El curioso motivo por el que la Princesa Leonor lleva pendientes y la Infanta Sofía no

a Princesa Leonor, de trece años, y la Infanta Sofía, de once, cada vez están más presentes. Los Reyes han acelerado este último año la incorporación de su primogénita a la actividad institucional para que conozca la importancia de su papel como Heredera de la Corona. El primer paso tuvo lugar cuando Leonor cumplió doce años y el Palacio de La Zarzuela difundió su primera fotografía oficial. Tres meses después, Don Felipe le impuso el Toisón de Oro, y el pasado 8 de septiembre, la Princesa de Asturias realizó su primera visita oficial al Principado y visitó el Santuario de Covadonga. Así lo reseña abc.es

Desde que la Princesa de Asturias pronunciase sus primeras palabras en público el pasado 1 de noviembre en un acto para defender la Monarquía y la Constitución, las hermanas se han dejado ver en más de una ocasión, por ejemplo con motivo del acto conmemorativo de la Constitución que se celebró en el Congreso de los Diputados o las fiestas navideñas.

La Reina Letizia siempre está muy pendiente de sus hijas. Como cualquier madre, es ella quien elige qué ropa llevan las niñas en cada ocasión. Sin embargo hay una tradición en la que la Reina no puede influir y es que, a diferencia de la mayoría de las niñas que se les agujerea las orejas a los pocos días de nacer, en las pequeñas nacidas dentro de las familias reales europeas son ellas las que eligen cuándo dar este paso por sí mismas. Así, la Princesa Leonor decidió lucir sus primeros pendientes en 2012, cuando tenía siete años, mientras que la Infanta Sofía sigue sin decidirse a perforarse las orejas.

Una importante decisión que también tomó la hija del Príncipe Haakon y Mette-Marit, Ingrid Alexandra de Noruega, quien lució sus primeros pendientes cuando tenía nueve años. También Isabella de Dinamarca se perforó las orejas a finales de 2016 aunque, al igual que la Princesa Leonor, no suele llevar pendientes. Otras muchas siguen los pasos de la Infanta Sofía y se resisten a pasar por la aguja. Es el ejemplo de Amalia, Alexia y Ariane de Holanda, Josephine de Dinamarca, Amalia de Luxemburgo, Estelle y Leonore de Suecia o Charlotte de Cambridge.