¡Pésima idea! Intentó robar a esta hermosa luchadora de UFC y quedó con el rostro destrozado (Fotos)

La luchadora brasileña supo cómo reaccionar y salir ilesa al momento de un robo a mano armada. Foto: vía Intagram (@polyanaviana)

 

“No intentes hacer nada porque estoy armado”, fue lo último que dijo el ladrón cuando se colocó junto a Polyana Viana y le mostró su revolver. Segundos después, estaba en el suelo con el rostro ensangrentado y ya era imposible que escape.

Infobae

La luchadora de UFC brasileña lleva dos combates en la compañía que preside Dana White, quien publicó la imagen del asaltante tras la golpiza y acumula un triunfo por sumisión y una derrota por decisión unánime de los jueces.

 

Se sentó al lado mío y me preguntó qué hora era, pero cuando se la dije me dí cuenta que no pensaba irse. Así que atiné a guardar mi celular cuando dijo: ‘Dame el celular, no intentes hacer nada porque estoy armado'”, relató Viana sobre el hecho que ocurrió el sábado en Río de Janeiro cuando aguardaba por un Uber.

Foto: vía Twitter (@Haceinstantes)
Así quedó el ladrón. Foto: Cortesía (Clarín).

 

En las declaraciones citadas por el sitio MMAmania, la luchadora de 26 años explicó: “Luego puso su mano sobre una pistola, pero me di cuenta de que (su mano) era demasiado suave”.

“Estaba muy cerca de mí. Así que pensé: ‘Si es un arma, no tendrá tiempo de sacarla’. Así que me levanté. Tiré dos golpes y una patada. Cayó, luego lo atrapé con una toma. Después lo senté en el mismo lugar donde estábamos antes y le dije: ‘Ahora esperaremos a la policía'”, contó.

View this post on Instagram

👊💥

A post shared by Polyana Viana (Dama de Ferro) (@polyanaviana) on

View this post on Instagram

#ufc224 ❤️ @ufc_brasil @ufc

A post shared by Polyana Viana (Dama de Ferro) (@polyanaviana) on

 

Viana, quien se dedica a las artes marciales mixtas desde 2013 reveló que cuando pudo reducir a su asaltante, éste le pidió que lo dejara ir: “Sólo te estaba pidiendo la hora”.

Esta no es la primera vez que la brasileña evita un robo. Hace años, cuando vivía en Belem, pudo detener a dos hombres a bordo de una motocicleta que intentaron robarle su celular.