¿Qué haría, si yo fuese el presidente Juan Guaidó, por Luis “Balo” Farias

 

 

 

 

Si Dios me diera esa oportunidad, y los diputados (representantes de los venezolanos) en la Asamblea Nacional el honor, de elegirme Presidente, o llegara a ese altísimo cargo, por una vuelta del destino, una vez instalado en el poder, impulsaría  una urgente CONSULTA CIUDADANA AL PODER ORIGINARIO, en un plazo no mayor de 15 días para lograr el apoyo de la fuente de las leyes, o sea del poder soberano*, (art. 5: …los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos) y obtener la aprobación y el visto bueno a un gran acuerdo político nacional, para instalar de inmediato, UN GOBIERNO DE UNIDAD NACIONAL, como un objetivo estratégico para la unidad, integración y reconciliación de los venezolanos, erradicando la segregación social y política, hoy existente.

Esta decisión  pondría a prueba la disposición y concientización, entre los diferentes factores democráticos nacionales, para con el país y la  alternativa democrática, para concebir e impulsar con la fuerza del Estado, UN PACTO, para establecer este gobierno transitorio con solo un año máximo de duración.

Este Pacto de Gobernanza y Gobernabilidad para la Democracia y Desarrollo estaría orientado a lograr  UN GRAN CAMBIO  del país hacia la Modernidad, abarcando, una Agenda de Acción Política conTRES TEMAS cruciales, a ser abordados, en forma simultánea, complementaria e interdependiente, en torno a lo siguiente:

PRIMER TEMA.- Aspectos prioritarias urgentes.  A través de un PLAN DE EMERGENCIA NACIONAL, para dar respuestas políticas categóricas, a las necesidades y objetivos inmediatos de solución al caos actual.

1.- Cumplimiento de la Constitución.

2.- Facilitar urgentemente el canal humanitario (alimentos y medicinas).

3.- Libertad de TODOS los presos políticos, eliminación de las inhabilitaciones y retorno de los exiliados.

4.- Derogatoria de las leyes y Decretos con Rango, Valor y Fuerza de Ley que colidan o violen la Constitución.

5.-Exigencia a las FAN de someterse al marco constitucional -Art. 328 Constitucional- ya que en el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna.

6.-Propiciar las condiciones para la reactivación del aparato productivo nacional, incluyendo la retrocesión de las expropiaciones y la devolución de bienes muebles e inmuebles a los propietarios que no hayan recibido el pago de la justa indemnización.

7.-Desmantelamiento del aparato de corrupción establecido en las fronteras y control de las narco-guerrillas (FARC, ELN, “boliches”, paramilitares, etc.). De la misma manera, erradicar la intromisión de Cuba, o de otros países o de intereses extranjeros en las decisiones y funcionamiento del Poder Público.

8.- Cualquier otra situación que demande la atención urgente e inmediata del estado.

SEGUNDO TEMA.- El impulso decidido de una solución definitiva a la crisis estructural producida por la perpetuación del Modelo de Estado Federal de poder centralizado con gobierno presidencialista, legado por la colonia, a través del consenso en torno al debate del Proyecto País Venezuela reconciliada, para impulsar UN GRAN CAMBIO para trasformación radical del país.

Por ello, una vez salvada la forma republicana que se ha dado la Nación, y mejorado hasta lo posible el caos actual, ocasionado por:

a) El presidencialismo-militarismo.

b) La federación de 23 estados carentes de autonomía y

c) La economía mono-productora-extractora de petróleo.

Debemos romper estos paradigmas tercermundistas que no  dejan emerger a Venezuela del subdesarrollo; son viejos esquemas y modelos centralistas-militaristas, que ya no son válidos para los retos del futuro.

Diseñaríamos entonces una visión sistémica y compartida de país que vaya más allá de los beneficios y soluciones inmediatas, que permita, en un mundo globalizado, convertirnos en un país competitivo, multiproductivo, y autosuficiente, capaz de pensar, planificar y construir una sociedad federal verdaderamente descentralizada, democrática, desarrollada, moderna, más justa, de alta calidad de vida sostenible y amante de la paz.

Para ello, mi eventual Gobierno de Unidad Nacional, en solo un año, facilitaría las condiciones para EL GRAN CAMBIO del MODELO de ESTADO, a través de la activación y desarrollo del verdadero Poder Constituyente Originario, convocado por Iniciativa Popular (15% de los Electores), con fundamento en los artículos: 5, 70, 347, 348 y 349 Constitucionales.

Mi eventual Gobierno de transición de un año, se comprometería (utilizando el poder comunicacional del Estado) a una Amplia difusión, discusión y debate nacional de la propuesta “Proyecto País Venezuela Reconciliada” que conduzca a tomar conciencia ciudadana de la necesidad del GRAN CAMBIO del actual Estado presidencialista, gobiernero, centralista, militarista e ineficiente, por la propuesta naciente del nuevo Estado Federal de Poder Descentralizado, con la modernización adecuada del ordenamiento jurídico, político, territorial, ético y económico de la Sociedad Nacional.

Luego de los pocos meses de inducción,  impulsaría dentro del PACTO suscrito, la elección de los nuevos  integrantes de la Asamblea Nacional Constituyente Originaria, con bases comiciales, (ya redactadas) auténticamente democráticas, éticas, plurales, en elecciones manuales, que dieran plena confianza a los ciudadanos y con el debido respeto proporcional a las minorías.

TERCER TEMA.- Plantearía que el Pacto a suscribir, incluya acuerdos básicos alrededor de la unidad e integración de la sociedad civil, en conjunto con la oposición y los restantes partidos políticos democráticos del oficialismo (buscando el reencuentro por la base social de los venezolanos), en función de los TEMAS PRIMERO Y SEGUNDO para lo cual propondría:

a. Definir los objetivos comunes a la sociedad y al País, por encima de objetivos personales, partidistas o grupales, que conduzcan a incrementar y sostener la organización, transparencia, confianza y efectividad en la consolidación de las soluciones.

b. Enfatizar que la lucha es por la Democracia en contra del totalitarismo y su variante de comunismo-militarista del autodenominado “Socialismo del Siglo XXI”, desmontando la mentira oficialista que mantiene a la población hundida en la desesperanza, sumisión y pobreza.

c. Insistir en que la lucha es por la sustitución del MODELO CENTRALISTA, Y EL VERDADERO RESTABLECIMIENTO DE LA DEMOCRACIA, y que tiene como fundamento la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela en concordancia con los Tratados e Instrumentos Internacionales.

Una vez agotados los TRES TEMAS, ya redactada la nueva constitución, llamaría a referéndum para aprobarla y posteriormente convocaría a una gran mega elección para elegir al nuevo presidente, gobernadores, y alcaldes quienes desarrollarían sus gestiones BAJO EL NUEVO MODELO DE  ESTADO DE PODER DESCENTRALIZADO, y de ser aprobado por los venezolanos seria la nueva DEMOCRACIA PARLAMENTARIA.

Esta hoja de ruta que seguiría al pie de la letra es necesaria porque, un nuevo presidente y gobierno SIN CAMBIAR LAS ESTRUCTURAS (con el mismo modelo presidencialista-centralista-militarista del poder) permite perpetuar la crisis y momificar el CAMBIO que requiere el país y así cerrar bien asegurada esta etapa negra de nuestra historia, para evitar lo que sucedió en la Nicaragua de Violeta Chamorro (quien desplazo a Daniel Ortega y asumió el poder, pero no impulso los cambios estructurales que Nicaragua reclamaba, LO QUE DETERMINO A LOS POCOS AÑOS, EL REGRESO NUEVAMENTE DE ORTEGA).

Evitaríamos así, dejar abierta una ventana para el regreso dentro de pocos años del socialismo del siglo XXI al no permitir este modelo centralista caduco y obsoleto, el desarrollo de las regiones del país, con la consecuente generación de riqueza que garantiza y trae consigo el modelo descentralizado.

Esto lo que yo haría, si Dios me diera el honor de tener la eventual oportunidad de gobernar al país en este histórico momento de caos generalizado.

 Luis Balo Farías

Tachirense  @balofarias