mi trabajo y nunca hubiera soñado con hacer algo así. Estoy muy ofendida y herida”. El caso sigue ante los tribunales.