Griselda Reyes: Basta de ambigüedades

El país nos está reclamando acciones contundentes que representen una salida definitiva. Ya no hay más tiempo para los dobles discursos, las agendas ocultas o los intereses personales, es ahora o nunca , se nos agotó la espera, es hora de ver quién es quién. Venezuela no aguanta más. Su gente profesional, su mano de obra, su juventud, sus pequeños y medianos empresarios, comerciantes, intelectuales , artistas están abandonando el país en búsqueda de otra tierra que les brinde libertad democracia.

Es el momento de la definición. Estar o no estar dispuesto hacer los sacrificios que exige la nación.

Dar la cara, presentarle al país propuestas contundentes y reales sin que represente castigar más a los ciudadanos con una carga impositiva que no es la solución a los miles de problemas que confronta el venezolano. El ajuste del precio de la gasolina como fin de la crisis económica, es otra mentira del Gobierno quién permanentemente encuentra una excusa para tapar su incompetencia en la administración de Políticas económicas viables y necesarias para salir de la peor de las crisis económicas que ha vivido nuestro país. El gobierno debe renunciar a privilegios, hacer el recorte burocrático , castigar la galopante corrupción dentro de la Administración Pública y no seguir sacrificando al pueblo. Ya le gritaron que “ser rico es malo” ya le gritaron “que quieren mantenerlos en la pobreza para que no se vuelvan escuálidos” y ya le gritaron “Y va caer, este gobierno va a caer” pero no pasa nada, es la hora para otros actores, el país lo reclama, los ciudadanos lo exigen.

Nosotros en Acción Ciudadana En Positivo estamos haciendo nuestra tarea, estudiando todos los escenarios posibles, buscando las mejores alternativas para que a los más vulnerables no se les castigue más por su error de dejarse llevar por el populismo salvaje y devorador de esperanza. En ACEP, estamos escuchando a la gente, haciendo centros de atención al ciudadano donde sean ellos quienes desde su realidad nos nutran con valiosa información a la cual le estamos dando el tratamiento apropiado para luego convertirlas en alternativas de país. No es una tarea mezquina de algunos quienes desde sus perspectivas marcan una ruta, No acá estamos construyendo una propuesta clara, concisa y verdadera dónde los estudiosos edifican el criterio y los ciudadanos contribuyen con sus realidades, para hacer esa sinergia que permita edificar una nueva Nación.

Queremos romper con 40 años de vida republicana, a la cual desde nuestra óptica consideramos han sido los años más fraudulentos que ha vivido Venezuela, donde la espera del mesías marcó la pauta.

Es hora, se acabaron las ambigüedades, toca dar la cara al país, se agotó la espera, ya la madre no tiene como más ocultar su angustia para cubrir la mesa de la casa, ya el padre no puede esperar para comer de último y así sus hijos no vean lo que deja de comer por cumplir su misión de vida que le exige cumplir con su hogar, se acabó los enormes avisos de cifras maquilladas que pretenden hacernos ver como si fuéramos estúpidos y no viéramos el contrate de la realidad que viven los venezolanos, se agotó el “Este año será el de la producción” porque eso nunca llegará. Esta nación merece respeto, y exige que tanto unos como otros se quiten y dejen que emerja esa NUEVA Venezuela, productiva y próspera, enmarcada en principios y valores. Ya no queremos la del pasado, que nos merecemos la que vendrá, la que aprendió la lección, la que vivió tanto tiempo en la oscuridad de las tinieblas y está esperando una oportunidad para escaparse de sus captores, se agotó la Venezuela sumisa, ahora viene la reivindicación, pero con pureza en las entrañas, esa que no volteará a mirar porque estará concentrada en crecer y desarrollarse convertirse en un país de verdad.

@Griseldareyesq