La historia detrás de la “eterna lealtad” de Evo Morales al chavismo

Evo Morales y Hugo Chávez se conocieron en 2002.

 

Fue como si hubiera perdido a un hermano mayor. Así describen los que estuvieron muy cerca, cómo vivió Evo Morales el fallecimiento de Hugo Chávez en 2013. Así lo reseña bbc.com

El boliviano fue, muy probablemente, el presidente que más cariño y agradecimiento tuvo por su par venezolano. La historia detrás de la “eterna lealtad” de Evo Morales al chavismo

A tal punto, señalan los testigos, que la “lealtad” que el gobierno de Bolivia mantiene por la Revolución bolivariana se puede explicar más por ese vínculo que por la coyuntural alianza económica y política que mantienen Caracas y La Paz.

Todos los países del Grupo de Lima excepto México amenazan con medidas económicas contra Maduro si se juramenta como presidente de Venezuela

Evo Morales lloró el fallecimiento de Chávez, no solo por la partida de un socio y un aliado, sino por la pérdida de una de las personas que más creyó en él y que lo apoyó sin reparos en sus momentos más difíciles.

Y cinco años más tarde, con Venezuela viviendo una profunda crisis económica y política, Morales es uno de los pocos presidentes que sigue expresando siempre que puede su apoyo a la Revolución bolivariana.

Pese a la ola de críticas a Maduro encabezadas por los 13 países reunidos en el Grupo de Lima, Bolivia sigue apoyando al presidente venezolano y es uno de los que no ha puesto en duda la legitimidad de su mandato.

Por ello, este jueves, fue uno de los pocos presidentes que decidió acompañar al mandatario venezolano en su nueva posesión presidencial.

Las llamadas de Chávez

Cuando Morales todavía era apenas un diputado opositor y dirigente sindical, en 2002, Chávez ya lo tenía en el radar.

“Tenemos que hablar, indio. Tenemos que hablar, Evo”, le gritó el venezolano en La Paz durante una visita oficial que hizo en ese entonces. Era en una época en la que no muchos calculaban que el todavía dirigente cocalero sería el futuro presidente de Bolivia.

Así lo relató el mismo Morales, pocos días después del fallecimiento de su amigo para la cadena Telesur.

El presidente Evo Morales es uno de los pocos que acompañará a Nicolás Maduro en la toma de posesión.

 

También contó las numerosas llamadas que el líder de la Revolución Bolivariana le hizo en los años previos a su primer triunfo electoral y en los difíciles primeros momentos de su mandato.

Evo abandonaba reuniones y almuerzos para conversar por teléfono con Chávez mientras caminaba por las calles de Cochabamba, en el centro de Bolivia, o en su emblemático Chapare, la selva donde los productores de la hoja de coca montaron su trinchera.

El venezolano fue, en su momento, uno de los líderes que más influencia llegó a tener ante otros presidentes de la región.

Así nació su alianza, que después se consolidaría con la llegada de Morales a la presidencia de Bolivia en 2006.

Los años más difíciles

“Para que Bolivia sepa que no está sola…”.

Así arrancó Hugo Chávez un discurso el 11 de septiembre de 2008 en el que terminaría anunciando la expulsión del representante diplomático de Estados Unidos en Venezuela.

“Tiene 72 horas, a partir de este momento, el embajador yankee en Caracas para salir. En solidaridad con Bolivia, el pueblo de Bolivia y el gobierno de Bolivia. Tiene 72 horas el embajador para abandonar el territorio venezolano”, gritó en esa noche incandescente de Puerto Cabello.

Fue cuando dijo su famosa frase: “Váyanse al carajo, yankees de mierda, que aquí hay un pueblo digno. Váyanse al carajo 100 veces”.

Para leer la nota completa pulse Aquí