Pertinencia de un debate por @lmesculpi

Tengo una impresión que puede parecer extraña, por las distintas versiones que circulan a través de algunos de los medios digitales y por la polémica existente en las redes sociales. Pienso que las divergencias entre loa líderes de los principales partidos de la oposición, no es que no existan como es lógico y natural, sino que son mucho menores de lo proyectado en esos medios y por las redes. Por supuesto las decenas de laboratorios oficialistas potencian las divergencias que aparecen, las magnifican y trasmiten como posiciones insalvables.
>>> Si se trata de alcanzar una aspiración muy noble, pero poco realizable en el actual contexto como es lograr la unidad global de todo el universo opositor, hoy por hoy pareciera improbable, solo sería posible en una coyuntura en la que se visualizará la inmediatez y eminencia del cambio.

No se ha valorado en su justa dimensión los recientes eventos del Frente Amplio, desde la realización de veinticuatro congresos regionales, con la participación de más de una decena de miles de participantes, hasta su exitosa culminación en el magnífico acto realizado en el Aula Magna de la Universidad Central.
>>> En la clausura del Congreso estuvieron presentes los dirigentes de los partidos principales, más de una treintena de los diputados de la Asamblea Nacional, representaciones de las iglesias, las Universidades y las Academias, dirigentes sindicales y empresariales y múltiples representantes de organizaciones de la sociedad civil. Si algo se aproxima a la tan pregonada “unidad superior” es justamente, la diversidad reflejada en el Frente.

El ruido causado por una polémica a esta altura innecesaria,por las vías mencionadas al principio de este artículo, ha opacado la trascendencia del esfuerzo realizado para reconstituir una plataforma opositora. Convertir el centro del debate en el campo opositor, la participación o no en los procesos electorales más recientes, no pareciera ser lo más pertinente, menos aún, si los partidarios de una u otra forma se atrincheran en sus posturas, convirtiendo en una razón de principios demostrar lo equivocado de la posición que no se compartió.

Es una realidad innegable que la abstención en las dos ultimas elecciones, no se produjo porque los electores obedecieron al llamado de las organizaciones políticas que optaron por esa opción, lo que hicieron esos partidos fue reconocer el ambiente existente y surfear sobre esa ola.

Es también cierto que la sociedad venezolana ha perdido la confianza en el voto como instrumento de cambio, existe justificada desconfianza en la estructura electoral del CNE, es indubitable la actuación del gobierno para favorecer la abstención en el campo opositor. Un dato muy importante es que en las elecciones municipales la abstención oficialista fue bastante significativa, le explicación lógica es el malestar existente en ese territorio con la pésima gestión del gobierno.

Rescatar la confianza en la potencialidad del voto para dirimir los conflictos por vía democrática y pacífica no es una tarea imposible, ni se trata de lograr todas y cada una de las condiciones óptimas o ideales, para que el electorado hoy decepcionado y escéptico se anime a participar, pero es factible conquistar condiciones muy superiores a la de los procesos más recientes.

Recordemos que de acuerdo al calendario formal el próximo proceso electoral será en el 2020 para elegir diputados a la AN, cuando sostengo que el debate a esta altura es innecesario, lo hago pensando que una elección antes de esa fecha, solo la posibilitaría el que la presión internacional y nacional; más la de factores en el seno del oficialismo obligaran al gobierno a negociar una salida que pase por la celebración de unos comicios adelantados. De presentarse esa posibilidad por supuesto que las condiciones de participación serían muy distintas, porque ellas constituirían un elemento esencial de esa supuesta negociación. Así el debate sería totalmente pertinente.