Asesinan a un activista de derechos humanos en el sur de México

Sinar Corzo Esquinca era reconocido y apreciado por los habitantes de su localidad. Foto: Cortesía (vía Twitter @inforadiologico)

 

Un activista local de derechos humanos fue asesinado a tiros en el estado de Chiapas, en el sur de México, informaron este viernes autoridades locales.

Sinar Corzo Esquinca, luchador social originario del municipio de Arriaga, en la costa oeste de Chiapas, fue asesinado la noche del jueves a solo 30 metros de su domicilio, en el centro de dicha localidad, informó la fiscalía estatal.

El homicidio ocurrió aproximadamente a las 21H40 (03H40 GMT del viernes), cuando un hombre a bordo de una motocicleta accionó su arma de fuego contra Corzo, quien perdió la vida en el lugar de los hechos, detalló la autoridad.

El gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón, expresó sus condolencias a través de su cuenta de Twitter y aseguró que el asesinato de Corzo “no quedará impune” y que “se hará justicia”.

Corzo era un personaje reconocido y apreciado por los habitantes de su localidad, según constató la AFP.

Era miembro de la organización local Comité Ciudadano de Defensa de los Derechos Humanos Coloso de Piedra, y acompañó diversas protestas de comerciantes y pescadores en Arriaga.

En distintas ocasiones, el activista denunció haber recibido amenazas de muerte, pese a lo cual no era beneficiario del programa de protección a defensores de derechos humanos del gobierno mexicano.

La autónoma Comisión Nacional de Derechos Humanos de México (CNDH, ombudsman) condenó el crimen al tiempo que solicitó a las autoridades estatales implementar medidas cautelares para proteger a los familiares de Corzo y a los miembros de su organización.

Detalló además que en el 2015 emitió una recomendación al gobierno de Chiapas debido a violaciones contra los derechos a la libertad, defensa y seguridad de Corzo y otra persona más.

“Por ello, este organismo hace un llamado a las autoridades del Estado de Chiapas a esclarecer el crimen, dar con los responsables y llevarlos ante la justicia para que no haya impunidad”, agregó la CNDH.

Desde 2006, 41 defensores de derechos humanos han sido asesinados en México, según cifras del ombudsman nacional.

AFP