Luis Manuel Aguana: La nueva oportunidad de Guaidó

Los acontecimientos van muy rápido en Venezuela. El 10 de Enero el Diputado Juan Guaidó al no asumir de una manera firme la Primera Magistratura como lo ordena literalmente la Constitución en su Artículo 233, dejo un sabor amargo y decepcionante en los venezolanos. Reflejé esa decepción afirmando que no nos convenía esa representación que no asumía su obligación histórica (verhttps://twitter.com/laguana/status/1083439128623136770).

Sin embargo, en menos de 24 horas el tono timorato cambió. Tal vez por la presión de los venezolanos por no haber hecho el anuncio y el apoyo decidido de la Comunidad Internacional a la Asamblea Nacional. La presente nota tenía una orientación completamente diferente cuando la inicié, y que cambié luego de oír el discurso del Presidente de la Asamblea Nacional, durante el Cabildo Abierto convocado para el día 11 de Enero de 2018, donde el Diputado Guaidó, y ahora Presidente Encargado expresó: Me apego a los artículos 333, 350 y 233 para lograr el cese de la usurpación y convocar elecciones libres con la unión del pueblo, FAN y comunidad internacional” (ver Nota Oficial de la Asamblea Nacional, enhttp://www.asambleanacional.gob.ve/noticias/_juan-guaido-me-apego-a-los-articulos-333-350-y-233).

Inmediatamente la Comunidad Internacional cerró filas en apoyo a la decisión esperada, comenzando por el Secretario General de la OEA, Luis Almagro: “Saludamos la asunción de @jguaido como Presidente interino de #Venezuela conforme al artículo 233 de la Constitución Política. Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y del Pueblo de #Venezuela #OEAconVzla” (ver tuit de Luis Almagro en,https://twitter.com/Almagro_OEA2015/status/1083780923026477056?s=03). Mejor apoyo internacional imposible.

Asimismo, el apoyo decidido del TSJ Legítimo, manifestado a través de su Presidente, Magistrado Miguel Ángel Martín, a la decisión del Diputado Guaidó de asumir sus responsabilidades como Presidente Encargado de la República (ver comunicado del TSJ Legítimo enhttps://twitter.com/TSJ_Legitimo/status/1083864710024441857).

Felicitamos la decisión del Diputado y ahora Presidente Encargado de la Republica, Juan Guaidó de dar ese paso fundamental para la recuperación de las libertades en Venezuela. Desde esta modesta tribuna el Presidente Encargado recibirá todo el apoyo y colaboración posible, en términos de ideas y sugerencias para el éxito de su gestión. Nunca es tarde para hacer lo correcto. Ahora es cuando comienza el duro camino de la recuperación de la libertad, que no sabremos cuándo terminará ni de que manera.

Todas estas manifestaciones de apoyo a la decisión de Guaidó solamente podían materializarse después de que asumiera su responsabilidad constitucional, no antes de que ello hubiera ocurrido. No podía tampoco existir apoyo de ningún sector del país –y especialmente de las Fuerzas Armadas- o de la Comunidad Internacional, si el Presidente de la Asamblea no aceptaba asumir el cargo al que la Constitución le obliga. En consecuencia, no podía existir ninguna responsabilidad colectiva de los venezolanos de sacar al dictador, como lo pidió Guaidó en su discurso del 10 de Enero, para acabar con esta situación tan grave en Venezuela, sino una responsabilidad personalísima de quien la Constitución designa, si antes el mismo no asumía la conducción a la que constitucionalmente estaba obligado.

Una vez entendido esto, las cosas empiezan a moverse, no solo del lado de la oposición sino también del régimen. Fundamentalmente este último podría desatar una cacería en contra de Juan Guaidó y su partido, que aunque es lo esperado constituiría un grave error ya que podría precipitar lo que ellos precisamente temen que no es otra cosa que se les volteen las Fuerzas Armadas. Sin embargo con un régimen delincuencial cualquier cosa podría pasar y eso debemos tenerlo muy claro porque la ecuación podría cambiar en horas, si no minutos.

Sin embargo el régimen seguirá su avance. Algunos han querido indicar que no necesitan cerrar una Asamblea Nacional llena de colaboracionistas. Eso es debatible. El régimen necesita legislar para seguir su plan de destrucción comunista, y los Diputados, colaboracionistas o no, son un obstáculo para eso. El nuevo Presidente Encargado deberá acelerar cualquier acción que tengan en mente porque el tiempo es corto y la fecha la estará marcando la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente que anunció tener lista para finales de febrero una nueva Constitución (ver Proyecto de nueva Constitución estaría listo en febrero”, enhttp://efectococuyo.com/principales/proyecto-de-nueva-constitucion-estaria-listo-en-febrero-segun-hermann-escarra/).

En otras palabras, la estrategia de ese Estatuto para la Transición ideado por los científicos políticos asesores de la Directiva de la Asamblea Nacional tendrá que arrojar resultados inmediatos y mucho antes de ese barrido que ya tiene fecha. No creo que les lleguen los tiempos por lo que deberán precipitar decisiones. Ahora el juego es otro con el régimen porque ya existe un Presidente Encargado y eso no estaba en los planes de los partidos que querían meterle un freno al empuje que tiene el país por un cambio inmediato. El país obligo a la existencia de un Presidente Encargado tanto como obligó en su momento la autorización del enjuiciamiento de Nicolás Maduro en la Asamblea Nacional, y los partidos de la oposición oficial lo saben.

De allí que la negociación que algunos factores de esa oposición oficial están comenzando a tener con el régimen con el fin de negociar de nuevo unas “elecciones” en las mismas condiciones como las que se han tenido hasta ahora, pueden dar al traste con el comienzo de una posible solución política, constitucional, pacífica y electoral que comienza con la Presidencia de Juan Guaidó. Deben recordar que no están tratando con políticos sino con delincuentes. No se pueden aceptar nuevas elecciones y menos aun con el régimen, si estas no se ajustan a la sentencia del 13 de Junio de 2018 de la Sala Electoral del TSJ Legitimo, que ordena un nuevo Sistema Electoral manual, con limpieza a fondo del Registro Electoral y la renovación del Poder Electoral ajustado a la Constitución, en cualquier nuevo proceso electoral en Venezuela.

Ojalá que Juan Guaidó no se convierta en otra decepción para los venezolanos como lo fue el Referendo Revocatorio del año 2016. Pareciera que renace la esperanza de una solución pacífica y no seré yo quien les arruine el optimismo. Los venezolanos le han dado una nueva oportunidad de solución a la crisis a la ruta del Presidente Encargado, convencidos por aquellos que hasta hace poco no les merecían la más mínima confianza. De haber otra decepción, el juego y los jugadores tendrán que cambiar. Lo bueno y lo malo de eso, es que lo sabremos muy pronto…

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: [email protected]
Twitter:@laguana