Jesús Alfonso Sánchez: La crisis recurrente termina en anarquía

La Republica de Venezuela sufre una crisis humanitaria, política, social, económica y de valores humanos como nunca antes y se la juega en medio de la mayor incertidumbre en estas horas de zozobra política de lo que pueda acontecer el día 10E con la juramentación fraudulenta de Nicolás Maduro ante el ilegitimo TSJ para un nuevo periodo constitucional sustentado bajo el expediente electoral- delictual validado por el cuestionado CNE quien actúa bajo ordenes precisas del Poder Ejecutivo, y  lo proclamo sin titubeos presidente reelecto. De inmediato hubo la reacción esperada de muchas naciones democráticas del mundo globalizado que calificaron el proceso electoral  de espurio e inconstitucional por cuanto se violó la vigente Constitución nacional que fija el termino del mandato presidencial y la respectiva elecciones presidenciales para el mes de diciembre como termino del respectivo periodo constitucional de 6 años, y sin poder adelantar o posponer la fecha  a elecciones presidenciales sin previa discusión y aprobación de la Asamblea Nacional a solicitud del Poder Electoral con la debida exposición de motivos del asunto planteado.

En esta hora menguada la población venezolana sometida, abandonada a la buena de Dios vive la confrontación por el poder político entre oposición virtual y un gobierno totalitario que según la praxis es una pelea o lucha desigual por cuanto prevalece las dadivas y negocios de tarifados sin escrúpulos que están en nominas de enchufados y del narcotráfico que produce asco, repugnancia; colaboran a sostener la dictadura criminal de Maduro con el militarismocubano que subyuga a nuestra indefensa nación que añora a cada instante acabar con esta tiranía criminal que se ha convertido en un cáncer, enfermedad crónica, agónica sin remedio inmediato.

El diputado Juan Guaidó de VP, el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, levantó los ánimos a millones de seres que caminan como zombis de opositores que, al margen de las propuestas en cenáculos legales sobre cómo debe plantearse la transición de un nuevo gobierno democrático para sustituir al régimen dictatorial. Es necesario demostrar con hechos las acciones a realizar sin medias tintas porque esos millones de ciudadanos están decididos a ahora sí a salir a la calle a dar la vida si es necesario por la Libertad y la democracia. ¿Será verdad que los representantes de los partidos políticos de oposición van a apretarse el cinturón y dejar de guabinear, pensando más en sus intereses y los de sus partidos que en el bienestar del bravo pueblo de Venezuela?

Juan Guaidó, se perfila por algunos como el próximo presidente de la República, dijo que Maduro a partir del jueves es un usurpador, por lo que algo tendrán que hacer los diputados, no pueden quedarse de brazos cruzados. Algo puede suceder. Es una incógnita que hay que despejar en la ecuación política, porque quienes le acompañan en la directiva están como caimán en boca de caño. El primer vicepresidente, Edgar Zambrano es un incondicional de Henry Ramos y el segundo vice es de Manuel Rosales, quien tenga un ápice de malicia política asocia los antecedentes de  jefes y subalternos para conformar cualquier evento a favor de la continuidad de Nicolás Maduro y los militares cubanos en el Poder de Miraflores con el vil aval de la AN calificada de desacato según sentencia de ilegítimos TSJ y CNE. De ser así estamos de nuevo en presencia del delito de Traición a la Patria por falsos representantes del soberano. Delito de lesa humanidad.

El 90% de la población venezolana esta en desacuerdo con el régimen dictatorial de Nicolás y sus compinches cubanos. En consecuencia es necesario declarar de inmediato la Huelga General, de todos los Pensionados y jubilados frente a los bancos del país  e instituciones de salud solicitando medicinas, insumos, servicios sanitarios. De todos los estudiantes de primaria y bachillerato en las instituciones del país protestando por una mejor calidad de educación y servicios escolares. De todas las amas de casas protestando por mejor servicios públicos de agua, luz, gas, transporte y viviendas para los hogares del país. Todos los campesinos del agro y trabajadores de empresas y comercios por salario para sufragar la alimentación de la familia venezolana. Todos los estudiantes universitarios y superior por dotación de profesores e infraestructura para mejorar la formación profesional. Todos los docentes, trabajadores administrativos de centros educativos en protesta rabiosa por las reivindicaciones escamoteadas por el régimen chavistamaduristacubana. Todos los profesionales, técnicos e intelectuales  por el derecho a la libre expresión sin censura previa en los medios de comunicación social y por derechos humanos sin presos políticos sin exiliados. Todos los empresarios, banqueros e inversionistas a protestar por la propiedad privada y acabar con la hiperinflación para derrotar la escasez, hambre, desempleo como también al régimen oprobioso, denigrante de condición humana. Y todos los funcionarios públicos de seguridad, servicios básicos de brazos caídos, demostrar que son victimas de este régimen, que por incapacidad, corrupción de la gestión del alto gobierno han destruido la administración y la hacienda pública de la Republica de Venezuela.

No hay régimen gubernamental que resista una protesta generalizada pacifica en sintonía con la opinión y solidaridad internacional.

Si no se realiza con vigor y decisión la Huelga General estamos alimentando la crisis recurrente que termina en anarquía. ¡Ojala! Nunca llegue la anarquía. Nadie puede predecir las consecuencias y mortandad de inocentes en esta caótica Venezuela.

Que Dios nos agarre confesado.  Así de las cosas.